Una quin­ta par­te del gas­to sa­ni­ta­rio se de­rro­cha

El abu­so de téc­ni­cas co­mo las pró­te­sis de ro­di­lla o de re­so­nan­cias mag­né­ti­cas en Es­pa­ña, así co­mo los erro­res mé­di­cos evi­ta­bles o las in­fec­cio­nes no­so­co­mia­les son fuen­tes de des­pil­fa­rro

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

Un in­for­me de la OCDE ase­gu­ra que en Es­pa­ña se mal­gas­ta en prue­bas diagnóstic­as

Se gas­ta mu­cho o po­co en la sa­ni­dad es­pa­ño­la? An­tes de con­tes­tar, ha­bría que es­tu­diar pri­me­ro cuán­tos re­cur­sos se mal­gas­tan y cuán­tos fon­dos se de­traen de otras par­ti­das más ne­ce­sa­rias. Es lo que de­fien­de el doc­tor Do­nald Ber­wick, uno de los ma­yo­res ex­per­tos mun­dia­les en la ges­tión de ca­li­dad de la sa­ni­dad, y lo que ha he­cho la OCDE en un re­cien­te in­for­me so­bre las in­efi­cien­cias en la sa­ni­dad que ana­li­za, país por país, dón­de se es­tá de­rro­chan­do y en qué par­ti­das, por lo tan­to, se pue­de co­men­zar a aho­rrar.

Pe­ro, ¿cuán­to se pue­de lle­gar a mal­gas­tar en la aten­ción sa­ni­ta­ria? El in­for­me de 306 pá­gi­nas aven­tu­ra un cálcu­lo pa­ra los sis­te­mas de sa­lud del club de paí­ses más desa­rro­lla­dos: más del 10 por cien­to del gas­to hos­pi­ta­la­rio se des­ti­na a co­rre­gir erro­res mé­di­cos evi­ta­bles o a tra­tar in­fec­cio­nes que los pa­cien­tes co­gen en los hospitales, en­tre otros factores co­mo la aten­ción in­ne­ce­sa­ria o de ba­ja ca­li­dad que ele­van la fac­tu­ra sa­ni­ta­ria sin apor­tar nin­gún be­ne­fi­cio a la sa­lud de los ciudadanos.

Los go­bier­nos po­drían, por lo tan­to, gas­tar “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nos” en sa­ni­dad y aún así “me­jo­rar la sa­lud de los pa­cien­tes”, se ase­gu­ra en el es­tu­dio. Una conclusión ya apun­ta­da a es­te dia­rio por el doc­tor Do­nald Ber­wick, que

sos­tie­ne que uno de ca­da tres eu­ros in­ver­ti­dos en la sa­ni­dad se aca­ba mal­gas­tan­do. “He­mos cal­cu­la­do seis ca­te­go­rías de de­rro­ches ana­li­zan­do el sistema ame­ri­cano en tra­ta­mien­tos o me­di­ca­men­tos que no se ne­ce­si­tan o no son apro­pia­dos; en aten­cio­nes que no son co­rrec­tas des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, lo que pro­vo­ca que los pa­cien­tes em­peo­ren; en se­gu­ri­dad, co­me­tien­do erro­res que pro­vo­can mu­chos da­ños per­so­na­les; en cos­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos ex­ce­si­vos, que fuer­zan a la gen­te a so­me­ter­se a che­queos que no ayu­dan pa­ra na­da; en pre­cios ex­ce­si­vos; y una úl­ti­ma ca­te­go­ría que es el frau­de al sistema. Cuan­do su­ma­mos es­tas seis ca­te­go­rías, la me­dia es que el 34 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio se mal­gas­ta, uno de ca­da tres dó­la­res”, ase­gu­ra el ex­per­to. Es­te mis­mo en­fo­que es el que uti­li­za la OCDE en su in­for­me pa­ra de­tec­tar las áreas de gas­to don­de más va­ria­bi­li­dad clí­ni­ca exis­te y, por lo tan­to, ma­yor mar­gen de me­jo­ra y aho­rro hay en los sis­te­mas de sa­lud.

Aten­cio­nes in­ne­ce­sa­rias

Y, ¿dón­de se de­rro­cha más? En el ca­so es­pa­ñol, hay ejem­plos de abu­so de téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas o de prue­bas diagnóstic­as, a jui­cio de los au­to­res del es­tu­dio que ana­li­za la va­ria­bi­li­dad clí­ni­ca en­tre las re­gio­nes del mis­mo país. Las ta­sas de ope­ra­cio­nes de pró­te­sis de ro­di­lla se mul­ti­pli­can has­ta por cin­co en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, al­go que tam­bién su­ce­de en otros paí­ses co­mo Ca­na­dá o Por­tu­gal. “Es di­fí­cil ima­gi­nar que es­tas va­ria­cio­nes re­fle­jan ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes”, ase­gu­ran los ex­per­tos. Los pa­cien­tes es­tán, por lo tan­to, so­me­ti­dos a in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas que en otros servicios de sa­lud se con­si­de­ran in­ne­ce­sa­rias o bien no dis­po­nen de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der­los, lo que abri­ría una im­por­tan­te bre­cha en el ac­ce­so a la sa­lud den­tro de es­tos sis­te­mas. Es­te ti­po de ope­ra­cio­nes es­tá en au­ge de­bi­do a la pre­va­len­cia de la os­teo­po­ro­sis y tam­bién a cam­bios en las guías clí­ni­cas. En Es­pa­ña o en Fin­lan­dia, es­tas in­ter­ven­cio­nes se han in­cre­men­ta­do en un 80 por cien­to, mien­tras que en la ma­yo­ría de paí­ses se han man­te­ni­do es­ta­bles.

Los efec­tos ad­ver­sos su­fri­dos en los cen­tros de Aten­ción Pri­ma­ria son tam­bién uno de los las­tres de la sa­ni­dad es­pa­ño­la. Uno de ca­da diez pa­cien­tes los pa­de­cie­ron y en el 70 por cien­to de los casos se con­si­de­ra­ron “cla­ra­men­te pre­ve­ni­bles” y so­lo en el 6,7 por cien­to se jus­ti­fi­ca­ron co­mo “no pre­ve­ni­bles”, se­gún los da­tos re­co­gi­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en 2008.

Otros in­di­ca­do­res que con­vie­ne vi­gi­lar en la sa­ni­dad es­pa­ño­la, por­que es­tán por en­ci­ma de la me­dia de paí­ses de la OCDE, son las sep­sis post­ope­ra­to­rias en las ci­ru­gías ab­do­mi­na­les o el ol­vi­do de cuer­pos ex­tra­ños du­ran­te el pro­ce­di­mien­to.

Asimismo, una fuen­te de in­efi­cien­cia es el uso de tec­no­lo­gía mé­di­ca ob­so­le­ta que, en el ca­so es­pa­ñol, ya se ha iden­ti­fi­ca­do y se es­tá pro­mo­vien­do su re­cam­bio, se­gún se sub­ra­ya en una in­ves­ti­ga­ción de 2010, aun­que no al rit­mo que desea­rían los fa­bri­can­tes y los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios.

Fre­cuen­ta­ción sa­ni­ta­ria

Una vía im­por­tan­te de agua en el sistema es­pa­ñol es la ex­ce­si­va fre­cuen­ta­ción sa­ni­ta­ria. Es­pa­ña es el se­gun­do país que más vi­si­tas a los servicios de Ur­gen­cias rea­li­zan sus ciudadanos. En mu­chos casos, es­tas con­sul­tas no es­tán mo­ti­va­das y po­drían evi­tar­se a tra­vés de una me­jor ges­tión de los pa­cien­tes en Aten­ción Pri­ma­ria. Si la me­dia de la OCDE se si­tuó en 31 vi­si­tas por ca­da 100 ha­bi­tan­tes en 2011, en Es­pa­ña, Chile, Ca­na­dá, Gre­cia o Es­ta­dos Uni­dos se dis­pa­ra por en­ci­ma de las 40 vi­si­tas, mien­tras que se si­túa por de­ba­jo de las 20 en los sis­te­mas de sa­lud de Ale­ma­nia, Nueva Ze­lan­da, Paí­ses Ba­jos o Sui­za, en­tre otros Es­ta­dos. El ac­ce­so gra­tui­to a los servicios de sa­lud de Aten­ción Pri­ma­ria es una de las cau­sas que ex­pli­ca­rían la ma­yor fre­cuen­ta­ción en Es­pa­ña, Reino Uni­do, Ca­na­dá, Ale­ma­nia, Ita­lia o Di­na­mar­ca, se­gún se sub­ra­ya en otra in­ves­ti­ga­ción de 2015.

Una vez conocidas es­tas bre­chas, es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo bus­car so­lu­cio­nes pa­ra me­jo­rar re­sul­ta­dos y re­du­cir la va­ria­bi­li­dad clí­ni­ca exis­ten­te. Así lo ha he­cho la sa­ni­dad es­pa­ño­la, co­mo se sub­ra­ya en el in­for­me, en el ca­so de la lu­cha con­tra las in­fec­cio­nes en las uni­da­des de cui­da­do in­ten­si­vo o en el uso de ca­té­te­res vas­cu­la­res, don­de en so­lo 18 me­ses se re­du­jo de 3,07 a 1,12 epi­so­dios por ca­da 1.000 días, con tan so­lo se­guir una ru­ti­na de cin­co pa­sos re­co­gi­dos en una guía clí­ni­ca.

Aho­rros mi­llo­na­rios en Far­ma­cia

El in­for­me de la OCDE tam­bién sub­ra­ya el po­ten­cial de aho­rro en el gas­to far­ma­céu­ti­co a tra­vés de un ma­yor uso de los me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos con po­lí­ti­cas de sus­ti­tu­ción de mar­cas por su ver­sión más ba­ra­ta “en to­das las cla­ses de me­di­ca­men­tos don­de es­ta op­ción exis­te”, in­cen­ti­van­do la re­gu­la­ción de ac­ce­so tem­prano al mer­ca­do o po­ten­cian­do la in­for­ma­ción del far­ma­céu­ti­co a los pa­cien­tes so­bre las al­ter­na­ti­vas equi­va­len­tes a los me­di­ca­men­tos ori­gi­na­les, co­mo han he­cho Di­na­mar­ca, Francia, Por­tu­gal y Es­pa­ña, en­tre otros paí­ses. La re­gu­la­ción y uso de los bio­si­mi­la­res, así co­mo la fuer­te com­pe­ten­cia que ge­ne­ra­rán en el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co en los pró­xi­mos años se­rán otra opor­tu­ni­dad de oro pa­ra re­du­cir la fac­tu­ra en me­di­ca­men­tos. En­tre 2016 y 2020, ocho fár­ma­cos biológicos su­per­ven­tas per­de­rán su pa­ten­te y sus bio­si­mi­la­res pro­vo­ca­rán una caí­da de los pre­cios del 20 por cien­to en los tra­ta­mien­tos, que po­drían ge­ne­rar aho­rros de 50.000 mi­llo­nes de eu­ros a fi­na­les de 2020 en los cin­co mer­ca­dos eu­ro­peos más im­por­tan­tes -Francia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Es­pa­ña y Reino Uni­do- y Es­ta­dos Uni­dos, se­gún Quin­ti­le­sIMS. So­lo en las eri­tro­po­ye­ti­nas, los re­cor­tes de los pre­cios han os­ci­la­do en­tre el 39 por cien­to re­gis­tra­do en Francia y el 55 por cien­to de Ale­ma­nia, se­gún da­tos de 2016 de es­ta mis­ma con­sul­to­ra. Los aho­rros de­pen­de­rán en bue­na me­di­da de las ba­rre­ras y fre­nos le­ga­les que es­ta­blez­can los paí­ses al uso de los bio­si­mi­la­res, se­gún la OCDE, que ex­pli­ca­rían la de­sigual pe­ne­tra­ción que han te­ni­do. Paí­ses co­mo No­rue­ga o Di­na­mar­ca, don­de los mé­di­cos han apo­ya­do su uso, su des­pe­gue ha si­do rá­pi­do y sos­te­ni­do. La com­pe­ten­cia en Ale­ma­nia tam­bién es fuer­te de­bi­do a su sistema de ase­gu­ra­mien­to y el sistema de cuo­tas de pres­crip­ción es­ta­ble­ci­do. La Unión Eu­ro­pea apro­bó su pri­mer bio­si­mi­lar en 2006, fren­te a Es­ta­dos Uni­dos, que lo hi­zo en 2015, y es el área geo­grá­fi­ca que li­de­ra en nú­me­ro de pro­duc­tos apro­ba­dos, con un to­tal de 20 me­di­ca­men­tos. Sin em­bar­go, la pe­ne­tra­ción de es­tos fár­ma­cos en el mer­ca­do es­tá sien­do muy len­ta, has­ta el pun­to de que en al­gu­nos paí­ses, co­mo Gre­cia, Ir­lan­da o Es­lo­va­quia, ape­nas han ara­ña­do cuo­ta, se­gún ob­ser­va la OCDE.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.