XVII En­cuen­tro de la In­dus­tria Far­ma­céu­ti­ca Es­pa­ño­la

Un -ex­ce­len­te- ma­ne­jo de los da­tos no só­lo agre­ga va­lor a un ne­go­cio, sino que re­du­ce sus ries­gos y por ello, ca­da vez más, em­pre­sas y mer­ca­dos van in­te­gran­do so­lu­cio­nes de in­te­li­gen­cia en sus or­ga­ni­za­cio­nes

El Economista - Sanidad - - AGENDA - Mar­co Pa­tin­ha Di­rec­tor ge­ne­ral de hmR Es­pa­ña

Far­main­dus­tria or­ga­ni­za es­te en­cuen­tro tra­di­cio­nal del sec­tor que se ce­le­bra­rá en sep­tiem­bre en la UIMP de San­tan­der.

Alo lar­go de to­da la His­to­ria, los avan­ces han trans­for­ma­do nues­tro mo­do de vi­da, los lu­ga­res que ha­bi­ta­mos, los tra­ba­jos que rea­li­za­mos e, in­clu­so, nues­tra pro­pia fi­sio­no­mía. Es­ta evo­lu­ción per­ma­nen­te y ne­ce­sa­ria se ha dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos 20 años, en los que el mun­do ha cam­bia­do más que en cual­quier otro pe­río­do an­te­rior. El pe­tró­leo, en la ba­se de to­das las es­truc­tu­ras so­cio­eco­nó­mi­cas del si­glo XX, ha ido per­dien­do fuer­za en fa­vor de otros mer­ca­dos. A día de hoy, los in­di­ca­do­res co­mien­zan a ra­ti­fi­car una ten­den­cia: los cen­tros de ex­plo­ta­ción de da­tos son las nue­vas re­fi­ne­rías pe­tro­lí­fe­ras, los ac­tua­les im­pul­so­res del pro­fun­do cam­bio so­cial y eco­nó­mi­co al que es­ta­mos asis­tien­do. La se­ma­na pa­sa­da, la pres­ti­gio­sa re­vis­ta The Eco­no­mist ase­gu­ra­ba en un ar­tícu­lo que los da­tos ya son “el re­cur­so más va­lio­so del mun­do”.

El fuer­te avan­ce de la tec­no­lo­gía, los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y la ne­ce­si­dad de mo­ni­to­ri­zar el en­torno han fa­ci­li­ta­do el ini­cio de un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la to­ma de de­ci­sio­nes. Ac­tual­men­te, la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a can­ti­da­des in­gen­tes de da­tos abre la puer­ta a un li­de­raz­go ca­da vez más me­di­do, más cons­cien­te, con un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do de los fac­to­res a te­ner en cuen­ta. Un - ex­ce­len­te- ma­ne­jo de los da­tos no só­lo agre­ga va­lor a un ne­go­cio, sino que re­du­ce sus ries­gos y por ello, ca­da vez más, em­pre­sas y mer­ca­dos van in­te­gran­do so­lu­cio­nes de in­te­li­gen­cia.

Prue­ba de ello es que, só­lo en Es­ta­dos Uni­dos, se cal­cu­la que el pró­xi­mo año ha­brá una de­man­da de per­fi­les con ha­bi­li­da­des ana­lí­ti­cas de da­tos -los lla­ma­dos da­ta scien­tists- de en­tre cua­tro y cin­co mi­llo­nes de per­so­nas. En Es­pa­ña, la fi­gu­ra de di­rec­tor/a de da­tos co­bra pe­so, y al­gu­nas de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías del país -co­mo Te­le­fó­ni­ca o BBVA- han crea­do la po­si­ción de Head of Da­ta o Chief Da­ta Of­fi­cer (CDO) al má­xi­mo ni­vel de la or­ga­ni­za­ción; tra­di­cio­nal­men­te, es­te pues­to ha­bría de­pen­di­do de di­rec­ción de mar­ke­ting o de tec­no­lo­gía.

El ám­bi­to sa­ni­ta­rio ha si­do tra­di­cio­nal­men­te uno de los pio­ne­ros en es­te cam­po. A día de hoy, el 73 por cien­to de los CEOs de es­te sec­tor es­ti­ma que la for­ma en que su ne­go­cio ma­ne­ja los da­tos constituye un va­lor di­fe­ren­cia­dor po­si­ti­vo que se con­ver­ti­rá en una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va ( 20th An­nual

Glo­bal CEO Sur­vey, PwC, 2017). Dis­po­si­ti­vos de há­bi­tos sa­lu­da­bles, mé­di­cos on­li­ne, In­ter­net de las co­sas, apli­ca­cio­nes pa­ra com­prar fár­ma­cos… Da­tos en tiem­po real que pro­por­cio­na el usua­rio/pa­cien­te, in­for­ma­ción cu­yo ma­ne­jo y ex­plo­ta­ción con­tri­bu­yen di­rec­ta­men­te a la me­jo­ra de la sa­lud de las per­so­nas. Se cal­cu­la que una per­so­na pue­de ge­ne­rar un mi­llón de gi­gaby­tes -unos 300 mi­llo­nes de li­bros- en da­tos re­la­cio­na­dos con su sa­lud du­ran­te to­da su vi­da. ¿Cuán­tas me­jo­ras en pro­duc­tos y ser­vi­cios de sa­lud se pue­den im­ple­men­tar con ellos?

Pa­ra con­se­guir­lo, la pre­ci­sión en la ex­trac­ción de da­tos es uno de los re­tos per­ma­nen­tes de es­te sec­tor. Nun­ca po­de­mos re­la­jar­nos en la ge­ne­ra­ción de nue­vas es­tra­te­gias pa­ra ha­cer aco­pio de in­for­ma­ción de una for­ma ca­da vez más res­pon­sa­ble, fia­ble e in­do­lo­ra. Con­tar con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias, trans­pa­ren­tes y op­ti­mi­za­das, pa­ra la re­co­gi­da de da­tos en farmacias, en cen­tros sa­ni­ta­rios, en dis­po­si­ti­vos

-wea­ra­bles-, etc., im­pli­ca la rea­li­za­ción de un cons­tan­te es­fuer­zo en in­no­va­ción; só­lo los que es­tén a la al­tu­ra de los tiem­pos e in­vier­tan lo su­fi­cien­te en I+D so­bre­vi­vi­rán en es­te ne­go­cio.

Los da­tos, el pe­tró­leo de nues­tro si­glo, no fun­cio­nan por sí mis­mos, sino que hay que sa­ber do­mes­ti­car­los pa­ra ge­ne­rar con­clu­sio­nes. Es­to me lle­va al se­gun­do desafío que me gus­ta­ría re­sal­tar: el ta­len­to. El au­tén­ti­co ne­go­cio de los da­tos con­sis­te en ge­ne­rar va­lor pa­ra los clien­tes; pa­ra ello, es im­pres­cin­di­ble con­tar con un equi­po hu­mano ex­cep­cio­nal, que le­yen­do re­sul­ta­dos cons­tru­ya es­tra­te­gias, so­lu­cio­nes, me­jo­ras de ne­go­cio. La bre­cha en­tre la ofer­ta y la de­man­da de ha­bi­li­da­des ana­lí­ti­cas se cal­cu­la que es­tá en Es­ta­dos Uni­dos en­tre el 40 y el 50 por cien­to. Se nos ha­ce im­pres­cin­di­ble con­tar con per­so­nas ex­tra­or­di­na­rias que in­te­gren equi­pos ta­len­to­sos, que a su vez con­ta­gien a nue­vos equi­pos. Se­guir re­te­nien­do y ali­men­tan­do esos ta­len­tos ha de ser uno los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de las re­fi­ne­rías de da­tos.

Hoy sa­be­mos que se ne­ce­si­ta­ron dé­ca­das pa­ra que el ne­go­cio del pe­tró­leo fun­cio­na­ra bien. A me­di­da que avan­za la eco­no­mía de da­tos, te­ne­mos que ir su­peran­do es­ta se­rie de re­tos y afron­tan­do otros nue­vos. Los que lle­va­mos mu­chos años en es­te sec­tor nos ve­mos en la obli­ga­ción mo­ral -y em­pre­sa­rial- de man­te­ner­nos vi­gi­lan­tes: de­be­mos ase­gu­rar­nos de que se man­tie­nen los es­tán­da­res -de ca­li­dad, de res­pon­sa­bi­li­dad, de in­no­va­ción- pa­ra con­se­guir que es­ta nue­va cons­truc­ción so­cio­eco­nó­mi­ca da­tis­ta se ba­se en las de­ci­sio­nes más in­for­ma­das e in­te­li­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.