AU­TO­CUI­DA­DO DE LA SA­LUD, NE­CE­SI­DAD LA­BO­RAL

Los be­ne­fi­cios que pue­de re­por­tar un co­rrec­to au­to­cui­da­do en el ám­bi­to del tra­ba­jo -no só­lo fí­si­co, sino tam­bién emo­cio­nal-, son nu­me­ro­sos y de­ben fo­men­tar­se. Aho­ra bien, siem­pre des­de la pru­den­cia, pues una ma­la prác­ti­ca pue­de re­sul­tar per­ju­di­cial

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

Fue en los años 80 cuan­do la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), de­fi­nió por primera vez el con­cep­to de au­to­cui­da­do co­mo aque­llas ac­ti­vi­da­des no or­ga­ni­za­das y de­ci­sio­nes de la sa­lud to­ma­das por el pro­pio in­di­vi­duo que com­pren­den la au­to­me­di­ca­ción, el au­to­tra­ta­mien­to y el res­pal­do so­cial en la en­fer­me­dad. To­das es­tas ac­ti­vi­da­des que­dan en­ca­mi­na­das a la pro­mo­ción de la sa­lud, pre­ven­ción de la en­fer­me­dad, el con­trol y ali­vio de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, así co­mo el ma­ne­jo de pe­que­ñas do­len­cias co­ti­dia­nas. Es nu­me­ro­sa la evi­den­cia cien­tí­fi­ca que ava­la que un ade­cua­do au­to­cui­da­do re­du­ce de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la in­ci­den­cia de pa­to­lo­gías gra­ves que­dan­do, así, cons­ti­tui­do co­mo el pri­mer es­ca­lón pa­ra man­te­ner la ca­li­dad de vi­da de ca­da per­so­na.

Las prác­ti­cas son am­plias y bien co­no­ci­das. Una ali­men­ta­ción ade­cua­da y sa­lu­da­ble, con­trol de las me­di­das hi­gié­ni­cas, ma­ne­jo del es­trés, ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar y ad­qui­rir ha­bi­li­da­des so­cia­les e in­ter­per­so­na­les cons­ti­tu­yen al­gu­nas de ellas. En Me­di­ci­na La­bo­ral ha­ce tiem­po que se vie­ne tra­ba­jan­do en la pro­mo­ción y pro­gra­mas for­ma­ti­vos pa­ra po­ten­ciar to­das es­tas áreas. Sin em­bar­go, que­da pen­dien­te la for­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res pa­ra el ma­ne­jo y con­su­mo de me­di­ca­men­tos y el se­gui­mien­to de las pres­crip­cio­nes de sa­lud.

El mer­ca­do del au­to­cui­da­do ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to lla­ma­ti­vo en la úl­ti­ma dé­ca­da. En él se in­clu­yen los me­di­ca­men­tos no su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca y no re­em­bol­sa­dos; los pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca y der­mo­far­ma­cia co­mo cre­mas fa­cia­les y pas­tas de dien­tes; los com­ple­men­tos ali­men­ti­cios; las plan­tas de uso ali­men­ta­rio ti­po in­fu­sio­nes; los pro­duc­tos sa­ni­ta­rios de au­to­cui­da­do, ti­ri­tas, me­dias de com­pre­sión, ter­mó­me­tros, y los pro­duc­tos pa­ra la hi­gie­ne y sa­lud co­mo bi­be­ro­nes, pue­ri­cul­tu­ra, post­par­to, me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos y un lar­go et­cé­te­ra.

Es­pa­ña es uno de los paí­ses con ma­yor ín­di­ce de au­to­me­di­ca­ción en el con­su­mo de fár­ma­cos no su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca. En la po­bla­ción la­bo­ral ac­ti­va es ha­bi­tual el con­su­mo de anal­gé­si­cos pri­ma­rios pa­ra el ali­vio de ce­fa­leas, do­lo­res pos­tu­ra­les o pro­ce­sos ar­tró­si­cos. Su abu­so pue­de con­di­cio­nar la apa­ri­ción de náu­seas, vó­mi­tos, se­da­ción, al­te­ra­cio­nes de la con­duc­ta e in­clu­so de­pre­sión res­pi­ra­to­ria. Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la OMS, ca­si el 35 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res desem­pe­ñan sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les ba­jo el

efec­to de al­gún ti­po de anal­gé­si­co de primera lí­nea y el 1 por cien­to lo ha­ce ba­jo los efec­tos del con­su­mo de opioi­des y lle­gan a pro­lon­gar su con­su­mo has­ta 10 días de me­dia, sin con­trol mé­di­co pre­vio. La au­to­me­di­ca­ción con an­ti­bió­ti­cos es, tam­bién, una pro­ble­má­ti­ca bien co­no­ci­da. Un in­for­me ela­bo­ra­do por la Agen­cia Eu­ro­pea pa­ra la Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo pa­ra Ita­lia, Es­pa­ña y Por­tu­gal, mues­tra que en el pe­río­do de no­viem­bre de 2016 a fe­bre­ro de 2017, el 24,6 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res en si­tua­ción de ba­ja la­bo­ral por un pro­ce­so gri­pal, se en­con­tra­ban en tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos. El cos­te eco­nó­mi­co que ello su­po­ne es ele­va­do, pe­ro más alar­man­te re­sul­ta el efec­to en Sa­lud, al con­tri­buir di­rec­ta­men­te en el ries­go cre­cien­te de re­sis­ten­cias mi­cro­bia­nas. Se sa­be que la re­sis­ten­cia a los an­ti­mi­cro­bia­nos es un pro­ce­so evo­lu­ti­vo don­de las mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas tie­nen un pa­pel pri­mor­dial. Sin em­bar­go, es­tá am­plia­men­te de­mos­tra­do que el pro­ce­so se ace­le­ra por el abu­so y mal uso de an­ti­bió­ti­cos que se con­su­men sin su­per­vi­sión mé­di­ca. La OMS aler­ta tam­bién de la cre­cien­te ven­ta frau­du­len­ta de an­ti­bió­ti­cos en com­po­si­cio­nes ge­né­ri­cas a tra­vés de In­ter­net, sin cer­ti­fi­ca­dos de ca­li­dad ni se­gu­ri­dad. Otros mu­chos me­di­ca­men­tos, in­de­pen­dien­te­men­te de su per­fil ries­go-be­ne­fi­cio, tie­nen un uso in­co­rrec­to. Es el ca­so, por ejem­plo, de los an­ti­his­ta­mí­ni­cos. El abu­so de des­con­ges­ti­vos na­sa­les con efec­to va­so­cons­tric­tor pue­de con­du­cir a efec­to re­bo­te con in­fla­ma­ción cró­ni­ca de las mu­co­sas en las vías na­sa­les.

El al­ma­ce­na­mien­to de los me­di­ca­men­tos es tam­bién un pun­to dé­bil en co­no­ci­mien­to. Los me­di­ca­men­tos se han de man­te­ner en su en­va­se de ori­gen don­de ha­bi­tual­men­te fi­gu­ra la fe­cha de ca­du­ci­dad. Es­ta fe­cha sue­le ser orien­ta­ti­va. Los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos re­co­no­cen que, co­mo má­xi­mo, el me­di­ca­men­to es­tá en con­di­cio­nes de ser uti­li­za­do has­ta 6 me­ses des­pués de su fe­cha de ca­du­ci­dad, pe­ro an­tes de con­su­mir­los se de­be con­sul­tar al pro­fe­sio­nal mé­di­co o far­ma­céu­ti­co. La pru­den­cia re­du­ce efec­tos ad­ver­sos in­de­sea­bles pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo.

La for­ma­ción en ma­te­ria te­ra­péu­ti­ca es una cues­tión de vi­tal im­por­tan­cia tan­to pa­ra me­jo­rar la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res co­mo pa­ra avan­zar en la sos­te­ni­bi­li­dad del Sis­te­ma Sa­ni­ta­rio y La­bo­ral. Las ini­cia­ti­vas van lle­gan­do, con pers­pec­ti­vas muy po­si­ti­vas. Al­gu­nas en­ti­da­des em­pre­sa­ria­les han de­ci­di­do in­cor­po­rar a sus Ser­vi­cios Mé­di­cos a un pro­fe­sio­nal far­ma­céu­ti­co, que apor­ta in­for­ma­ción real y co­rrec­ta so­bre los pro­duc­tos de au­to­cui­da­do con el ob­je­ti­vo de con­tri­buir a crear una au­tén­ti­ca Es­cue­la de Sa­lud de Au­to­cui­da­do en el Tra­ba­jo.

En Es­pa­ña, la Aso­cia­ción pa­ra el Au­to­cui­da­do de la Sa­lud (ANEFP) agru­pa a las com­pa­ñías que fa­bri­can y co­mer­cia­li­zan me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos de au­to­cui­da­do. Su ex­pe­rien­cia y pro­fe­sio­na­li­dad son re­fe­ren­tes de un sec­tor di­ná­mi­co en ex­pan­sión con­ti­nua y cre­ci­mien­to es­truc­tu­ral. Me­re­ce la pe­na acer­car­se a sus pro­pues­tas, lo­gros y ac­ti­vi­da­des. Po­de­mos en­con­trar he­rra­mien­tas úti­les pa­ra co­no­cer nues­tro es­ta­do de sa­lud, no­ti­cias muy ac­tua­les en ma­te­ria de pre­ven­ción y un am­plio va­de­mé­cum que per­mi­te bús­que­das por me­di­ca­men­to, prin­ci­pio ac­ti­vo, do­len­cia y la­bo­ra­to­rio. Al au­to­cui­da­do fí­si­co de­be­mos su­mar los be­ne­fi­cios del au­to­cui­da­do emo­cio­nal que tam­bién en el ám­bi­to la­bo­ral po­de­mos po­ten­ciar. Apren­der a son­reír, es­cu­char, acep­tar y com­par­tir son bue­nos pa­sos pa­ra co­men­zar.

ISTOCK

Dra. Sonia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.