RIES­GOS SA­NI­TA­RIOS EN EL TRA­BA­JA­DOR DEL CAM­PO

Las ca­rac­te­rís­ti­cas de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor agra­rio son es­pe­cia­les y la vi­gi­lan­cia de su sa­lud de­be con­ver­tir­se en una prio­ri­dad

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Madrid)

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y au­sen­cia de llu­vias han ca­rac­te­ri­za­do a un mes de abril atí­pi­co, que pro­vo­ca la preo­cu­pa­ción de los agri­cul­to­res es­pa­ño­les en re­la­ción a la co­se­cha de ce­rea­les. El cam­bio cli­má­ti­co mo­ti­va que el pre­cio de los tri­gos na­cio­na­les suba y pue­de com­pro­me­ter las es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), que si­túa la pro­duc­ción mun­dial de ce­rea­les pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña 2017-18 en 2.596,8 mi­llo­nes de to­ne­la­das, in­clui­do el arroz. Los da­tos ocu­pa­rán la sec­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de mu­chas pu­bli­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, la Sa­lud La­bo­ral de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor ra­ra­men­te es da­da a co­no­cer. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de los tra­ba­ja­do­res agra­rios son es­pe­cia­les y han de ser te­ni­das en cuen­ta.

La ma­yor parte de los ti­tu­la­res de las ex­plo­ta­cio­nes agra­rias son agri­cul­to­res au­tó­no­mos o del ré­gi­men especial agra­rio que com­pa­gi­nan las ta­reas de ges­tión con la rea­li­za­ción de los cui­da­dos del cul­ti­vo, o con la ga­na­de­ría en al­gu­na de sus mo­da­li­da­des. Las jor­na­das de tra­ba­jo no sue­len ajus­tar­se a un ho­ra­rio es­tric­to. Así, el es­trés fí­si­co y emo­cio­nal son ele­va­dos y pue­den re­per­cu­tir ne­ga­ti­va­men­te en el or­ga­nis­mo a mo­do de an­sie­dad, mi­gra­ñas o hi­per­ten­sión ar­te­rial.

Pa­to­lo­gías del apa­ra­to lo­co­mo­tor

Los es­fuer­zos, mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos y la car­ga fí­si­ca son ha­bi­tua­les en cual­quier jor­na­da de tra­ba­jo en es­te sec­tor. Las le­sio­nes más aso­cia­das acon­te­cen en ten­do­nes, múscu­los y es­truc­tu­ras ner­vio­sas de los miem­bros su­pe­rio­res, así como le­sio­nes ar­ti­cu­la­res en miem­bros in­fe­rio­res y co­lum­na ver­te­bral. De he­cho, la pri­me­ra cau­sa de ba­ja la­bo­ral en es­tos tra­ba­ja­do­res co­rres­pon­de a pa­to­lo­gías del apa­ra­to lo­co­mo­tor, de las que las lum­bal­gias, su­po­nen el por­cen­ta­je más ele­va­do. La ex­po­si­ción a al­tas vi­bra­cio­nes con­tri­bu­ye a la pre­va­len­cia de los tras­tor­nos muscu­lo-es­que­lé­ti­cos. Se de­be pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res uti­li­zan­do asien­tos con sus­pen­sión me­cá­ni­ca o neu­má­ti­ca, ca­bi­nas flo­tan­tes o ais­la­das y sus­pen­sión en las rue­das. El in­te­rior de las ca­bi­nas ha de en­con­trar­se in­so­no­ri­za­do pa­ra evi­tar ni­ve­les de ruido ele­va­dos que pue­dan ori­gi­nar pér­di­das au­di­ti­vas.

Son per­so­nas que desem­pe­ñan sus la­bo­res en con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ad­ver­sas de­ri­va­das del tra­ba­jo en in­tem­pe­rie. La ex­po­si­ción a ra­dia­cio­nes so­la­res, sin pro­tec­ción ade­cua­da,

con­tri­bu­ye a una ma­yor in­ci­den­cia de le­sio­nes cu­tá­neas como car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar, epi­der­moi­de y me­la­no­ma. Se re­co­mien­da el uso de fo­to­pro­tec­to­res, apli­ca­dos me­dia ho­ra an­tes de co­men­zar la jor­na­da la­bo­ral al ai­re li­bre y re­pe­tir las apli­ca­cio­nes ca­da dos horas, así como usar go­rras y pren­das de pro­tec­ción. Las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras pue­den pro­vo­car fal­ta de des­tre­za ma­nual por va­so­cons­tric­ción y pue­den agra­var pro­ble­mas car­día­cos y de las vías res­pi­ra­to­rias.

Ex­po­si­ción a fer­ti­li­zan­tes

La ex­po­si­ción a pro­duc­tos quí­mi­cos es ha­bi­tual, sien­do los fi­to­sa­ni­ta­rios, los bio­ci­das pa­ra de­sin­fec­ción, y los fer­ti­li­zan­tes, los más im­por­tan­tes. To­dos es­tos pro­duc­tos es­tán am­plia­men­te re­gu­la­dos en to­dos los Es­ta­dos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea. Las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra su con­trol se en­cuen­tran, des­de el al­ma­ce­na­mien­to has­ta las apli­ca­cio­nes, así como en los pla­zos de se­gu­ri­dad pa­ra re­co­ger las co­se­chas, y de re­in­gre­so en los cam­pos.

El con­tac­to con agen­tes bio­ló­gi­cos pue­de pro­vo­car in­fec­cio­nes por bac­te­rias, hon­gos y vi­rus. Bru­ce­lo­sis, Car­bun­co, His­to­plas­mo­sis, Té­ta­nos o He­pa­ti­tis A son al­gu­nas de ellas. Su in­ci­den­cia ha dis­mi­nui­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos años, de­bi­do a las cam­pa­ñas de sa­nea­mien­to ga­na­de­ro. Pue­den pro­du­cir­se alergias o cua­dros de sen­si­bi­li­za­ción a mi­co­to­xi­nas y otros alér­ge­nos de ori­gen mi­cro­biano. Al­gu­nas sus­tan­cias se­cre­ta­das por hon­gos de los gé­ne­ros As­per­gi­llus, Fu­sa­rium y Pe­ni­ci­llium se han re­la­cio­na­do con efec­to can­ce­rí­geno. Sin em­bar­go, no exis­te aún evi­den­cia cien­tí­fi­ca que acre­di­te sus efec­tos en el ser hu­mano.

Pue­de pro­du­cir­se in­to­xi­ca­ción por pu­ri­nes o re­si­duos de ori­gen or­gá­ni­co con ca­pa­ci­dad de fer­men­tar como aguas re­si­dua­les y res­tos de ve­ge­ta­les, co­se­chas, se­mi­llas o con­cen­tra­cio­nes de ex­cre­men­tos. Los re­cin­tos con­fi­na­dos pa­ra su de­pó­si­to, su­po­nen ries­go de in­to­xi­ca­ción por in­ha­la­ción de ga­ses no­ci­vos y tó­xi­cos e in­clu­so as­fi­xia por fal­ta de oxí­geno. En es­tas zo­nas au­men­ta el ries­go de que­ma­du­ras por in­cen­dios y ex­plo­sio­nes de­ri­va­dos de la pre­sen­cia de ga­ses in­fla­ma­bles. La lo­ca­li­za­ción de cual­quier es­pa­cio con­fi­na­do re­quie­re de un ri­gu­ro­so es­tu­dio pre­vio en ca­li­dad at­mos­fé­ri­ca y ven­ti­la­ción.

El uso con­ti­nua­do de ma­qui­na­ria agrí­co­la con­lle­va, tam­bién, im­por­tan­tes ries­gos en sa­lud. El vuel­co de un tractor es el ac­ci­den­te más fre­cuen­te du­ran­te su ma­ni­pu­la­ción y pue­de pro­vo­car el atra­pa­mien­to del conductor. To­dos los trac­to­res de­ben por­tar una es­truc­tu­ra an­ti­vuel­co y es obli­ga­to­rio el uso de cin­tu­rón de se­gu­ri­dad. Se ha de pro­te­ger ade­cua­da­men­te to­do el eje de trans­mi­sión de la to­ma de fuer­za. Du­ran­te la con­duc­ción se evi­ta­rá el uso de ro­pa an­cha y hol­ga­da, así como ac­ce­so­rios que cuel­guen como gar­gan­ti­llas o cor­do­nes que pue­dan fa­vo­re­cer el atra­pa­mien­to si se in­ter­vie­ne en los pun­tos en mo­vi­mien­to como ven­ti­la­do­res o se­ga­do­ras de hier­ba. Los pro­tec­to­res de­ben im­pe­dir tam­bién la pro­yec­ción de ob­je­tos y par­tí­cu­las que pue­den ori­gi­nar­se en las des­bro­za­do­ras y pi­ca­do­ras.

La vi­gi­lan­cia de la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor agra­rio de­be con­ver­tir­se en una prio­ri­dad. Los exámenes de sa­lud han de di­se­ñar­se en fun­ción de los ries­gos es­pe­cí­fi­cos de ca­da pues­to de tra­ba­jo y de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da em­plea­do. El pro­fe­sio­nal mé­di­co en Sa­lud La­bo­ral se­rá quien de­ter­mi­ne los cri­te­rios pa­ra po­der in­cluir au­dio­me­trías, es­pi­ro­me­trías o prue­bas neu­ro­ló­gi­cas es­pe­cí­fi­cas.

Di­cen que el cam­po es pro­pie­dad de quie­nes lo tra­ba­jan, pe­ro cui­dar de ellos es res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da de to­dos.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.