La in­fluen­cia de la de­pre­sión en el ám­bi­to la­bo­ral

La car­ga eco­nó­mi­ca de la de­pre­sión es al­ta. El 86 por cien­to de los eu­ro­peos que pa­de­ce de­pre­sión es­tá en edad de tra­ba­jar. Den­tro de es­ta fran­ja, el 10 por cien­to su­fre un epi­so­dio de­pre­si­vo al año, con una du­ra­ción me­dia de 36 días por epi­so­dio

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Je­fe de Ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ra­món y Ca­jal Je­ró­ni­mo Saiz Ruiz

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ce­le­bra ca­da año, el día 7 de abril, co­mo Día Mun­dial de la Sa­lud, pa­ra con­me­mo­rar el aniver­sa­rio de su fun­da­ción. En es­te año 2017 se ha ele­gi­do co­mo te­ma: La de­pre­sión y co­mo le­ma: Ha­ble­mos de la de­pre­sión. Ello da idea de la im­por­tan­cia que tie­ne es­ta en­fer­me­dad pa­ra la sa­lud pú­bli­ca.

Te­ne­mos ten­den­cia a iden­ti­fi­car la de­pre­sión por ana­lo­gía con los sen­ti­mien­tos que ex­pe­ri­men­ta­mos y, en es­te ca­so, el más tí­pi­co es la tris­te­za. Y nos sen­ti­mos tristes an­te una con­tra­rie­dad, una pér­di­da o un he­cho cual­quie­ra des­fa­vo­ra­ble. De ahí que equi­pa­re­mos un ba­jón tran­si­to­rio o la de­pre con es­ta en­fer­me­dad. Se han per­di­do así los lí­mi­tes y el au­tén­ti­co sen­ti­do de un tras­torno que no so­lo se ca­rac­te­ri­za por tris­te­za per­sis­ten­te -más de dos se­ma­nas co­mo mí­ni­mo- y por la pér­di­da de in­te­rés y gus­to en las ac­ti­vi­da­des con las que nor­mal­men­te se dis­fru­ta­ba, sino que tam­bién se ex­pre­sa por an­sie­dad, pér­di­da de ener­gía y vi­ta­li­dad, in­som­nio, anore­xia, in­hi­bi­ción se­xual, di­fi­cul­tad de aten­ción y con­cen­tra­ción, in­de­ci­sión, lo que lle­va a la in­ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, con­du­cien­do a sen­ti­mien­tos de inuti­li­dad, cul­pa­bi­li­dad o de­s­es­pe­ran­za; y en el peor de los ca­sos pen­sa­mien­tos de au­to­le­sión o sui­ci­dio.

Es una en­fer­me­dad muy fre­cuen­te, de mo­do que se es­ti­ma que una de ca­da seis per­so­nas en el mun­do pa­de­ce, ha pa­de­ci­do o pa­de­ce­rá de­pre­sión, afec­tan­do a la mu­jer más fre­cuen­te­men­te, cur­san­do con re­caí­das o re­cu­pe­ra­ción in­com­ple­ta en no po­cos ca­sos y pro­vo­can­do un al­to gra­do de dis­ca­pa­ci­dad con las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra el bie­nes­tar del de­pri­mi­do y su en­torno, así co­mo pa­ra la so­cie­dad en su con­jun­to.

En lo es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­co, la car­ga de la de­pre­sión es al­ta. Un es­tu­dio rea­li­za­do en 2004 en 28 paí­ses eu­ro­peos con­clu­yó que los cos­tes -di­rec­tos, pe­ro so­bre to­do in­di­rec­tos- de la en­fer­me­dad fue­ron de 118.000 mi­llo­nes de eu­ros, sig­ni­fi­can­do un 1 por cien­to del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) eu­ro­peo. Y es que el 86 por cien­to de los eu­ro­peos que pa­de­ce de­pre­sión es­tá en edad de tra­ba­jar. Den­tro de es­ta fran­ja, el 10 por cien­to su­fre un epi­so­dio de­pre­si­vo al año, con una du­ra­ción me­dia de 36 días por epi­so­dio. La de­pre­sión se re­la­cio­na con me­nor pro­duc­ti­vi­dad, ab­sen­tis­mo y mal ren­di­mien­to la­bo­ral, ma­yor ries­go de desa­rro­llar otras en­fer­me­da­des, ya sean

men­ta­les o fí­si­cas, in­cre­men­to del uso de los ser­vi­cios sanitarios, un ma­yor nú­me­ro de ac­ci­den­tes y ju­bi­la­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Sal­van­do las di­fe­ren­cias de gra­ve­dad y ti­pos, la psi­quia­tría y la psi­co­lo­gía dis­po­nen de re­cur­sos pa­ra el tra­ta­mien­to, tan­to de ti­po psi­co­ló­gi­co co­mo far­ma­co­ló­gi­co, que han pro­ba­do su cos­tee­fec­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, la pa­ra­do­ja es que ni si­quie­ra el 50 por cien­to de los ca­sos lle­gan a re­ci­bir­los co­rrec­ta­men­te. Las cau­sas son va­ria­das. A ve­ces el en­fer­mo no re­co­no­ce la na­tu­ra­le­za y ori­gen emo­cio­nal de sus sín­to­mas, sino que los su­po­ne de cau­sa or­gá­ni­ca y bus­ca en con­sul­tas y ex­plo­ra­cio­nes lle­gar a un diag­nós­ti­co mé­di­co. En otras, la fal­ta de tiem­po o de for­ma­ción en la aten­ción pri­ma­ria de sa­lud im­pi­de una en­tre­vis­ta más pre­ci­sa y pa­cien­te que de­tec­te el ca­so.

Tam­bién, el es­tig­ma que ro­dea a la en­fer­me­dad men­tal y la co­lo­ca en­tre los es­te­reo­ti­pos más re­cha­za­dos so­cial­men­te in­ci­de so­bre la de­pre­sión. Aquí con­sis­te en pen­sar que la per­so­na que su­fre de­pre­sión es dé­bil de ca­rác­ter o de vo­lun­tad, no po­ne de su par­te o es­tá bus­can­do elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad. Es­to pro­vo­ca que el en­fer­mo ocul­te su pa­de­ci­mien­to, no bus­que ayu­da pro­fe­sio­nal y no com­par­ta su su­fri­mien­to. La cri­sis eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos años ha acen­tua­do es­te fe­nó­meno y por mie­do a ser des­pe­di­do, se in­ten­ta se­guir tra­ba­jan­do y apa­ren­tan­do un ren­di­mien­to al que ya no se pue­de lle­gar. Es el lla­ma­do pre­sen­tis­mo. Se cie­rra así el círcu­lo de la pér­di­da de au­to­es­ti­ma, la cul­pa y el ba­jo con­cep­to de sí mis­mo que an­gus­tia al de­pre­si­vo.

Las ins­ti­tu­cio­nes, Administra­ciones pú­bli­cas y em­pre­sas de­be­rían con­cien­ciar­se de que la de­pre­sión no es so­lo un pro­ble­ma del tra­ba­ja­dor, sino que tam­bién es un pro­ble­ma del em­plea­dor y co­mo tal, de­be­ría­mos apren­der el ejem­plo del ma­ne­jo de otros tras­tor­nos cró­ni­cos en el ám­bi­to la­bo­ral, crean­do una es­tra­te­gia de pre­ven­ción y pro­mo­ción de la sa­lud, de­tec­ción pre­coz del tras­torno, in­ter­ven­ción so­bre el mis­mo y ma­ne­jo de la dis­fun­ción que ge­ne­ra. Sin em­bar­go, las em­pre­sas no tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar las di­fi­cul­ta­des de los tra­ba­ja­do­res que su­fren de­pre­sión. Ade­más de la mag­ni­tud del pro­ble­ma, no dis­po­nen de apo­yo for­mal ni re­cur­sos ni de pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos al efec­to. El ob­je­ti­vo de es­tos pro­gra­mas se cen­tra­ría en pro­mo­ver la sa­lud men­tal, apo­yar a los tra­ba­ja­do­res cuan­do pue­dan es­tar en si­tua­ción de ries­go y en­se­ñar a ma­ne­jar los pro­ble­mas de sa­lud men­tal cuan­do es­tos apa­re­cen, fa­ci­li­tan­do la re­cu­pe­ra­ción y re­in­ser­ción en to­dos los pla­nos. Un pri­mer pa­so es lo que nos pi­de la OMS: Ha­ble­mos de la

de­pre­sión, con ello ha­re­mos más fá­cil la de­tec­ción pre­coz y el re­co­no­ci­mien­to del pro­ble­ma ini­cian­do la sen­si­bi­li­za­ción so­bre el te­ma. Des­pués ha de ve­nir una ne­ce­sa­ria con­cien­cia­ción de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, res­pon­sa­bles sanitarios, em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res pa­ra apo­yar una me­jo­ra en la le­gis­la­ción y po­lí­ti­cas en ma­te­ria de fle­xi­bi­li­za­ción de la nor­ma­ti­va de ba­jas y al­tas la­bo­ra­les y me­ca­nis­mos de re­in­cor­po­ra­ción al pues­to de tra­ba­jo de los pa­cien­tes que han su­fri­do una de­pre­sión. De es­te mo­do, se pue­de con­se­guir re­du­cir el cos­te de­ri­va­do de la en­fer­me­dad y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la ge­ne­ra­ción de em­pleo y la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.