LOS MÉ­DI­COS GA­NAN LA BA­TA­LLA A HA­CIEN­DA POR LOS CON­GRE­SOS

Los sin­di­ca­tos ame­na­za­ron con ir a la huel­ga si los gas­tos de los via­jes pa­sa­ban a ser pa­gos en es­pe­cie

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - JUAN MAR­QUÉS

Los mé­di­cos es­pa­ño­les es­tán “in­dig­na­dos” con el res­pon­sa­ble de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, y se sien­ten “per­se­gui­dos” por las úl­ti­mas de­ci­sio­nes de es­te de­par­ta­men­to. El sin­di­ca­to mé­di­co ma­yo­ri­ta­rio CESM ya ha pe­di­do una reunión ur­gen­te con el mi­nis­tro para ha­blar so­bre tem­po­ra­li­dad y fi­nan­cia­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. Y so­lo el com­pro­mi­so ex­pre­sa­do por el mi­nis­tro el pa­sa­do lu­nes an­te el pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, Se­ra­fín Ro­me­ro, de mo­di­fi­car el ar­tícu­lo 44 del Re­gla­men­to del IRPF para que los cur­sos de for­ma­ción sanitaria no tri­bu­ten co­mo ren­di­mien­to del tra­ba­jo en es­pe­cie, tal y co­mo obli­ga el úl­ti­mo dic­ta­men de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, ha per­mi­ti­do atem­pe­rar los áni­mos de un co­lec­ti­vo de cer­ca de 250.000 pro­fe­sio­na­les que ha­bía ame­na­za­do in­clu­so con una huel­ga.

Y es que tan­to el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do para 2017 co­mo el in­for­me de Tri­bu­tos su­po­nen un ro­to en el bol­si­llo de los mé­di­cos. Las cuen­tas pro­yec­ta­das por el Go­bierno no per­mi­ti­rán re­cu­pe­rar el sa­la­rio per­di­do du­ran­te los años de la cri­sis y ya van sie­te ejer­ci­cios de re­tro­ce­so sa­la­rial, en opi­nión de la Con­fe­de­ra­ción Es­ta­tal de Sin­di­ca­tos Mé­di­cos (CESM), la cen­tral ma­yo­ri­ta­ria en el sec­tor.

“La subida que se ba­ra­ja es mí­ni­ma, in­fe­rior in­clu­so a la in­fla­ción de 2016 y la pre­vis­ta para es­te año, por lo que los mé­di­cos, le­jos de ver­se com­pen­sa­dos por el de­te­rio­ro de sus nó­mi­nas des­de 2010, pue­de afirmarse que con­ti­nua­re­mos acu­mu­lan­do pér­di­das re­tri­bu­ti­vas”, de­nun­cia el sin­di­ca­to, que re­cuer­da el au­men­to de la jor­na­da su­fri­do, el re­cor­te de días li­bres o la re­duc­ción de ho­no­ra­rios. Es­tas me­di­das han pro­vo­ca­do una caí­da sa­la­rial cer­ca­na al 25 por cien­to, se­gún los mé­di­cos.

Por si fue­ra po­co, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria ha abier­to una vía de agua en la for­ma­ción mé­di­ca en Es­pa­ña que Mon­to­ro se ha com­pro­me­ti­do a ce­rrar a tra­vés de una mo­di­fi­ca­ción le­gal que, mien­tras no se aprue­be, si­gue ge­ne­ran­do una gran in­cer­ti­dum­bre al con­si­de­rar los gas­tos abo­na­dos por los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos para la asis­ten­cia a los con­gre­sos y con­fe­ren­cias mé­di­cas co­mo re­tri­bu­ción en es­pe­cie y exi­gir su tri­bu­ta­ción co­mo in­gre­so en el IRPF. El cri­te­rio de la Agen­cia ame­na­za un mo­de­lo de for­ma­ción que, has­ta aho­ra, ha si­do fi­nan­cia­do ca­si en ex­clu­si­va por la in­dus­tria an­te la de­ja­ción de fun­cio­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción. Has­ta 170 mi­llo­nes de eu­ros destinan las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas al año en ayu­das para or­ga­ni­zar y asis­tir a con­gre­sos mé­di­cos. El in­for­me de la Sub­di­rec­ción Ge­ne­ral de In­for­ma­ción y Asis­ten­cia Tri­bu­ta­ria, pu­bli­ca­do des­pués de que el Con­gre­so apro­ba­se una pro­po­si­ción no de ley para que es­tas trans­fe­ren­cias no tri­bu­ten, sos­tie­ne que

di­chas can­ti­da­des “tie­nen la con­si­de­ra­ción de re­tri­bu­ción en es­pe­cie ya que las abo­na la com­pa­ñía que or­ga­ni­za los even­tos”.

La OMC abor­da­rá la cues­tión en su Asam­blea del pró­xi­mo 3 de ju­nio. Una de las cla­ves del in­for­me de Ha­cien­da, se­gún ex­pli­can los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de la or­ga­ni­za­ción co­le­gial, es acla­rar en ca­li­dad de qué se cur­san las in­vi­ta­cio­nes para asis­tir al con­gre­so. Es de­cir, si el mé­di­co acu­de in­vi­ta­do en su con­di­ción de re­pre­sen­tan­te de­sig­na­do por un de­ter­mi­na­do hos­pi­tal en el que pres­ta sus ser­vi­cios, con lo que se tra­ta­ría de “ren­di­mien­tos del tra­ba­jo”. O bien si se tra­ta de un pro­fe­sio­nal que ejer­ce la pro­fe­sión li­bre y es in­vi­ta­do en ca­li­dad de es­pe­cia­lis­ta. En es­te ca­so, la ca­li­fi­ca­ción del fis­co es de “ren­di­mien­tos de ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal” y, por tan­to, so­me­ti­dos a tri­bu­ta­ción.

Ha­cien­da en­men­da­rá el cri­te­rio de Tri­bu­tos al pro­po­ner un cam­bio nor­ma­ti­vo que acla­ra­rá que “no tie­ne la con­si­de­ra­ción de ren­di­mien­to del tra­ba­jo en es­pe­cie la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res sa­ni­ta­rios en cur­sos de for­ma­ción, fi­nan­cia­dos por ter­ce­ros que co­mer­cia­li­cen bie­nes o ser­vi­cios para los que sea ne­ce­sa­rio dis­po­ner de una ade­cua­da for­ma­ción por par­te del tra­ba­ja­dor”.

Tem­po­ra­li­dad del em­pleo sa­ni­ta­rio

Pe­ro no son las úni­cas re­cla­ma­cio­nes del co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal. De “par­che” ta­chan el “mal acuer­do” que ru­bri­ca­ron los sin­di­ca­tos de la me­sa ge­ne­ral de la Fun­ción Pú­bli­ca con el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da para ata­jar la tem­po­ra­li­dad en el em­pleo sa­ni­ta­rio, es­pe­cial­men­te ele­va­do en el sec­tor pú­bli­co al al­can­zar ta­sas su­pe­rio­res al 30 por cien­to del to­tal.

Di­cho acuer­do que­da le­jos de las ex­pec­ta­ti­vas de los mé­di­cos. CESM pi­de ca­ta­lo­gar co­mo es­truc­tu­ra­les to­das las pla­zas even­tua­les ocu­pa­das du­ran­te más de un año, ade­más de lle­var a ca­bo cuan­to an­tes una gran OPE coor­di­na­da en to­do el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud don­de se sa­ca­rán a con­cur­so 130.000 pla­zas sa­ni­ta­rias, rea­li­zar en ade­lan­te nue­vas ofer­tas de em­pleo pú­bli­co con pe­rio­di­ci­dad bi­a­nual y aca­bar con la ta­sa de re­po­si­ción.

Mon­to­ro se ha ase­gu­ra­do en ce­rrar el ca­mino al au­men­to de las plan­ti­llas mé­di­cas en los ser­vi­cios au­to­nó­mi­cos de sa­lud al in­tro­du­cir el ar­tícu­lo 19 en los pre­su­pues­tos que im­pi­de cual­quier in­cre­men­to de gas­to ni de efec­ti­vos, pe­ro no a la tem­po­ra­li­dad. La con­tra­ta­ción tem­po­ral se li­mi­ta así a ca­sos ex­cep­cio­na­les y para cu­brir ne­ce­si­da­des ur­gen­tes e inapla­za­bles, si bien se de­ja la puer­ta abier­ta a ce­rrar con­tra­tos que no ex­ce­dan los tres años de du­ra­ción “con la mis­ma per­so­na”, con lo que las ad­mi­nis­tra­cio­nes po­drán en­ca­de­nar de nue­vo con­tra­tos tem­po­ra­les para un mis­mo pues­to pe­ro “con una ca­ra nue­va ca­da tres años”, se­gún lo in­ter­pre­ta CESM Va­len­cia. En cual­quier ca­so, Ha­cien­da ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra ya que la con­tra­ta­ción de per­so­nal tem­po­ral re­que­ri­rá au­to­ri­za­ción pre­via de es­te de­par­ta­men­to.

Ade­más de sa­la­rios, for­ma­ción y tem­po­ra­li­dad, los mé­di­cos ven con preo­cu­pa­ción có­mo el SNS “si­gue in­fra­fi­nan­cia­do”. El sin­di­ca­to con­si­de­ra in­su­fi­cien­tes las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias que re­ci­ben las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas para fi­nan­ciar los res­pec­ti­vos sis­te­mas de sa­lud, si­tua­ción que, en opi­nión de CESM, es de­bi­da al he­cho de que Es­pa­ña no es­tá ha­cien­do el mis­mo es­fuer­zo que otras na­cio­nes eu­ro­peas para cui­dar la sa­lud de sus ciu­da­da­nos. Es más: se­gún las pre­vi­sio­nes de gas­to re­mi­ti­das por el Go­bierno a Bru­se­las, el por­cen­ta­je de PIB de­di­ca­do por el Es­ta­do a Sa­ni­dad se­gui­rá ca­yen­do del 6 por cien­to ac­tual -una dé­ci­ma me­nos que en 2016- al 5,6 por cien­to en 2020, fren­te al des­em­bol­so de paí­ses co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Bél­gi­ca u Ho­lan­da, don­de las par­ti­das pú­bli­cas se man­tie­nen y os­ci­lan en­tre el 8 y el 10 por cien­to del PIB.

ISTOCK

sdf Cris­tó­balsdrs ars­je­cu­tiMon­to­ro, va mi­nis­tro­del as­de­jo­de Ge­ne­ral Ha­cien­da. de Ges­toas­dre­sNACHO MAR­TÍN Ad­min is­tra­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.