La sa­lud, tu me­jor ta­len­to, ¿a qué es­pe­ras pa­ra desa­rro­llar­lo?

Si ana­li­za­mos nues­tro mo­de­lo sa­ni­ta­rio ac­tual es cla­ra­men­te evi­den­te que es un mo­de­lo ba­sa­do en pa­si­vos. Las per­so­nas en­tran en con­tac­to con él cuan­do ya pre­sen­tan un ma­les­tar, una dis­fun­ción o una en­fer­me­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN 40 - Dra. Lour­des To­más Mé­di­co de fa­mi­lia y di­rec­to­ra mé­di­co-cien­tí­fi­ca de la em­pre­sa Mé­di­co men­tor. Au­to­ra del li­bro ‘La sa­lud, tu me­jor ta­len­to’

Epa­ña es uno de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos del mun­do, con una ta­sa de defuncione­s su­pe­rior a la de na­ci­mien­tos, se­gún da­tos de 2015 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. Así, de­bi­do al cre­cien­te en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, uno de los ma­yo­res pro­ble­mas del sec­tor sa­ni­ta­rio ac­tual­men­te es el in­cre­men­to de los pa­cien­tes cró­ni­cos y plu­ri­pa­to­ló­gi­cos en un sis­te­ma sa­ni­ta­rio en el que la ma­yo­ría de los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria no pue­den de­di­car a sus pa­cien­tes más de sie­te mi­nu­tos.

Como con­se­cuen­cia de ello, un 51,9% de la po­bla­ción con­si­de­ra la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria po­co o na­da sa­tis­fac­to­ria y el 14,4% se con­si­de­ra insatisfec­ho con su es­ta­do de sa­lud, se­gún el úl­ti­mo Ba­ró­me­tro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) .

A es­te pro­ble­ma de in­sa­tis­fac­ción se le su­ma el “burn-out” de los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos y el ele­va­do cos­te sa­ni­ta­rio que su­po­ne un por­cen­ta­je al­to y cre­cien­te de pa­cien­tes cró­ni­cos y plu­ri­me­di­ca­dos. An­te es­ta si­tua­ción, como mé­di­co de fa­mi­lia, me plan­teo: “¿Qué pue­do ha­cer yo pa­ra me­jo­rar es­te sis­te­ma sa­ni­ta­rio?”

Si ana­li­za­mos nues­tro mo­de­lo sa­ni­ta­rio ac­tual es cla­ra­men­te evi­den­te que es un mo­de­lo ba­sa­do en pa­si­vos. Las per­so­nas en­tran en con­tac­to con él cuan­do ya pre­sen­tan un ma­les­tar, una dis­fun­ción o una en­fer­me­dad. El pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual es me­di­car al pa­cien­te y mu­chos de ellos, en­tran en ese gru­po de “en­fer­mos cró­ni­cos”, ce­rrán­do­se un círcu­lo vi­cio­so muy em­po­bre­ce­dor: el mé­di­co au­men­ta su car­ga de tra­ba­jo al te­ner que re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te a los pa­cien­tes cró­ni­cos ade­más de las de­man­das agu­das, el pa­cien­te se sien­te en­ca­de­na­do a una me­di­ca­ción de “por vi­da” y pen­san­do que na­da pue­de ha­cer pa­ra me­jo­rar, y el sis­te­ma sa­ni­ta­rio asu­me un nue­vo gas­to de lar­ga du­ra­ción en me­di­ca­ción, en personal y en prue­bas com­ple­men­ta­rias de con­trol.

¿Có­mo po­dría­mos rom­per es­te círcu­lo y re­con­du­cir­lo? Di­ri­gien­do nues­tra mi­ra­da, es­tu­dios y tra­ba­jo, no so­lo ha­cia la en­fer­me­dad, sino tam­bién ha­cia la sa­lud, lle­van­do a ca­bo ac­cio­nes pa­ra man­te­ner a las per­so­nas sa­nas evi­tan­do que

en­fer­men. El nue­vo mo­de­lo mé­di­co pa­sa por una trans­for­ma­ción de un mo­de­lo de pa­si­vos a un mo­de­lo de crea­ción de ac­ti­vos, don­de la per­so­na apren­de a desa­rro­llar la sa­lud como una nue­va com­pe­ten­cia in­ter­na.

La im­plan­ta­ción de un mo­de­lo de ac­ti­vos con­lle­va que el con­tac­to con el personal sa­ni­ta­rio no co­mien­ce con la apa­ri­ción de un pro­ble­ma, sino mu­cho an­tes, cuan­do la per­so­na sa­na acu­de al sis­te­ma sa­ni­ta­rio pa­ra ser acom­pa­ña­do en el de­sa­rro­llo de ha­bi­li­da­des, ca­pa­ci­da­des y ta­len­tos in­ter­nos que les em­po­de­ran con­vir­tién­do­se en ges­to­res de su pro­pia sa­lud y bie­nes­tar en el día a día.

Es­te mo­de­lo de ac­ti­vos es en­ri­que­ce­dor por dos mo­ti­vos, por un la­do, por au­men­tar la au­to­es­ti­ma, el po­der y la res­pon­sa­bi­li­dad de la per­so­na so­bre su sa­lud, y por otro la­do, por la la­bor tan im­por­tan­te de pro­mo­ción del bien-es­tar y de la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, que es­te cam­bio de ac­ti­tud pro­du­ce.

Sa­be­mos que hoy al­re­de­dor del 60% de las en­fer­me­da­des más pre­va­len­tes en la ac­tua­li­dad tie­nen un ori­gen epi­ge­né­ti­co, es de­cir, que son los es­ti­los de vi­da ac­tua­les los res­pon­sa­bles de ac­ti­var ge­nes de en­fer­me­dad. Ca­da vez hay más evi­den­cias cien­tí­fi­cas que re­fle­jan la re­la­ción del cán­cer, de la obe­si­dad o de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res con de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes ali­men­ta­rios, pe­ro tam­bién otras evi­den­cias ha­blan de su re­la­ción con un sue­ño de ma­la ca­li­dad o con la au­sen­cia de ejer­ci­cio fí­si­co.

¿Qué su­ce­de­rá si se ini­cian cam­pa­ñas de edu­ca­ción en sa­lud o se pro­mo­cio­nan es­cue­las de sa­lud en ca­da co­mu­ni­dad? ¿Cuán­to me­jo­ra­ría el ni­vel de sa­tis­fac­ción del usua­rio, la pre­sión asis­ten­cial o el gas­to en me­di­ca­men­tos o prue­bas diag­nós­ti­cas, si se im­plan­ta un mo­de­lo sa­ni­ta­rio ba­sa­do en crear ac­ti­vos en las per­so­nas a tra­vés de pro­gra­mas de edu­ca­ción en sa­lud y pro­mo­ción del bie­nes­tar?

Es­te cam­bio pre­ci­sa que las per­so­nas, los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y la ins­ti­tu­ción sa­ni­ta­ria nos sen­si­bi­li­ce­mos y to­me­mos cons­cien­cia de lo im­por­tan­te que es que ca­da una de las par­tes asu­ma una ac­ti­tud pro-ac­ti­va en es­te ca­mino ha­cia una sociedad más sa­lu­da­ble.

Co­no­cer como fun­cio­nar el cuer­po hu­mano des­de una vi­sión in­te­gra­ti­va, la im­por­tan­cia de la ali­men­ta­ción cons­cien­te - ya que somos aque­llo que co­me­mos-, apren­der a re­la­jar­nos o a con­se­guir un sue­ño de ca­li­dad, dar­nos cuen­ta que mo­ver­nos y ha­cer­te de­por­te a dia­rio no es una op­ción sino una ne­ce­si­dad o im­plan­tar pau­tas de ges­tión de las emo­cio­nes y del es­trés, son al­gu­nas de las cla­ves pa­ra desa­rro­llar la sa­lud como un nue­vo ta­len­to.

En es­ta la­bor ti­tá­ni­ca de re­vo­lu­cio­nar el sis­te­ma sa­ni­ta­rio ac­tual ne­ce­si­ta­mos ayu­da; la ad­mi­nis­tra­ción de­be­rá cum­plir su parte y las per­so­nas tam­bién. Aban­do­ne­mos la pa­si­vi­dad fren­te a nues­tra sa­lud y con­vir­tá­mo­nos en au­tén­ti­cos pro­mo­to­res y ges­to­res de nues­tra sa­lud en el día a día. Re­cuer­da, una nue­va sa­lud es­tá en tus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.