Los mé­di­cos tie­nen ra­zón, pe­ro los pa­gos de­ben te­ner nom­bre y ape­lli­dos

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Los mé­di­cos te­nían ra­zón en su reivin­di­ca­ción de las úl­ti­mas se­ma­nas por su li­ti­gio con Ha­cien­da. Así lo de­mos­tra­ba el he­cho de que to­do el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, des­de la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos has­ta los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos, han apo­ya­do des­de el prin­ci­pio la pos­tu­ra de los pro­fe­sio­na­les. Has­ta aho­ra, las trans­fe­ren­cias de los la­bo­ra­to­rios por gas­tos co­rrien­tes no tri­bu­ta­ban por tra­tar­se de una for­ma­ción ne­ce­sa­ria para el desem­pe­ño de la pro­fe­sión. Gra­var­las en to­dos los ca­sos, su­po­nien­do que en to­dos ellos res­pon­den a fi­nes dis­tin­tos a los di­dác­ti­cos, im­pli­ca­ba que Ha­cien­da lle­ga de­ma­sia­do le­jos, y de­bía ma­ti­zar el al­can­ce de la me­di­da. La in­ten­ción de Ha­cien­da de tra­tar co­mo pa­go en es­pe­cie la asis­ten­cia a con­gre­sos mé­di­cos te­nía ade­más gra­ves con­se­cuen­cias para to­do el sis­te­ma sa­ni­ta­rio: los mé­di­cos ya ha­bían anun­cia­do que de­ja­rían de acu­dir a es­tos ac­tos por su cos­te fis­cal.

Efec­ti­va­men­te, gra­cias a las ges­tio­nes en la som­bra de Far­main­dus­tria -y no a las ame­na­zas de huel­ga de al­gún sin­di­ca­to mé­di­co- Ha­cien­da rec­ti­fi­có y anun­ció que re­vi­sa­rá el re­gla­men­to del IRPF para ex­cluir co­mo pa­go en es­pe­cie el di­ne­ro que los la­bo­ra­to­rios en­tre­gan a los mé­di­cos para que acu­dan a los con­gre­sos. Pa­rar es­ta me­di­da es un pa­so en la bue­na di­rec­ción. Gra­var por prin­ci­pio la asis­ten­cia a los con­gre­sos, su­po­nien­do que nin­guno de ellos ten­ga fi­na­li­dad di­dác­ti­ca, era lle­gar de­ma­sia­do le­jos. Con to­do, sí que es acon­se­ja­ble que se exi­jan unos re­qui­si­tos mí­ni­mos a es­te ti­po de reunio­nes, ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar que su fi­na­li­dad no es me­ra­men­te pro­mo­cio­nal.

Pa­sa­da es­ta ma­re­ja­da fis­cal, el asun­to de la trans­pa­ren­cia en los pa­gos a pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios si­gue es­tan­do en el te­ja­do de los pro­pios mé­di­cos. Es­tos, se­gún las de­cla­ra­cio­nes he­chas de nue­vo es­tos días, si­guen es­tan­do en con­tra de que es­tos gas­tos ven­gan re­co­gi­dos ca­da año con nom­bre y ape­lli­dos. Des­de la fe­de­ra­ción Fac­me se pi­de in­clu­so una mo­ra­to­ria a Far­main­dus­tria para que apla­ce su ho­ja de ru­ta y los la­bo­ra­to­rios no pu­bli­quen aún es­tos da­tos con nom­bre y ape­lli­dos, al­go que se han com­pro­me­ti­do a ha­cer en ju­nio de 2018. Se­ría un error de to­do el sec­tor. Los mé­di­cos ya han podido com­pro­bar es­tos días que la opi­nión pú­bli­ca no tie­ne des­de lue­go una bue­na opi­nión so­bre su asis­ten­cia a es­tos con­gre­sos. Po­ner aho­ra tra­bas a un plan de trans­pa­ren­cia se­ría ti­rar pie­dras so­bre su te­ja­do.

Los pro­fe­sio­na­les han com­pro­ba­do que la opi­nión pú­bli­ca no tie­ne una bue­na opi­nión so­bre su asis­ten­cia a con­gre­sos. Opo­ner­se a un plan de ma­yor trans­pa­ren­cia se les vol­ve­ría en con­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.