Edu­car en dia­be­tes, una me­ta ne­ce­sa­ria

Bus­ca­mos dar los ma­te­ria­les, el apo­yo psi­co­pe­da­gó­gi­co y las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias para que los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2 se adap­ten con na­tu­ra­li­dad y con­fian­za al nue­vo diag­nós­ti­co o a la evo­lu­ción de su en­fer­me­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Te­re­sa Mi­llán Di­rec­to­ra de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Lilly

La au­to­no­mia, mo­ti­va­cion e im­pli­ca­cion de los pa­cien­tes en el ma­ne­jo de su dia­be­tes ti­po 2 son as­pec­tos fun­da­men­ta­les para lo­grar el con­trol de una en­fer­me­dad que re­quie­re cam­bios de es­ti­lo de vi­da. Re­du­cir el im­pac­to de es­ta en­fer­me­dad en el lar­go pla­zo se tra­du­ce en la in­cor­po­ra­ción de nue­vos há­bi­tos a las ru­ti­nas dia­rias. Sin em­bar­go, es­tos cam­bios de con­duc­ta son real­men­te com­pli­ca­dos de in­tro­du­cir en cos­tum­bres ya muy asen­ta­das.

Lo gra­ve de es­te asun­to es que has­ta el 80 por cien­to de los ca­sos po­dría pre­ve­nir­se me­dian­te la adop­ción de unos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles y, sin em­bar­go, hay más de 3 mi­llo­nes de es­pa­ño­les con dia­be­tes ti­po 2 a los que se su­man otros 2 mi­llo­nes de es­pa­ño­les que se es­ti­ma tie­nen dia­be­tes y no es­tán diag­nos­ti­ca­dos. Es­tas ci­fras ele­va­das -y es­to es lo real­men­te preo­cu­pan­te- van en au­men­to.

An­te es­te es­ce­na­rio, es ne­ce­sa­rio vol­car­se en el desa­rro­llo de pro­gra­mas edu­ca­ti­vos in­no­va­do­res que ayu­den a la pre­ven­ción en per­so­nas con fac­to­res de ries­go y brin­den el su­fi­cien­te apo­yo a quie­nes ya es­tán diag­nos­ti­ca­das para que apren­dan a ges­tio­nar­la me­jor. Des­de es­te con­ven­ci­mien­to, Lilly im­pul­sa di­fe­ren­tes ini­cia­ti­vas orien­ta­das a in­for­mar, edu­car y con­cien­ciar a to­dos los im­pli­ca­dos en el ma­ne­jo de la dia­be­tes, ya sean a to­dos los ciu­da­da­nos, es­pe­cí­fi­ca­men­te a los pa­cien­tes o a la plu­ra­li­dad de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios in­vo­lu­cra­dos en su aten­ción co­mo mé­di­cos de Aten­ción Pri­ma­ria, en­do­cri­nó­lo­gos, in­ter­nis­tas, edu­ca­do­res en dia­be­tes, e in­clu­so los mé­di­cos re­si­den­tes.

En­tre los te­mas mas de­man­da­dos por los sa­ni­ta­rios des­ta­can los cen­tra­dos en la die­ta y la ac­ti­vi­dad fi­si­ca, ade­mas de otros co­mo ma­ne­jo de las hi­po­glu­ce­mias, más in­for­ma­ción so­bre los tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles, los as­pec­tos emo­cio­na­les, las co­mor­bi­li­da­des de la dia­be­tes o la pla­ni­fi­ca­cion de via­jes y va­ca­cio­nes.

El tra­ba­jo en Aten­ción Pri­ma­ria re­sul­ta crí­ti­co. En es­te sen­ti­do, un pro­gra­ma pio­ne­ro desa­rro­lla­do en Can­ta­bria -EPIDD- ha de­mos­tra­do có­mo con una in­ter­ven­ción for­ma­ti­va ajus­ta­da a las ne­ce­si­da­des de los pro­fe­sio­na­les, la aten­ción fi­nal que se pres­ta a los pa­cien­tes va­ría fa­vo­ra­ble­men­te.

Con to­da es­ta in­for­ma­ción en men­te, y en co­la­bo­ra­ción con di­fe­ren­tes agen­tes sa­ni­ta­rios, en los cen­tros de sa­lud es­pa­ño­les, se im­ple­men­ta el pro­gra­ma de edu­ca­ción dia­be­to­ló­gi­ca in­te­gral Por fin es jue­ves des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da. De es­ta for­ma, el equi­po for­ma­do en­tre mé­di­cos de

Aten­ción Pri­ma­ria y las edu­ca­do­ras en dia­be­tes han dis­pues­to de he­rra­mien­tas para pro­fun­di­zar en los cam­bios de há­bi­tos ne­ce­sa­rios para lle­var a ca­bo una vi­da sa­lu­da­ble. Con es­ta ini­cia­ti­va, bus­ca­mos pro­por­cio­nar los ma­te­ria­les, el apo­yo psi­co­pe­da­go­gi­co y las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias para que los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2 se adap­ten con na­tu­ra­li­dad y con­fian­za al nue­vo diag­nos­ti­co o a la evo­lu­cion de su en­fer­me­dad. Du­ran­te se­sio­nes prác­ti­cas, los es­pe­cia­lis­tas pro­fun­di­zan en los re­cur­sos fa­ci­li­ta­dos.

Al igual que Por fin es Jue­ves se im­ple­men­ta en cen­tros de sa­lud de Aten­ción Pri­ma­ria he­mos desa­rro­lla­do otro pro­gra­ma - Ma­pas de Con­ver­sa­cio­nes- para fa­ci­li­tar la edu­ca­ción gru­pal en los cen­tros hos­pi­ta­la­rios.

Es­tá de­mos­tra­do que un pa­cien­te in­for­ma­do y ac­ti­vo es más au­tó­no­mo y con­si­gue un me­jor con­trol de su en­fer­me­dad. Y es­to lo sa­ben en las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, que han pues­to gran­des em­pe­ños en el desa­rro­llo de Es­cue­las de Pa­cien­tes pre­ci­sa­men­te para me­jo­rar la Sa­lud Pú­bli­ca y el ma­ne­jo por par­te de los ciu­da­da­nos de en­fer­me­da­des crónicas. En el ca­so de la dia­be­tes, jun­to con la cro­ni­ci­dad, con­flu­ye la po­si­bi­li­dad de evi­tar es­ta en­fer­me­dad en un am­plio por­cen­ta­je de pa­cien­tes me­dian­te los há­bi­tos de vi­da. Por tan­to, las es­tra­te­gias en­ca­mi­na­das a fa­vo­re­cer es­te au­to­cui­da­do de­ben te­ner en cuen­ta los di­fe­ren­tes mo­men­tos crí­ti­cos que se atra­vie­san des­de el mo­men­to del diag­nós­ti­co.

Otro as­pec­to im­por­tan­te de los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos es que se de­ben adap­tar a ca­da mo­men­to de la en­fer­me­dad y a la edad del pa­cien­te, e in­cluir el en­torno fa­mi­liar cer­cano. Es­te úl­ti­mo es un apo­yo fun­da­men­tal, es­pe­cial­men­te, du­ran­te la in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Do­tar a las fa­mi­lias del co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio para con­tro­lar la dia­be­tes re­cién diag­nos­ti­ca­da de sus hi­jos, per­mi­tir­les que se fa­mi­lia­ri­cen con los nue­vos tra­ta­mien­tos, o fa­ci­li­tar­les las he­rra­mien­tas bá­si­cas para es­te se­gui­mien­to en sus ca­sas, con­for­man otro de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de los pro­gra­mas de apo­yo de Lilly.

Al con­tra­rio de lo que ocu­rre con la dia­be­tes ti­po 2, la dia­be­tes in­fan­to-ju­ve­nil no se pue­de pre­ve­nir a día de hoy con mo­di­fi­ca­cio­nes de los há­bi­tos de vi­da. Para ayu­dar a los ni­ños más pe­que­ños a asu­mir la nor­ma­li­dad de su si­tua­ción, Lilly ha lle­ga­do a un acuer­do con Dis­ney para la crea­ción de un per­so­na­je con dia­be­tes que for­ma par­te de la pan­di­lla de Mic­key y que prac­ti­ca un mag­ní­fi­co con­trol de su dia­be­tes. Es­te pri­mer per­so­na­je Dis­ney con dia­be­tes, la mo­ni­ta Co­co, pro­ta­go­ni­za los cuen­tos Co­co y Goofy en el cum­plea­ños de

Goofy o Co­co vuel­ve al co­le y ya apa­re­ce en los di­bu­jos ani­ma­dos en te­le­vi­sión. En es­ta lí­nea, se ha desa­rro­lla­do du­ran­te cin­co años con­se­cu­ti­vos un tor­neo de fútbol - Dia­be­tes

Cup- para ni­ños con dia­be­tes de 8-12 años, que les per­mi­te nor­ma­li­zar su si­tua­ción en un en­torno de ocio, al tiem­po que pro­fun­di­zan en el au­to­con­trol de su dia­be­tes de la mano de edu­ca­do­ras en dia­be­tes.

Ade­más de los pro­yec­tos edu­ca­ti­vos para ni­ños, des­de Lilly se ha crea­do el Có­di­go Ur­bano, que in­clu­ye ma­te­ria­les ela­bo­ra­dos por el Ro­yal Co­lle­ge of Nur­sing, Chil­dren and Young Peo­ple Dia­be­tes Com­mu­nity del Reino Uni­do y que pres­ta aten­ción a la reali­dad de los jó­ve­nes de la so­cie­dad ac­tual. Así, in­clu­ye in­for­ma­ción so­bre ali­men­ta­ción, bie­nes­tar, se­xo, al­cohol, via­jes o ta­tua­jes, en­tre otros con­te­ni­dos de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.