El enig­ma de la me­di­ci­na sin­fó­ni­ca

Más del 76 por cien­to de los mú­si­cos ha te­ni­do en al­gún mo­men­to pro­ble­mas mé­di­cos pro­vo­ca­dos por to­car un ins­tru­men­to y las al­te­ra­cio­nes son muy va­ria­das, en fun­ción de si es de cuer­da, vien­to o de me­tal

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Madrid) Dra. So­nia Vidal

El 76 por cien­to de los mú­si­cos ha te­ni­do pro­ble­mas mé­di­cos re­la­cio­na­dos con su ins­tru­men­to

La mú­si­ca vie­ne uti­li­zán­do­se des­de ha­ce tiem­po co­mo ele­men­to pa­ra fa­ci­li­tar la co­mu­ni­ca­ción, el apren­di­za­je y ob­te­ner be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos en Sa­lud. Los ám­bi­tos de apli­ca­ción de la mú­si­ca co­mo te­ra­pia com­ple­men­ta­ria son muy am­plios. En­tre ellos, se pue­den ci­tar la sa­lud men­tal, edu­ca­ción es­pe­cial, ge­ria­tría, le­sio­nes ce­re­bra­les, epi­lep­sia y sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Mu­chos es­tu­dios cien­tí­fi­cos ava­lan su uso pa­ra con­tri­buir a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de nu­me­ro­sos pa­cien­tes. Sin em­bar­go, son muy es­ca­sos los que ahon­dan en la sa­lud la­bo­ral de los pro­fe­sio­na­les en rit­mos, ar­mo­nías y me­lo­días.

Más del 76 por cien­to de los mú­si­cos ha te­ni­do en al­gún mo­men­to pro­ble­mas mé­di­cos pro­vo­ca­dos por to­car un ins­tru­men­to y las al­te­ra­cio­nes son va­ria­das en fun­ción del ins­tru­men­to. El uso de ins­tru­men­tos de cuer­da co­mo vio­lín, vio­lon­che­lo, con­tra­ba­jo y ar­pa fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de tras­tor­nos del sis­te­ma muscu­lo-es­que­lé­ti­co.

Los miem­bros su­pe­rio­res, los más afec­ta­dos

Las pos­tu­ras for­za­das y mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos, son cau­sa de do­lo­res cer­vi­ca­les, dor­sa­les y lum­ba­res. Los miem­bros su­pe­rio­res son los más afec­ta­dos a mo­do de ten­di­no­pa­tías. La ten­di­ni­tis ro­tu­lia­na pre­do­mi­na, sin em­bar­go, en los ins­tru­men­tis­tas del ar­pa, de­bi­do a la fle­xión man­te­ni­da y apo­yo de pe­so so­bre las ro­di­llas. Pa­ra la gran ma­yo­ría de los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, el an­te­bra­zo, el bra­zo, hom­bro y el tron­co se em­plean pa­ra pro­du­cir el so­ni­do, apo­yar y man­te­ner el ins­tru­men­to.

La mus­cu­la­tu­ra in­trín­se­ca de la mano es el prin­ci­pal mo­tor pa­ra ce­rrar lla­ves, vál­vu­las o cuer­das y afi­nar el so­ni­do. En las ma­nos pue­den apa­re­cer ca­llo­si­da­des, grie­tas e in­clu­so ec­ze­mas de con­tac­to. Con el uso man­te­ni­do del te­cla­do en pia­nos, cla­vi­cor­dios y ór­ga­nos se fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de le­sio­nes en la mu­ñe­ca y los de­dos. Los pro­ce­sos ar­tró­si­cos en las ar­ti­cu­la­cio­nes de la mano y mu­ñe­ca sue­len ser

co­mu­nes y pre­co­ces en­tre los ins­tru­men­tis­tas, ya sea co­mo par­te de una cier­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca o se­cun­da­ria al des­gas­te ar­ti­cu­lar que su­po­nen el so­bre­uso y mo­vi­mien­tos man­te­ni­dos a lo lar­go de una vi­da pro­fe­sio­nal de­di­ca­da a la mú­si­ca.

La dis­to­nía fo­cal sue­le sur­gir tras va­rios años to­can­do el mis­mo ins­tru­men­to. Se tra­ta de un pro­ce­so neu­ro­ló­gi­co ca­rac­te­ri­za­do por con­trac­cio­nes y mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios. Su etio­lo­gía si­gue sien­do con­tro­ver­ti­da, ha­bién­do­se en­con­tra­do evi­den­cias de al­te­ra­cio­nes en la in­te­gra­ción sen­si­ti­vo-mo­to­ra y en el pro­ce­sa­mien­to de los es­tí­mu­los sen­so­ria­les en la cor­te­za ce­re­bral.

Por otra par­te, los quis­tes pi­lo­nida­les en el sur­co in­ter­glú­teo apa­re­cen con­di­cio­na­dos por los lar­gos pe­río­dos de tiem­po que los pro­fe­sio­na­les de­ben per­ma­ne­cer sen­ta­dos. Las al­te­ra­cio­nes au­di­ti­vas más im­por­tan­tes se ma­ni­fies­tan en los mú­si­cos de ins­tru­men­tos de per­cu­sión co­mo ba­te­rías, tam­bo­res y pla­ti­llos.

En­tre los ins­tru­men­tos de vien­to, las pa­to­lo­gías tie­nen im­por­tan­te re­la­ción con el ti­po de ma­te­rial del cual es­tán ela­bo­ra­dos. En­tre los mú­si­cos de flau­tas, oboes o cla­ri­ne­tes de ma­de­ra, pue­den apa­re­cer ec­ze­mas del la­bio in­fe­rior y men­tón así co­mo quei­li­tis y al­te­ra­cio­nes de la mu­co­sa oral. Aque­llos que tra­ba­jan con ins­tru­men­tos de me­tal pue­den aque­jar le­sio­nes den­ta­les y en glán­du­las sa­li­va­res. Los atra­pa­mien­tos ner­vio­sos ha­cen re­fe­ren­cia a la com­pre­sión ejer­ci­da por uni­da­des mus­cu­la­res hi­per­tró­fi­cas o la com­pre­sión por pos­tu­ras no fi­sio­ló­gi­cas que trac­cio­nan de un ner­vio. El ner­vio cu­bi­tal sue­le com­pri­mir­se a ni­vel del co­do y el ple­xo bra­quial en el des­fi­la­de­ro to­rá­ci­co.

Ma­la oclu­sión, fre­cuen­te en mú­si­cos jó­ve­nes

La pa­to­lo­gía de la ar­ti­cu­la­ción tem­po­ro­man­di­bu­lar en­glo­ba un gran nú­me­ro de tras­tor­nos de ori­gen mul­ti­fac­to­rial en­tre los que el so­bre­uso la­bo­ral jue­ga un pa­pel pri­mor­dial. El do­lor oro­fa­cial y al­te­ra­cio­nes en es­ta ar­ti­cu­la­ción son fre­cuen­tes en­tre vio­li­nis­tas, flau­tis­tas y pro­fe­sio­na­les del trom­bón y la tu­ba. La in­te­gri­dad tem­po­ro­man­di­bu­lar es in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner una ade­cua­da mas­ti­ca­ción, de­glu­ción, fo­na­ción y ex­pre­si­vi­dad fa­cial. Los pro­ble­mas son dis­tin­tos de­pen­dien­do del ti­po de bo­qui­lla del ins­tru­men­to de vien­to.

La ma­la oclu­sión es la cau­sa más fre­cuen­te, so­bre to­do en­tre los mú­si­cos más jó­ve­nes. Los sín­to­mas son muy va­ria­bles; des­de do­lor de ca­be­za has­ta sen­sa­ción de blo­queo man­di­bu­lar al abrir y ce­rrar la bo­ca o mas­ti­car ali­men­tos. El tra­ta­mien­to re­quie­re de un abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar. La ma­la oclu­sión de­be ser tra­ta­da por es­pe­cia­lis­tas en odon­to­lo­gía con or­to­don­cias di­se­ña­das de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da. Las fé­ru­las de re­po­so o des­car­ga mus­cu­lar, per­mi­ten la re­la­ja­ción de las zo­nas a ten­sión, y las fé­ru­las de re­cap­tu­ra­ción se pue­den uti­li­zar en des­pla­za­mien­tos le­ves del dis­co ar­ti­cu­lar.

Ejer­ci­cio fí­si­co, ne­ce­sa­rio en los mú­si­cos

Es ne­ce­sa­rio op­ti­mi­zar las con­di­cio­nes er­go­nó­mi­cas de es­tos tra­ba­ja­do­res. Se de­ben es­ta­ble­cer pro­to­co­los de pre­ven­ción des­de las pri­me­ras fa­ses de for­ma­ción del mú­si­co e ir ac­tua­li­zán­do­se de for­ma pe­rió­di­ca en fun­ción de las ne­ce­si­da­des pro­fe­sio­na­les. El desem­pe­ño de la ac­ti­vi­dad mu­si­cal pre­ci­sa de un há­bi­to man­te­ni­do en el en­tre­na­mien­to del ejer­ci­cio fí­si­co. Mu­chas com­pa­ñías mu­si­ca­les ofre­cen ya pro­gra­mas fí­si­cos pa­ra edu­car los há­bi­tos pos­tu­ra­les. La Me­di­ci­na de las Ar­tes na­ció co­mo es­pe­cia­li­dad mé­di­ca pa­ra mú­si­cos, ac­to­res, pin­to­res etc. que ma­ni­fies­tan pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con di­ver­sas es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas.

A día de hoy exis­ten va­rias uni­da­des en cen­tros mé­di­cos es­pa­ño­les. Se tra­ba­ja en la reha­bi­li­ta­ción en el pro­pio ins­tru­men­to du­ran­te el es­tu­dio del mis­mo. Las téc­ni­cas de con­cen­tra­ción y re­la­ja­ción bus­can ven­cer el mie­do es­cé­ni­co de una ac­tua­ción en pú­bli­co. La ten­sión se ma­ni­fies­ta con tem­blo­res, su­do­ra­ción, ner­vio­sis­mo e irri­ta­bi­li­dad. Es­tos sín­to­mas se co­no­cen co­mo fie­bre de can­di­le­jas.

Si la mú­si­ca lle­ga don­de mu­chas pa­la­bras no pue­den ha­cer­lo, por qué no cui­dar de la sa­lud de quie­nes con me­lo­días lle­nan y so­sie­gan mu­chos si­len­cios fu­ti­les de nues­tras vi­das.

BEN­JA­MÍN EALOVEGA

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.