Es­tu­dio de Re­tri­bu­ción y Ges­tión RRHH 2017

El Economista - Sanidad - - AGENDA -

El jue­ves 20 de abril ten­drá lu­gar la se­sión in­for­ma­ti­va de la 7ª edi­ción del Es­tu­dio de Re­tri­bu­ción y Ges­tión de Re­cur­sos Hu­ma­nos del sec­tor de Tec­no­lo­gía Sa­ni­ta­ria que, con ca­rác­ter bie­nal, Fe­nin im­pul­sa des­de 2007 con la co­la­bo­ra­ción del Gru­po BLC. En B ar­ce­lo­na.

de for­ma glo­bal de ce­der ab­so­lu­ta­men­te to­do el con­trol al ám­bi­to pri­va­do ba­jo los pa­rá­me­tros fa­la­ces de que la ges­tión pri­va­da es me­jor que la pú­bli­ca, en­ton­ces qui­zá ten­dría­mos que pri­va­ti­zar a al­gu­nos ges­to­res pú­bli­cos por­que lo ha­brán he­cho po­co bien. Yo creo que es muy efi­cien­te el sis­te­ma pú­bli­co y es muy efi­cien­te la ges­tión pri­va­da, no es un pro­ble­ma de dón­de es más, sino de qué abar­ca ca­da uno, y esen­cial­men­te dón­de se de­ben en­con­trar dos sis­te­mas que po­drían y de­be­rían te­ner un es­pa­cio o lí­neas que se to­ca­ran en al­gún mo­men­to, en­tre otras co­sas en el in­ter­cam­bio de co­mu­ni­ca­ción del pa­cien­te, que nos ha­ce a ve­ces du­pli­car prue­bas in­ne­ce­sa­rias o so­me­ter al pa­cien­te a prue­bas de más.

Han man­te­ni­do dis­cre­pan­cias con la vía pa­ra fi­nan­ciar el ac­ce­so a la in­no­va­ción far­ma­céu­ti­ca y el pe­so que de­be­ría te­ner el gas­to en me­di­ca­men­tos. ¿Qué pro­po­ne en cues­tión de pre­cios y pa­ten­tes?

Es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos con el por­cen­ta­je de gas­to del to­tal de la tar­ta sa­ni­ta­ria que va a me­di­ca­men­tos. So­mos el país que más pres­crip­cio­nes rea­li­za o más me­di­ca­men­tos uti­li­za del ám­bi­to eu­ro­peo en pro­por­ción. Nos preo­cu­pa que las in­no­va­cio­nes te­ra­péu­ti­cas pue­dan lle­var al tras­te el mo­de­lo sa­ni­ta­rio, por­que va a ser im­po­si­ble pa­gar el pre­cio que se es­tá po­nien­do a al­gu­nas mo­lé­cu­las in­no­va­do­ras y muy ne­ce­sa­rias. En­ten­de­mos que de­be­ría pri­mar­se otra se­rie de va­lo­res en re­la­ción al pre­cio. Por eso he­mos en­tra­do en dis­cu­sión con el sis­te­ma de pa­ten­tes. Las in­no­va­cio­nes no pue­den sa­lir al pre­cio que es­tán sa­lien­do cuan­do sa­be­mos el pre­cio de ori­gen de la úl­ti­ma que he­mos te­ni­do en he­pa­ti­tis. Así es­ta­mos im­pi­dien­do la ac­ce­si­bi­li­dad, es­ta­mos crean­do dos ti­pos de ciu­da­da­nos, es­ta­mos car­gán­do­nos el mo­de­lo sa­ni­ta­rio y en es­te te­ma tie­ne mu­cho que de­cir el Go­bierno y no­so­tros co­mo pro­fe­sión. Hay que bus­car una fór­mu­la pa­ra que nin­gún es­pa­ñol se que­de sin una in­no­va­ción te­ra­péu­ti­ca de ver­dad. Po­si­ble­men­te ten­dre­mos que crear una Agencia in­de­pen­dien­te que va­lo­re qué es in­no­va­ción y qué no. Pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de si el pre­cio de las in­no­va­cio­nes aca­ba es­tan­do a la al­tu­ra de la he­pa­ti­tis C, no va­mos a po­der se­guir man­te­nien­do nues­tro mo­de­lo en las mis­mas cir­cuns­tan­cias. Y so­bre es­to va­mos a al­zar la voz pa­ra bus­car so­lu­cio­nes. La in­dus­tria in­no­va­do­ra tie­ne que cre­cer y te­ner un re­torno pe­ro lo que no pue­de ser es que cier­ta in­dus­tria es­pe­cu­la­do­ra es­té mar­can­do no so­lo nues­tra sa­ni­dad sino el ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos de mu­cha par­te del mun­do. Es­to no es ya una voz de los mé­di­cos es­pa­ño­les, es­ta es la voz del Va­ti­cano, de la OMS e in­clu­si­ve de Eu­ro­pa.

¿Có­mo va­lo­ra, por cien­to, la pu­bli­ca­ción de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da de las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas de la in­dus­tria con los mé­di­cos por par­te de Far­main­dus­tria?

Co­mul­ga­mos con la pos­tu­ra de FAC­ME. La for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les es esen­cial pa­ra man­te­ner un sis­te­ma de ca­li­dad. Sa­be­mos que las vías de for­ma­ción han ve­ni­do di­rec­ta­men­te de la In­dus­tria pe­ro es­ta for­ma­ción no pue­de ser pe­na­da ni fis­ca­li­za­da en el peor sen­ti­do de la pa­la­bra. Otra co­sa es que ha­ya ha­bi­do com­por­ta­mien­tos de per­so­nas con­cre­tas, pe­ro eso no es for­ma­ción, la for­ma­ción no pue­de en­trar nun­ca en el ám­bi­to de la fis­ca­li­dad, nos oponemos. Al revés, de­be­ría fa­ci­li­tar­se y es­tar exen­ta de tri­bu­ta­ción por­que tie­ne re­tor­nos so­bre el sis­te­ma y los ciu­da­da­nos. No pue­de con­ver­tir­se en un cas­ti­go pa­ra el mé­di­co.

Otra cues­tión can­den­te es la pres­crip­ción en­fer­me­ra. ¿Con­si­de­ra el ac­tual mar­co le­gal su­fi­cien­te o ca­be ex­plo­rar una nueva vía de en­cuen­tro en­tre pro­fe­sio­nes?

Pa­ra al­guien que en 2009 se sen­tó en An­da­lu­cía y en dos reunio­nes de­ja­mos es­to acla­ra­do, y oja­lá se hu­bie­se co­pia­do el mo­de­lo an­da­luz, me cau­sa

“Va a ser im­po­si­ble pa­gar el pre­cio de las mo­lé­cu­las in­no­va­do­ras” “No que­re­mos que nues­tra Sa­ni­dad aca­be co­mo el sis­te­ma edu­ca­ti­vo”

tris­te­za es­te de­ba­te. Lle­ga un mo­men­to que no en­tien­do na­da, qué in­tere­ses hay pa­ra no acor­dar al­go que ade­más sa­lió de la Cá­ma­ra en 2010 con la apro­ba­ción del cien por cien de los dipu­tados. Ni el Go­bierno so­cia­lis­ta fue ca­paz de bus­car una sa­li­da y el PP, que aca­bó bus­cán­do­la, pa­re­ce que a al­gu­nos les ha gus­ta­do me­nos. Pa­ra no­so­tros nos gus­ta­ba más sim­ple­men­te por la co­rrec­ción de po­ner ló­gi­ca a lo ló­gi­co. No se pue­de ha­blar de pres­crip­ción cuan­do no es pres­crip­ción, no se pue­de de­cir que voy a usar, in­di­car y au­to­ri­zar to­dos los me­di­ca­men­tos su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca por­que no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Cuan­do ade­más el de­cre­to con­lle­va por pri­me­ra vez ga­ran­tía ju­rí­di­ca al en­fer­me­ro pa­ra desa­rro­llar sus com­pe­ten­cias: usar, in­di­car y au­to­ri­zar to­dos los me­di­ca­men­tos no su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca. Son mu­chos me­di­ca­men­tos, pe­ro mu­chos. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca de­cir tó­ma­te, sig­ni­fi­ca es­cri­bir en una his­to­ria clí­ni­ca, asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad y es­cri­bir en una or­den de dis­pen­sa­ción pa­ra que el far­ma­céu­ti­co lo pue­da dis­pen­sar. No sé si la en­fer­me­ría vi­vía me­jor en la ale­ga­li­dad o en­tien­de que es­to se ten­dría que desa­rro­llar. Pe­ro o mo­di­fi­ca­mos la ley de or­de­na­ción de pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias o mo­di­fi­ca­mos la ley del me­di­ca­men­to, por­que pres­cri­be quien pres­cri­be. ¿Qué va a ha­cer es­ta pro­fe­sión an­te es­te de­ba­te? Es­tar abier­to al de­ba­te pro­fe­sio­nal, al de­ba­te de ga­ran­tías pa­ra el ciu­da­dano, no es­ta­mos en gue­rra con na­die. Es­to es ade­más muy sen­ci­llo. Se lla­ma uso co­la­bo­ra­ti­vo en tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co, no com­pli­que­mos la reali­dad asis­ten­cial.

¿Pe­ro se es­tán pro­du­cien­do con­ver­sa­cio­nes?

Hay intencione­s de bus­car una sa­li­da, es­ta­mos abier­tos. Nos que­da­mos mu­cho más tran­qui­los con so­lo la modificaci­ón, y en lo de­más no en­tra­mos, con la modificaci­ón de los me­di­ca­men­tos su­je­tos a pres­crip­ción, que era que asu­mía­mos el diag­nós­ti­co mé­di­co, la pres­crip­ción mé­di­ca y la res­pon­sa­bi­li­dad. Eso no es da­ñino pa­ra na­die.

¿Qué otras prio­ri­da­des se ha mar­ca­do pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años?

In­ter­na­men­te co­mo or­ga­ni­za­ción nues­tro gran ob­je­ti­vo es desa­rro­llar los es­ta­tu­tos de la OMC, de for­ma que de­je cla­ro el ma­pa de com­pe­ten­cias de los co­le­gios, con­se­jos au­to­nó­mi­cos y con­se­jo ge­ne­ral. Va­mos a se­guir tra­ba­jan­do en los va­lo­res del pro­fe­sio­na­lis­mo, re­no­van­do nues­tro có­di­go de deon­to­lo­gía de 2011 y ha­cien­do una apues­ta por nues­tro com­pro­mi­so po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial. Se­gui­re­mos es­tan­do muy cer­ca de los pa­cien­tes y de los ciu­da­da­nos.

“O cam­bia­mos la LOPS o la ley del me­di­ca­men­to, pres­cri­be quien pres­cri­be” “La for­ma­ción no pue­de con­ver­tir­se en un cas­ti­go pa­ra el mé­di­co” “La in­dus­tria es­pe­cu­la­do­ra no pue­de mar­car nues­tra Sa­ni­dad”

ELISA SENRA

ELISA SENRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.