CA­TA­LU­ÑA CO­LAP­SA SU SA­NI­DAD PÚ­BLI­CA TRAS EX­PUL­SAR A LA PRI­VA­DA

La Ge­ne­ra­li­tat rom­pió los con­ve­nios con las clí­ni­cas pa­ra de­ri­var pa­cien­tes y sus hospitales es­tán des­bor­da­dos

El Economista - Sanidad - - PORTADA - A. VIGARIO / I. GU­TIÉ­RREZ / J. MAR­QUÉS

El 16 de enero de 2016, ha­ce al­go más de un año, y en su primera in­ter­ven­ción pú­bli­ca co­mo nue­vo con­se­je­ro de Sa­lud en Ca­ta­lu­ña, el in­de­pen­den­tis­ta To­ni Co­mín, afir­mó: “La red pú­bli­ca de hospitales en Ca­ta­lu­ña tie­ne que vol­ver a su esen­cia. Só­lo han de es­tar ahí ope­ra­do­res hos­pi­ta­la­rios sin afán de lu­cro”. Fue di­cho y he­cho. A par­tir de en­ton­ces, el con­se­je­ro de Junts Pel Sí ini­ció una au­tén­ti­ca cru­za­da con­tra las em­pre­sas sa­ni­ta­rias que co­la­bo­ran y tie­nen con­ve­nios con el sistema pú­bli­co de Sa­lud. Un año des­pués de po­ner en mar­cha ese plan, Co­mín, y el res­to de ca­ta­la­nes, han vi­vi­do es­te in­vierno, de­bi­do a la epidemia de la gri­pe -al­go ha­bi­tual- las con­se­cuen­cias de su es­tra­te­gia. Los hospitales ca­ta­la­nes se co­lap­sa­ron, con cen­tros des­bor­da­dos y que se en­cuen­tran en mí­ni­mos de per­so­nal, tras años de re­cor­tes.

Los cen­tros sa­ni­ta­rios pú­bli­cos han si­do in­ca­pa­ces de dar ca­ma con agi­li­dad a los pa­cien­tes de ur­gen­cias que re­que­rían in­gre­so y en­ton­ces bus­ca­ron la ma­ne­ra de de­ri­var esos pa­cien­tes. Pe­ro con al­gu­nos de los cen­tros con­cer­ta­dos con los que man­te­nían es­ta re­la­ción ya no po­dían ha­cer­lo. Es es­pe­cial­men­te gra­ve la si­tua­ción en el Hos­pi­tal Vall d’He­bron o en el Parc Tau­lí de Sa­ba­dell, con pa­cien­tes en ur­gen­cias más de 24 e in­clu­so 48 ho­ras. El ca­so del Hos­pi­tal de Sa­ba­dell es sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­ta si­tua­ción. Es­te cen­tro fue el que asu­mió los pa­cien­tes de la primera ex­pul­sión del sistema lle­va­da a ca­bo por Co­mín, la de la Clí­ni­ca del Vallés, del gru­po Qui­rón­sa­lud, rea­li­za­da en agos­to. Es­ta clí­ni­ca re­ci­bía 2.600 de­ri­va­cio­nes pa­ra in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas y otras 1.000 hos­pi­ta­li­za­cio­nes del hos­pi­tal pú­bli­co Parc Tau­lí, por lo que re­ci­bía 7,2 mi­llo­nes de eu­ros al año. La ac­ti­vi­dad pú­bli­ca que ha­cía has­ta aho­ra y 32 de sus tra­ba­ja­do­res han si­do ab­sor­bi­dos por Parc Tau­lí y Con­sor­ci Sa­ni­ta­ri de Te­rras­sa, un he­cho que tam­bién sus­ci­tó las du­das de los sin­di­ca­tos por su du­do­sa le­ga­li­dad. Tras es­ta de­ri­va­ción, el Parc Tau­lí no ha da­do pa­ra más y ha­ce unas se­ma­na tu­vo que des­viar pa­cien­tes al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña, cu­rio­sa­men­te el otro cen­tro de Qui­rón­sa­lud que la Ge­ne­ra­li­tat tie­ne pre­vis­to o ex­pul­sar o na­cio­na­li­zar.

El pa­si­llo, un es­pa­cio asis­ten­cial más

An­te la si­tua­ción crea­da, el con­se­ller Co­mín sa­lió a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra en­tre otras jus­ti­fi­ca­cio­nes ase­gu­rar que “el pa­si­llo es un es­pa­cio asis­ten­cial más”, jus­ti­fi­can­do el he­cho de que mu­chos en­fer­mos res­ten en los es­pa­cios in­ter­me­dios de los hospitales más de un día, ya que

“en oca­sio­nes, la per­ma­nen­cia en el pa­si­llo res­pon­de a la de­ci­sión de la en­fer­me­ra, que quie­re te­ner al pa­cien­te a la vis­ta”. Las en­fer­me­ras, por su par­te, han lle­ga­do a pe­dir su di­mi­sión en blo­que y han ne­ga­do di­cha afirmación con vehe­men­cia.

La sa­ni­dad ca­ta­la­na so­bre­vi­ve con es­tas pa­ra­do­jas y con­tra­dic­cio­nes. Y es que mien­tras el con­se­ller se ha pro­pues­to na­cio­na­li­zar aho­ra su se­gun­do hos­pi­tal, el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña, de Qui­rón­Sa­lud, pa­ra evi­tar la cons­truc­ción de otros cen­tros pre­vis­tos en Ru­bí y Cer­dan­yo­la, la red hos­pi­ta­la­ria ca­ta­la­na aún tie­ne es­pa­cios va­cíos. Un ejem­plo es el Hos­pi­tal de Bell­vit­ge, cons­trui­do en 2008 pe­ro que, se­gún ha de­nun­cia­do la co­mu­ni­dad de pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, tie­ne en­tre un 30 y un 40 por cien­to de sus es­pa­cios va­cíos y sin uso. Es­tas ins­ta­la­cio­nes sin uti­li­zar tie­nen un cos­te aña­di­do pa­ra el era­rio pú­bli­co ca­ta­lán, ya que los mé­di­cos se­ña­lan que cuan­do se quie­ran po­ner en uso -Puig­de­mont lo si­túa en 2020- su pues­ta a pun­to en­ca­re­ce­rá la fac­tu­ra de un cen­tro in­fra­uti­li­za­do.

Un sistema ba­sa­do en los con­ve­nios

Pe­ro el pro­ble­ma no es pun­tual. La sa­ni­dad ca­ta­la­na su­frió un ti­je­re­ta­zo por par­te del Go­bierno de Mas de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro si pa­ra re­flo­tar­lo, el sistema pú­bli­co-pri­va­do ca­ta­lán pa­re­cía una fór­mu­la de éxi­to, el nue­vo con­se­ller hi­zo pú­bli­co des­de el ini­cio su in­ten­ción de ex­tir­par la ac­ti­vi­dad pri­va­da. La hue­lla de las em­pre­sas pri­va­das en el sistema sa­ni­ta­rio ca­ta­lán no es me­nor. Ca­ta­lu­ña es la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma con un ma­yor nú­me­ro de hospitales y ca­mas per­te­ne­cien­tes a com­pa­ñías pri­va­das den­tro de su sistema sa­ni­ta­rio. De he­cho, se tra­ta de la úni­ca re­gión es­pa­ño­la que dis­po­ne de un ma­yor nú­me­ro de ca­mas en hospitales pri­va­dos (19.387) que en los pú­bli­cos (15.307).

Es de­cir, la Ge­ne­ra­li­tat de­pen­de de es­tos cen­tros pa­ra po­der dar co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria a to­da su po­bla­ción. Por ese mo­ti­vo, Ca­ta­lu­ña es la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que des­ti­na más di­ne­ro a la par­ti­da de con­cier­tos, con un im­por­te cer­cano a los 2.400 mi­llo­nes de eu­ros, lo que re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 25,6 por cien­to de su gas­to en sa­lud y se cal­cu­la que apro­xi­ma­da­men­te el 25 por cien­to de la ac­ti­vi­dad es­tá con­ce­sio­na­da. Pe­ro tan­to en cen­tros pri­ma­rios, so­cio­sa­ni­ta­rios co­mo agu­dos, las em­pre­sas que tra­ba­jan te­men a un con­se­ller que acu­san de actuar ba­jo “el dog­ma­tis­mo, sin mi­rar por la ca­li­dad del ser­vi­cio”.

Y es que las com­pa­ñías su­fren es­pe­cial­men­te la fal­ta de pre­su­pues­to, ya que tra­ba­jan con los mis­mos con­cier­tos sa­ni­ta­rios que pac­ta­ron en 2015. El he­cho de ope­rar con con­tra­tos pac­ta­dos ha­ce dos años pro­vo­ca que mu­chas em­pre­sas su­fran dificultad­es, ya que “los cos­tes de mu­chas ma­te­rias y del pro­pio per­so­nal han au­men­ta­do”, afir­ma un ge­ren­te de uno de los cen­tros que pre­fie­re no re­ve­lar su iden­ti­dad.

El di­rec­tor del cen­tro so­cio­sa­ni­ta­rio Sant An­to­ni, Pe­dro Aye­sa­guix, afir­ma que “lo que más nos preo­cu­pan son los im­pa­gos, que lle­ga­ron a ser de 150 días, y que ha­ce que pe­li­gren nó­mi­nas”. Tam­bién re­co­no­ce que “te­me” una posible na­cio­na­li­za­ción del cen­tro.

LUIS MO­RENO

To­ni Co­mín, con­se­ller de Sa­ni­dad de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya.

REUTERS

LUIS MO­RENO

Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri de Bell­vit­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.