SON­RI­SA SA­LU­DA­BLE EN EL ÁM­BI­TO LA­BO­RAL

Según la OMS, ca­si el 20% de los adul­tos pa­de­ce al­gún ti­po de trau­ma­tis­mo bu­co­den­tal de­bi­do a fal­ta de se­gu­ri­dad en el tra­ba­jo y en ac­ci­den­tes de trá­fi­co

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Madrid)

Ani­vel mun­dial y según da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), ca­si el 20 por cien­to de los adul­tos pa­de­ce al­gún ti­po de trau­ma­tis­mo bu­co­den­tal de­bi­do a fal­ta de se­gu­ri­dad en el ám­bi­to la­bo­ral, los ac­ci­den­tes de trá­fi­co y los ac­tos de vio­len­cia. La OMS de­fi­ne co­mo bue­na sa­lud bu­co­den­tal aque­lla que cur­sa sin do­lor oro­fa­cial, tu­mo­res de bo­ca o gar­gan­ta, in­fec­cio­nes bu­ca­les y afec­cio­nes pe­rio­don­ta­les. Es de­cir, to­dos aque­llos tras­tor­nos que li­mi­tan la ca­pa­ci­dad pa­ra mor­der, mas­ti­car, son­reír y ha­blar con re­per­cu­sión en el bie­nes­tar fí­si­co y psi­co­so­cial de la per­so­na afec­ta­da.

En el desem­pe­ño de las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les, el me­ca­nis­mo más ha­bi­tual son las caí­das o las pre­ci­pi­ta­cio­nes des­de al­tu­ras. Los gol­pes al ma­ni­pu­lar pie­zas o he­rra­mien­tas du­ran­te la rea­li­za­ción de una ta­rea ma­nual, le si­guen en fre­cuen­cia. Así, las le­sio­nes se pue­den pro­du­cir por trau­ma­tis­mos di­rec­tos cuan­do los dien­tes gol­pean con­tra el sue­lo o cual­quier ob­je­to y afec­tan, fun­da­men­tal­men­te, a la re­gión an­te­rior, so­bre to­do en los in­ci­si­vos cen­tra­les su­pe­rio­res. En cam­bio, las fuer­zas de com­pre­sión en los trau­ma­tis­mos in­di­rec­tos ha­cen que el arco den­ta­rio in­fe­rior se cie­rre con­tra el su­pe­rior, con le­sio­nes en la co­ro­na y raíz de los dien­tes mo­la­res y pre­mo­la­res.

Las con­se­cuen­cias va­rían am­plia­men­te des­de una pe­que­ña frac­tu­ra del es­mal­te has­ta la pér­di­da com­ple­ta del dien­te. Se de­be sos­pe­char, tam­bién, cual­quier le­sión aso­cia­da co­mo son las frac­tu­ras ma­xi­la­res y man­di­bu­la­res. No só­lo la fuer­za del gol­pe, la elas­ti­ci­dad y for­ma del ob­je­to que gol­pea son fun­da­men­ta­les en las ca­rac­te­rís­ti­cas de la le­sión. Se de­ben te­ner en cuen­ta los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes pre­vios co­mo la ma­la oclu­sión, la au­sen­cia de pro­tec­ción y los apa­ra­tos de or­to­don­cia que pue­den ori­gi­nar le­sio­nes de los te­ji­dos blan­dos en el mo­men­to del ac­ci­den­te.

Tras la le­sión, una asis­ten­cia pre­coz me­jo­ra­rá el pro­nós­ti­co. El tra­ta­mien­to va­ría en fun­ción del da­ño oca­sio­na­do, des­de una sen­ci­lla in­mo­vi­li­za­ción tem­po­ral del dien­te afec­ta­do has­ta la ex­trac­ción y re­cons­truc­ción qui­rúr­gi­ca pos­te­rior.

Re­vi­sio­nes bu­co­den­ta­les pe­rió­di­cas

Al­gu­nos ser­vi­cios de Me­di­ci­na La­bo­ral han co­men­za­do a in­cluir las re­vi­sio­nes bu­co­den­ta­les en­tre las pres­ta­cio­nes ofre­ci­das en ma­te­ria de pre­ven­ción a sus tra­ba­ja­do­res. Ade­más de

cam­pa­ñas de in­for­ma­ción y edu­ca­ción en hi­gie­ne bu­cal, a los tra­ba­ja­do­res se les pro­por­cio­na un kit den­tal do­ta­do de ce­pi­llo, pas­ta den­tí­fri­ca, ce­pi­llos in­ter­den­ta­les y co­lu­to­rio pa­ra su uso du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral tras la in­ges­ta de co­mi­da. El kit se re­nue­va ca­da tres me­ses y a los seis me­ses se ofre­ce una lim­pie­za den­tal pro­fe­sio­nal que cum­ple una im­por­tan­te fun­ción pre­ven­ti­va. Las re­vi­sio­nes den­ta­les, cuan­do es ne­ce­sa­rio, se com­ple­tan con ra­dio­gra­fías pa­ra de­tec­tar ca­ries in­ter­nas, dien­tes im­pac­ta­dos, ca­ries por de­ba­jo de la lí­nea de la en­cía o pér­di­da ósea.

Pre­ven­ción del ab­sen­tis­mo la­bo­ral

Nu­me­ro­sos es­tu­dios, ela­bo­ra­dos en paí­ses nór­di­cos de la Unión Eu­ro­pea, han de­mos­tra­do que los pro­to­co­los de há­bi­tos sa­lu­da­bles bu­ca­les con­si­guen dis­mi­nuir el ni­vel de ab­sen­tis­mo la­bo­ral. La me­dia de días de ba­ja por un im­plan­te de dien­te o por una ca­ries es de 4 días y el tiem­po au­men­ta has­ta ca­si 10 días en los cua­dros de gin­gi­vi­tis o in­fec­cio­nes. La ca­ries lle­ga a afec­tar al 90 por cien­to de la po­bla­ción, con le­sión en el es­mal­te den­tal, por fal­ta de hi­gie­ne y ex­ce­si­vo con­su­mo de azú­ca­res. La gin­gi­vi­tis cur­sa con in­fla­ma­ción y en­ro­je­ci­mien­to de las en­cías que san­gran fá­cil­men­te, por ex­ce­so de pla­ca bac­te­ria­na y sa­rro. La pe­rio­don­ti­tis su­po­ne la afec­ta­ción ósea, con re­trac­ción de las en­cías y mo­vi­li­za­ción de las pie­zas den­ta­les. La ha­li­to­sis o mal alien­to es uno de los sín­to­mas ca­rac­te­rís­ti­cos de una ma­la hi­gie­ne bu­cal. El cán­cer oral pue­de ma­ni­fes­tar­se co­mo úl­ce­ras bu­ca­les san­gran­tes, do­lor en la de­glu­ción, di­fi­cul­tad en el ha­bla y la mas­ti­ca­ción en­tre otros mu­chos sín­to­mas. Las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas por par­te de los pro­fe­sio­na­les odon­tó­lo­gos, jue­gan un papel pri­mor­dial en el diag­nós­ti­co pre­coz. Es­te am­plio aba­ni­co pa­to­ló­gi­co jus­ti­fi­ca una es­pe­cial aten­ción a la sa­lud bu­cal.

Las afec­cio­nes bu­co­den­ta­les sue­len aso­ciar­se con fre­cuen­cia a en­fer­me­da­des cró­ni­cas de ca­rác­ter me­ta­bó­li­co, car­dio­vas­cu­lar, res­pi­ra­to­rio o tu­mo­ral. El ta­ba­quis­mo, con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol, ma­la ali­men­ta­ción y fal­ta de ejer­ci­cio fí­si­co, son fac­to­res de ries­go co­mu­nes. El con­trol de to­dos es­tos fac­to­res per­mi­te la pre­ven­ción si­mul­tá­nea de to­das es­tas pa­to­lo­gías. Se fo­men­ta re­du­cir la in­ges­ta de azú­ca­res y man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da pa­ra pre­ve­nir la ca­ries den­tal y la pér­di­da pre­ma­tu­ra de pie­zas den­ta­rias. Los tra­ba­ja­do­res de­ben ser do­ta­dos de equi­pos efi­ca­ces de pro­tec­ción pa­ra re­du­cir las le­sio­nes faciales. Los pro­tec­to­res bu­ca­les tie­nen que ser elás­ti­cos y có­mo­dos pa­ra no di­fi­cul­tar el ha­bla ni la res­pi­ra­ción. Ca­da tra­ba­ja­dor pre­ci­sa de un di­se­ño per­so­na­li­za­do ade­cua­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­que­lé­ti­cas.

La re­vi­sión la­bo­ral de las es­truc­tu­ras den­ta­rias per­mi­te la iden­ti­fi­ca­ción de al­gu­nas en­fer­me­da­des sis­té­mi­cas que cur­san con sín­to­mas ora­les. Los dé­fi­cits vi­ta­mí­ni­cos sue­len acom­pa­ñar­se de af­tas re­cu­rren­tes, gin­gi­vi­tis o pe­rio­don­ti­tis. Tal es el ca­so de la vi­ta­mi­na C, By áci­do fó­li­co. Mu­chas al­te­ra­cio­nes he­ma­to­ló­gi­cas fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de le­sio­nes ora­les y den­ta­les, en­tre ellas, po­de­mos en­con­trar di­fe­ren­tes ti­pos de leu­ce­mia y lin­fo­ma.

Nues­tra bo­ca di­ce mu­cho de no­so­tros mis­mos sin ne­ce­si­dad de ha­blar. Es­pa­ña es el cuar­to país de la Unión Eu­ro­pea con me­nor ta­sa de vi­si­tas pe­rió­di­cas al den­tis­ta. Un da­to que de­be­mos me­jo­rar.

La son­ri­sa es la me­jor tar­je­ta de pre­sen­ta­ción, apor­tan­do se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma. En­con­tran­do tiem­po pa­ra pre­ve­nir en sa­lud, siem­pre en­con­tra­re­mos el tiem­po de reír.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.