La DMAE, una en­fer­me­dad fre­cuen­te, des­co­no­ci­da… y ca­ra

Mu­chas per­so­nas ja­más han oí­do ha­blar de DMAE, pa­re­ce una con­se­cuen­cia inevi­ta­ble del en­ve­je­ci­mien­to… aun­que al­gu­nos de sus afec­ta­dos tan so­lo tu­vie­sen 50 años y no se pu­die­sen con­si­de­rar pre­ci­sa­men­te como an­cia­nos

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Dr. Al­fre­do Gar­cía La­ya­na Se­cre­ta­rio de la Sociedad Es­pa­ño­la de Re­ti­na y Ví­treo

La de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar aso­cia­da a la edad (DMAE) es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de ce­gue­ra en ma­yo­res de 50 años en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Se cal­cu­la que pa­ra el año 2020 cer­ca de 196 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do su­fri­rán al­gu­na for­ma de DMAE, con una pro­yec­ción de 288 mi­llo­nes pa­ra el año 2040.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos te­ne­mos una po­bla­ción en­ve­je­ci­da y con una esperanza de vi­da ca­da vez más pro­lon­ga­da. Es­to jus­ti­fi­ca que su pre­va­len­cia si­ga au­men­tan­do, has­ta con­ver­tir­se en uno de los prin­ci­pa­les re­tos so­cio-sa­ni­ta­rios de nues­tra sociedad. Se­gún el In­for­me so­bre la si­tua­ción de la ce­gue­ra en Es­pa­ña, rea­li­za­do por la Fun­da­ción Re­ti­na Plus, en nues­tro país exis­ten cer­ca de un mi­llón de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual y más de 70.000 cie­gos le­ga­les.

Es­ta mis­ma or­ga­ni­za­ción co­lo­ca a la DMAE como la prin­ci­pal cau­sa de ce­gue­ra en nues­tro país. La DMAE le­ve cau­sa una dis­mi­nu­ción en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te del 17%, si­mi­lar a la que se en­cuen­tra con la an­gi­na car­dia­ca mo­de­ra­da o el sín­dro­me del VIH sin­to­má­ti­co. La DMAE mo­de­ra­da cau­sa una dis­mi­nu­ción del 32% en la ca­li­dad de vi­da, com­pa­ra­ble a una an­gi­na car­día­ca severa o una frac­tu­ra de ca­de­ra. La DMAE avan­za­da cau­sa una dis­mi­nu­ción del 60% en la ca­li­dad de vi­da, si­mi­lar a la que se en­cuen­tra en el cán­cer de prós­ta­ta ter­mi­nal o en un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar ca­tas­tró­fi­co. La ma­yo­ría de la po­bla­ción tie­ne más mie­do a que­dar­se cie­go que a pa­de­cer un cán­cer. La dis­ca­pa­ci­dad vi­sual im­pli­ca una se­rie de cos­tes eco­nó­mi­cos y so­cia­les sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes reali­dad por el ci­ta­do In­for­me de la Fun­da­ción Re­ti­na plus, el cos­te anual de la ce­gue­ra en Es­pa­ña es de 5.100 € anua­les por per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da, lo que se tra­du­ce en un gas­to anual de 360 mi­llo­nes de eu­ros. A es­to hay que aña­dir los cos­tes que su­po­nen es­tas per­so­nas pa­ra sus fa­mi­lia­res, que su­po­nen otros 2.917 € anua­les por ho­gar. Si ade­más tu­vié­se­mos en cuen­ta la ma­yor pre­va­len­cia de de­pre­sio­nes, caí­das y otras le­sio­nes en­tre los afec­ta­dos,

los cos­tes mé­di­cos aún se­rían ma­yo­res.

Pe­ro lo más ex­tra­ño de es­ta en­fer­me­dad es que sien­do tan fre­cuen­te y afec­tan­do tan­to a la ca­li­dad de vi­da de afec­ta­dos y fa­mi­lia­res, si­gue sien­do una gran des­co­no­ci­da y mu­chas per­so­nas ja­más han oí­do ha­blar de ella. Pro­ba­ble­men­te sea de­bi­do a que has­ta ha­ce tan so­lo 10 años no se dis­po­nía de nin­gún tra­ta­mien­to ca­paz de mi­ti­gar su pro­gre­sión.

La DMAE pa­re­cía una con­se­cuen­cia inevi­ta­ble del en­ve­je­ci­mien­to… aun­que al­gu­nos de sus afec­ta­dos tan so­lo tu­vie­sen 50 años y no se pu­die­sen con­si­de­rar pre­ci­sa­men­te como an­cia­nos. Pa­ra la for­ma se­ca de la DMAE to­da­vía no te­ne­mos nin­gún fár­ma­co co­mer­cia­li­za­do y tan so­lo la to­ma de su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les con lu­teí­na pa­re­cen fre­nar al­go su pro­gre­sión.

La lle­ga­da de los fár­ma­cos an­ti­an­gio­gé­ni­cos su­pu­so una re­vo­lu­ción en el tra­ta­mien­to de la for­ma hú­me­da de la DMAE. Ra­ni­bi­zu­mab fue el pri­me­ro que con­si­guió me­jo­rar la vi­sión cuan­do se in­yec­ta­ba en el ojo de ma­ne­ra men­sual. Sin em­bar­go, su al­to pre­cio hi­zo que mu­chos of­tal­mó­lo­gos uti­li­za­sen el be­va­ci­zu­mab, mu­cho más ba­ra­to y de efi­ca­cia pa­re­ci­da, pe­ro que no es­tá apro­ba­do pa­ra su uso in­tra­ocu­lar. Es­ta te­ra­pia an­ti­an­gio­gé­ni­ca ha su­pues­to un re­to de pro­por­cio­nes has­ta aho­ra des­co­no­ci­das pa­ra los of­tal­mó­lo­gos. Al ser una en­fer­me­dad ex­tra­or­di­na­ria­men­te fre­cuen­te y da­do que su tra­ta­mien­to de­be pro­lon­gar­se en mu­chos ca­sos du­ran­te to­da la vi­da del pa­cien­te, la con­se­cuen­cia es cla­ra: el co­lap­so de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y lar­gas lis­tas de es­pe­ra.

Las con­sul­tas es­tán sa­tu­ra­das de pa­cien­tes y es muy di­fí­cil tra­tar­los con la ca­den­cia de in­yec­cio­nes ne­ce­sa­ria. La lle­ga­da de afli­ber­cept su­pu­so un pe­que­ño res­pi­ro, ya que de­mos­tró que con in­yec­cio­nes ca­da dos me­ses, en mu­chos pa­cien­tes con­se­guía­mos es­ta­bi­li­zar el pro­ce­so.

En el re­cien­te con­gre­so de la Sociedad Es­pa­ño­la de Re­ti­na y Ví­treo (SERV), ce­le­bra­do en Madrid es­te mes de mar­zo, se han pre­sen­ta­do los re­sul­ta­dos del es­tu­dio IN EYE, el más am­bi­cio­so pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­do en Es­pa­ña en es­ta en­fer­me­dad. Con más de 300 pa­cien­tes ana­li­za­dos, se ha de­mos­tra­do que tres pau­tas in­di­vi­dua­li­za­das de tra­ta­mien­to con­si­guen unos re­sul­ta­dos si­mi­la­res.

Es­to tie­ne con­se­cuen­cias im­por­tan­tes pa­ra el ma­ne­jo de la en­fer­me­dad: si in­di­vi­dua­li­za­mos po­de­mos dis­mi­nuir el nú­me­ro de vi­si­tas y de in­yec­cio­nes sin dis­mi­nuir la efi­ca­cia. Ade­más, se de­mos­tró que la pauta de in­yec­cio­nes de ra­ni­bi­zu­mab ca­da dos me­ses tam­bién es efi­caz, al­go que ya ha­bía de­mos­tra­do pre­via­men­te el otro fár­ma­co dis­po­ni­ble, el afli­ber­cept.

Es­to ayu­da­rá a dis­mi­nuir la so­bre­car­ga asis­ten­cial de nues­tros hos­pi­ta­les y a con­se­guir fre­nar de ma­ne­ra más efi­caz es­ta la­cra del si­glo XXI que es la DMAE. Sin em­bar­go, es­ta es so­lo una pe­que­ña vic­to­ria. Que­da mu­cho ca­mino pa­ra ga­nar la gue­rra a la DMAE.

En el re­cien­te con­gre­so de la Sociedad Es­pa­ño­la de Re­ti­na y Ví­treo se han pre­sen­ta­do los re­sul­ta­dos del es­tu­dio IN EYE, el más am­bi­cio­so pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­do en Es­pa­ña en es­ta en­fer­me­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.