La sa­lud la­bo­ral, una prio­ri­dad em­pre­sa­rial

Las vein­te mu­tuas que exis­ten en Es­pa­ña atien­den en con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les a más de 13 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, que su­po­ne el 96,25 por cien­to del to­tal de tra­ba­ja­do­res afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Di­rec­tor ge­ren­te de Ase­pe­yo Vi­cen­te Apa­ri­cio Mu­let

El ac­ci­den­te la­bo­ral afec­ta, a dia­rio, a un nú­me­ro im­por­tan­te de tra­ba­ja­do­res. So­lo hay que mi­rar las ci­fras de si­nies­tra­li­dad de nues­tro país pa­ra dar­se cuen­ta de ello. Des­de 1995, exis­te una Ley de Pre­ven­ción de Ries­gos La­bo­ra­les que se­ña­la que los po­de­res pú­bli­cos ve­la­rán por la se­gu­ri­dad y sa­lud en el tra­ba­jo, pre­vi­nien­do así cual­quier ti­po de ries­go de­ri­va­do del tra­ba­jo. Las mu­tuas co­la­bo­ra­do­ras con la Se­gu­ri­dad So­cial vi­ven, de pri­me­ra mano, to­da la pro­ble­má­ti­ca que afec­ta a la sa­lud del tra­ba­ja­dor. Las 20 mu­tuas que exis­ten en Es­pa­ña atien­den en con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les a un co­lec­ti­vo de más de 13 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, que su­po­ne el 96,25 por cien­to del to­tal de tra­ba­ja­do­res afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial (SS). El 79,75 por cien­to ha­ce re­fe­ren­cia a las con­tin­gen­cias co­mu­nes.

Es­tas ci­fras po­nen de ma­ni­fies­to el es­ti­ma­ble va­lor que tie­nen las mu­tuas en nues­tra so­cie­dad y, muy es­pe­cial­men­te, pa­ra los tra­ba­ja­do­res que ha­cen uso de ellas. Pe­ro tam­bién re­sul­ta preo­cu­pan­te sa­ber que hay mi­les de tra­ba­ja­do­res que, a lo lar­go del año, su­fren ac­ci­den­tes la­bo­ra­les o en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les que afec­tan a sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas. No po­de­mos ni de­be­mos ol­vi­dar a to­dos aque­llos tra­ba­ja­do­res que pier­den la vi­da en un ac­ci­den­te la­bo­ral, al­go real­men­te la­men­ta­ble, y la pe­no­sa si­tua­ción por la que atra­vie­san sus fa­mi­lia­res. Pa­ra las mu­tuas es im­pres­cin­di­ble dar la me­jor y ma­yor asis­ten­cia sa­ni­ta­ria a es­tos tra­ba­ja­do­res, co­mo tam­bién es re­le­van­te aten­der de­bi­da­men­te a los fa­mi­lia­res de ese ser que­ri­do que pierde la vi­da en cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les. En las mu­tuas so­mos tes­ti­gos di­rec­tos de gran va­rie­dad de ac­ci­den­tes. Afor­tu­na­da­men­te la ma­yo­ría son le­ves y, por lo ge­ne­ral, las per­so­nas ac­ci­den­ta­das se re­cu­pe­ran sa­tis­fac­to­ria­men­te. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, tam­bién hay un gru­po im­por­tan­te de tra­ba­ja­do­res, anó­ni­mos den­tro de la so­cie­dad, que aca­ban con se­cue­las que les de­jan al­gún ti­po de in­ca­pa­ci­dad. Tam­bién hay tra­ba­ja­do­res que no vol­ve­rán a tra­ba­jar de­bi­do a esa in­ca­pa­ci­dad. Pue­de, in­clu­so, que un tra­ba­ja­dor aca­be con una gran in­va­li­dez y pa­se a ser de­pen­dien­te, por lo ge­ne­ral de un fa­mi­liar.

Tam­bién las mu­tuas so­mos ple­na­men­te cons­cien­tes de qué re­pre­sen­ta el ac­ci­den­te la­bo­ral en la vi­da de un tra­ba­ja­dor. Tras ese ac­ci­den­te apa­re­ce la in­cer­ti­dum­bre, y co­mo no, nu­me­ro­sas du­das: ¿qué pa­sa­rá aho­ra?, ¿qué tra­ta­mien­to voy a re­ci­bir?, ¿po­dré vol­ver a tra­ba­jar?, ¿ten­dré pro­ble­mas con el con­tra­to de tra­ba­jo?, ¿qué voy a per­ci­bir eco­nó­mi­ca­men­te? Por ese mo­ti­vo, es tra­ba­jo de las mu­tuas ofre­cer una rá­pi­da y efi­cien­te aten­ción mé­di­ca, sin ol­vi­dar­nos de do­tar al tra­ba­ja­dor y a la fa­mi­lia de la má­xi­ma in­for­ma­ción du­ran­te to­do el pro­ce­so.

El Día Mun­dial de la Se­gu­ri­dad y la Sa­lud en el Tra­ba­jo que se ce­le­bra 28 de abril de ca­da año no de­be que­dar en una me­ra

ce­le­bra­ción. De­be ser mu­cho más que eso. Tie­ne que con­ver­tir­se en un día pa­ra la re­fle­xión sin­ce­ra, pa­ra la con­cien­cia­ción por par­te de to­dos, de­be ser la an­te­sa­la de la ac­tua­ción con­jun­ta de to­dos los in­ter­vi­nien­tes, y to­do ello con el fin de evi­tar los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. No de­be­mos ol­vi­dar có­mo de im­por­tan­te es la sa­lud de cual­quier tra­ba­ja­dor, y tie­ne que es­tar en la vo­lun­tad de to­dos me­jo­rar las ci­fras de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, cuan­do no des­te­rrar esa ci­fras. Se­gu­ro que to­dos es­ta­mos de acuer­do en que el tra­ba­ja­dor siem­pre tie­ne que ser re­com­pen­sa­do con un sa­la­rio digno, pe­ro tam­bién de­be­ría­mos in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de que sea pro­te­gi­do en su lu­gar de tra­ba­jo, pa­ra evi­tar los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. Y, pa­ra ello, re­sul­ta obli­ga­to­rio adop­tar to­das las me­di­das pre­ven­ti­vas ne­ce­sa­rias. No hay que de­cir­lo, hay que ha­cer­lo.

Y ob­via­men­te, las mu­tuas par­ti­ci­pa­mos de la im­por­tan­cia del apo­yo psi­co­ló­gi­co a los tra­ba­ja­do­res tras un ac­ci­den­te, y de la ex­ce­len­te la­bor que lle­van a ca­bo los tra­ba­ja­do­res so­cia­les, siem­pre aten­tos a las ne­ce­si­da­des de los ac­ci­den­ta­dos. Son ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes, ofre­ci­dos por las mu­tuas, que pa­san des­aper­ci­bi­dos pa­ra la so­cie­dad y que so­lo co­no­cen aque­llos que han te­ni­do la oca­sión de ac­ce­der a ellos.

Es im­por­tan­te se­ña­lar a es­tos efec­tos que en las mu­tuas exis­ten unos ór­ga­nos lla­ma­dos Co­mi­sión de Pres­ta­cio­nes Es­pe­cia­les, con­for­ma­dos por re­pre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos y de los em­pre­sa­rios, de ca­rác­ter pa­ri­ta­rio, que se reúnen, es­tu­dian y con­ce­den ayu­das so­cia­les a tra­ba­ja­do­res y fa­mi­lia­res, en ca­sos de ne­ce­si­dad acre­di­ta­da y siem­pre co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te de tra­ba­jo o en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal. Son ayu­das ge­ne­ral­men­te eco­nó­mi­cas, no re­tor­na­bles, com­ple­men­ta­rias a las de la SS, que se con­ce­den con car­go a la re­ser­va de Asis­ten­cia So­cial que es­tá do­ta­da con un 10 por cien­to del ex­ce­den­te que ha­ya po­di­do ge­ne­rar la mu­tua en ca­da año en la ges­tión de las con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les.

Des­co­no­cien­do a es­ta fe­cha lo que ha­ya po­di­do con­ce­der el con­jun­to de las 20 mu­tuas, sí se pue­de de­cir que en el pa­sa­do año y por lo que ha­ce re­fe­ren­cia a Mu­tua Ase­pe­yo, se con­ce­die­ron por la Co­mi­sión de Pres­ta­cio­nes Es­pe­cia­les un to­tal de 6.004 ayu­das, por un im­por­te de ca­si 12.7 mi­llo­nes de eu­ros, ayu­das que abar­can un am­plio con­jun­to de su­pues­tos pre­de­ter­mi­na­dos por di­cha Co­mi­sión, pe­ro no li­mi­ta­ti­vos. A tí­tu­lo de ejem­plo ci­tar las ayu­das pa­ra adap­tar la vi­vien­da del tra­ba­ja­dor ac­ci­den­ta­do, pa­ra for­ma­ción pro­fe­sio­nal, pa­ra com­pen­sar los gas­tos del se­pe­lio, be­cas de es­tu­dio pa­ra hi­jos, pa­ra tra­ta­mien­tos no re­gla­dos, pa­ra com­pen­sar la re­duc­ción de in­gre­sos en re­la­ción con lo per­ci­bi­do cuan­do se tra­ba­ja­ba, pa­ra gran­des de­pen­dien­tes, pa­ra el cui­da­dor o acom­pa­ñan­te, etc.

Es­tas ayu­das no se con­ce­den sin más. Es evi­den­te que el so­li­ci­tan­te de­be acre­di­tar va­rios re­qui­si­tos, y ob­via­men­te el de ha­ber pa­de­ci­do un ac­ci­den­te de tra­ba­jo o en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal, y al mis­mo tiem­po la ne­ce­si­dad que se de­ri­va de di­cho ac­ci­den­te. Las de­ci­sio­nes adop­ta­das por la re­fe­ri­da Co­mi­sión no son ob­je­to de re­cur­so. Y quien de­be aten­der esa ayu­da o ne­ce­si­dad se­rá la mu­tua que ha­ya asu­mi­do las con­se­cuen­cias del ci­ta­do ac­ci­den­te.

Es una la­bor de la que to­dos cuan­tos po­de­mos in­ter­ve­nir, en lo que su­po­ne a ese pro­ce­so, des­de ge­ne­rar los ex­ce­den­tes, has­ta pro­po­ner ca­sos jus­ti­fi­ca­dos que el mis­mo per­so­nal de la mu­tua co­no­ce del tra­to dia­rio, co­mo es­tu­diar­los por los com­po­nen­tes de la Co­mi­sión, nos sen­ti­mos es­pe­cial­men­te or­gu­llo­sos de es­ta la­bor y es­pe­ra­mos po­der se­guir ha­cién­do­lo en el fu­tu­ro. De ello se be­ne­fi­cian mu­chos tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.