AL­FRE­DO CA­RRA­TO

Je­fe del Ser­vi­cio de On­co­lo­gía Mé­di­ca del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal de Madrid

El Economista - Sanidad - - ENTREVISTA - AL­BER­TO VIGARIO

El doc­tor Al­fre­do Ca­rra­to es el je­fe del Ser­vi­cio de On­co­lo­gía Mé­di­ca del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal de Madrid y di­rec­tor cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Ra­món y Ca­jal de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria. Ade­más, si­gue im­par­tien­do cla­se a los fu­tu­ros mé­di­cos como Ca­te­drá­ti­co de On­co­lo­gía Mé­di­ca en la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá. Ca­da año reúne en Madrid a las fi­gu­ras más re­le­van­tes de la On­co­lo­gía es­pa­ño­la pa­ra dar a co­no­cer los úl­ti­mos avan­ces en la pre­ven­ción, diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to del cán­cer. Un buen mo­men­to pa­ra re­pa­sar el pre­sen­te y el fu­tu­ro de los tra­ta­mien­tos del cán­cer, el que si­gue sien­do el ma­yor re­to aún de la me­di­ci­na. ¿El tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do pa­ra ca­da pa­cien­te de cán­cer es ya una reali­dad? Aún no es una reali­dad en to­dos los pa­cien­tes. Es­ta­mos yen­do ha­cia ello y pro­gre­san­do, pe­ro nos que­da to­da­vía mu­cho te­rreno. El tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do es un ob­je­ti­vo, pe­ro dis­ta de ser una reali­dad en to­dos los tu­mo­res. Don­de te­ne­mos ya bio­mar­ca­do­res sí po­de­mos po­ner aho­ra mis­mo un tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do con éxi­to pa­ra la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad y pa­ra el pa­cien­te que tie­ne más po­si­bi­li­dad de cu­ra­ción. Se es­tá in­vir­tien­do en in­ves­ti­ga­ción pa­ra te­ner ca­da vez más bio­mar­ca­do­res que nos in­di­can qué po­bla­ción es más sen­si­ble a ese ti­po de fár­ma­co o si es una po­bla­ción es­pe­cial­men­te pro­pen­sa a un tu­mor y hay que ha­cer un pro­gra­ma de diag­nós­ti­co pre­coz. To­do es­to nos ayu­da a diag­nos­ti­car an­tes y a tra­tar me­jor a nues­tros pa­cien­tes. ¿Es cier­to que la qui­mio­te­ra­pia ca­da vez se usa me­nos? La qui­mio­te­ra­pia es una he­rra­mien­ta que ha si­do co­lum­na ver­te­bral de los tra­ta­mien­tos del on­có­lo­go mé­di­co, pe­ro es un es­co­pe­ta­zo que ac­túa en to­das las cé­lu­las que es­tán al­re­de­dor de las cé­lu­las del tu­mor y eso im­pli­ca una se­rie de efec­tos se­cun­da­rios pa­ra las cé­lu­las nor­ma­les. Así es que la qui­mio­te­ra­pia lo que es­tá su­frien­do es una trans­for­ma­ción. La na­no­tec­no­lo­gía se es­tá in­cor­po­ran­do al ar­se­nal te­ra­péu­ti­co y ya po­de­mos

“La qui­mio­te­ra­pia ha cam­bia­do gra­cias a la tec­no­lo­gía” “El pre­sen­te ya pa­sa por la in­mu­no­te­ra­pia en On­co­lo­gía” “Es­pa­ña ne­ce­si­ta una ley de me­ce­naz­go pa­ra dar el sal­to de­fi­ni­ti­vo en la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer”

“La épo­ca es muy bue­na, de­be­mos adop­tar” “Es­pa­ña es un país de re­fe­ren­cia pa­ra EE van a lle­gar muy bue­nos fár­ma­cos” “Hay fór­mu­las de pa­go por re­sul­ta­dos que los en­sa­yos de fár­ma­cos”

en­cap­su­lar qui­mio­te­ra­pia y te­ner una me­jor pe­ne­tra­ción en el tu­mor y una ma­yor efi­ca­cia. Es­ta­mos ob­te­nien­do me­jo­res re­sul­ta­dos con es­tos nue­vos fár­ma­cos de­ri­va­dos de los an­ti­guos gra­cias a es­ta nue­va tec­no­lo­gía. ¿La in­mu­noon­co­lo­gía es aho­ra el fu­tu­ro de los tra­ta­mien­tos? Es una he­rra­mien­ta que siem­pre he­mos que­ri­do uti­li­zar des­de ha­ce dé­ca­da. Po­der te­ner va­cu­nas de cé­lu­las tu­mo­ra­les y sa­car los lin­fo­ci­tos que es­tán al­re­de­dor del tu­mor in­fil­tran­do y lu­chan­do con­tra el tu­mor y que se cul­ti­va­ban y se trans­for­ma­ban en cé­lu­las que se re­in­ser­ta­ban, pe­ro no ha­bía­mos con­se­gui­do un éxi­to de re­le­van­cia. Y aho­ra sí. En los úl­ti­mos años se ha po­di­do iden­ti­fi­car có­mo el tu­mor neu­tra­li­za­ba a nues­tro sis­te­ma in­mu­ne. El tu­mor, que es muy lis­to y sale del pro­pio or­ga­nis­mo, ela­bo­ra unas sus­tan­cias que ha­cen que el sis­te­ma in­mu­ne no re­co­noz­ca el tu­mor y pa­se des­aper­ci­bi­do del ata­que que le co­rres­pon­de­ría como al­go ex­tra­ño al or­ga­nis­mo. Es­to ha­ce que esas mo­lé­cu­las se­gre­ga­das del pro­pio tu­mor se alíen con él y fa­ci­li­ten la me­tás­ta­sis. Y la in­mu­noon­co­lo­gía ha con­se­gui­do que los lin­fo­ci­tos que tie­nen que ata­car el tu­mor lo ata­quen. ¿Qué ha con­se­gui­do es­ta in­mu­no­te­ra­pia pa­ra los tu­mo­res? Pues por ejem­plo que en un tu­mor tan mor­tal como el cán­cer de pul­món que se uti­li­za la qui­mio­te­ra­pia o fár­ma­cos bio­ló­gi­cos, lle­ga un mo­men­to que se pro­du­cen re­sis­ten­cias y ya no hay al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas. Aho­ra pue­des pa­sar a usar es­ta in­mu­no­te­ra­pia y des­pués de ver có­mo aler­ta de nue­vo al sis­te­ma tu­mo­ral, es­tas per­so­nas tie­nen de nue­vo un re­cur­so más y un 30 por cien­to con­si­gue re­du­cir el tu­mor du­ran­te años. Y re­sul­ta que pue­des tra­tar un año o dos años con in­mu­no­te­ra­pia y lue­go re­ti­rar­la y el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co si­gue ata­can­do y la en­fer­me­dad es­tá con­te­ni­da. Son to­da­vía los pri­me­ros pa­sos que es­ta­mos dando y hay que se­guir in­ves­ti­gan­do mu­cho, pe­ro el ca­mino ya es­tá ahí. ¿En qué ti­pos de tu­mo­res ya se uti­li­za es­te ti­po de tra­ta­mien­tos? En me­la­no­ma, en cán­cer de pul­món, de ri­ñón y de ve­ji­ga y ca­da vez es­tán apa­re­cien­do más fár­ma­cos. Es un ti­po de tra­ta­mien­to trans­ver­sal que afec­ta a una parte de to­dos los tu­mo­res, no a to­dos los tu­mo­res. Hay que re­sal­tar que no es una va­cu­na, es un fár­ma­co que in­hi­be la ca­pa­ci­dad de ex­pan­dir­se del tu­mor. ¿Lle­ga­rán pron­to más avan­ces en in­mu­noon­co­lo­gía? Es­tá lle­gan­do mu­chí­si­mo. Se pre­vé un alu­vión de mo­lé­cu­las en los pró­xi­mos cin­co años de fár­ma­cos que de­mues­tren su efi­ca­cia en el con­trol de la en­fer­me­dad. Ve­nía­mos de una épo­ca mu­cho más pa­ra­da en in­mu­no­te­ra­pia, muy ines­pe­cí­fi­ca, y aho­ra ya es­ta­mos en la fa­se de po­der evi­tar la evo­lu­ción de los tu­mo­res. Ha­brá que es­tu­diar mu­cho más el sis­te­ma in­mu­ne de nues­tros pa­cien­tes, pe­ro la in­mu­no­te­ra­pia a la car­ta se­rá una reali­dad. ¿Es­ta­mos en una bue­na épo­ca en la lle­ga­da de nue­vos tra­ta­mien­tos en on­co­lo­gía? Es­ta­mos en una muy bue­na eta­pa en nue­vos tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos. En bio­ló­gi­cos tam­bién es­ta­mos re­ci­bien­do muy bue­nas no­ti­cias, con nue­vos fár­ma­cos en aque­llos tu­mo­res que no res­pon­den a in­mu­no­te­ra­pia, que son dos ter­cios to­da­vía. En se­gun­da lí­nea hay ya nue­vos fár­ma­cos pa­ra es­tos tu­mo­res. Es­ta­mos en una bue­na épo­ca y es tam­bién un re­to tre­men­do. Por­que un tu­mor des­pués va­rias lí­neas de tra­ta­mien­to ya efec­tua­das cam­bia mu­cho y ya no es el mis­mo tu­mor. Y no po­de­mos ha­cer biop­sias ca­da vez. Aho­ra es­ta­mos ha­cien­do la biop­sia lí­qui­da que es ca­paz de ha­cer un aná­li­sis cualitativ­o y ver sus al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas con una sim­ple ex­trac­ción de san­gre. ¿Y ten­drán los sis­te­mas sa­ni­ta­rios re­cur­sos pa­ra adop­tar es­ta in­no­va­ción? Ten­drán que te­ner­los. Es cier­to que to­do es mu­cho más com­ple­jo y más ca­ro y el pro­ble­ma es como ha­cer es­to sos­te­ni­ble. Aho­ra hay fór­mu­las de pa­go por re­sul­ta­dos o ries­go com­par­ti­do y es im­por­tan­te es­tar abierto a es­tos mo­de­los por­que be­ne­fi­cia a to­do el co­lec­ti­vo: pa­cien­tes, sis­te­ma pú­bli­co e in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca. Te­ne­mos que lle­gar a esa fórmula de en­ten­te cor­dial pa­ra pa­gar lo que sea pre­ci­so pa­ra que la in­dus­tria pue­da invertir en nue­vos pro­yec­tos y cu­bra el cos­te del fár­ma­co y a la vez la in­dus­tria de­be te­ner en cuen­ta la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma. Esas fór­mu­las de pa­go por re­sul­ta­dos o ries­go com­par­ti­do son ya una reali­dad en mu­chas co­mu­ni­da­des. Tam­bién te­ne­mos aho­ra la lle­ga­da de los bio­si­mi­la­res que de­ben ge­ne­rar aho­rros. Aun así es di­fí­cil no sal­tar­se el pre­su­pues­to... So­bre to­do te­ne­mos que sa­ber cal­cu­lar lo que con­se­gui­mos cuan­do es­ta­mos tra­tan­do a la gen­te y cro­ni­fi­can­do sus en­fer­me­da­des. El

EE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.