Per­dón, ¿po­dría in­di­car­me có­mo se lle­ga al cen­tro?

¿He­mos lle­ga­do ya al cen­tro di­gi­tal en cuan­to al ac­ce­so a la in­for­ma­ción se re­fie­re por par­te del pa­cien­te? Aun sien­do op­ti­mis­ta res­pec­to al ca­mino re­co­rri­do, creo que hay al­gu­nas con­di­cio­nes que to­da­vía no se cum­plen

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Pablo Sán­chez Ca­si­ne­llo Ma­na­ging di­rec­tor de Sa­ni­dad en Ac­cen­tu­re

Que­re­mos que el pa­cien­te es­té si­tua­do en el cen­tro del mo­de­lo asis­ten­cial. Pa­ra los des­pis­ta­dos, si es que que­da al­guno, sir­van es­tas tres ideas pa­ra ilus­trar es­te na­da no­ve­do­so de­seo. Bus­ca­mos que la pre­ven­ción, diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to del pa­cien­te se reali­ce en fun­ción de sus ca­rac­te­rís­ti­cas y no só­lo se­gún pro­to­co­lo; que­re­mos evi­tar que el pa­cien­te se des­pla­ce fí­si­ca o vir­tual­men­te de for­ma in­ne­ce­sa­ria y no ten­ga que via­jar por El sis­te­ma, y per­se­gui­mos que el pa­cien­te ten­ga in­for­ma­ción re­le­van­te y ac­ce­si­ble en tiem­po y for­ma y no ten­ga que ir a bus­car­la. En de­fi­ni­ti­va, as­pi­ra­mos a que el mo­de­lo asis­ten­cial se ver­te­bre al­re­de­dor del pa­cien­te y no que el pa­cien­te per­si­ga al mo­de­lo asis­ten­cial.

En es­te via­je al cen­tro, no pa­re­ce ma­la idea dar­le al pa­cien­te la op­ción de ac­ce­der a sus da­tos y ges­tio­nar­los des­de cual­quier lu­gar sin ne­ce­si­dad de te­ner que ir a por ellos o bus­car­los in­fruc­tuo­sa­men­te. No es ga­ran­tía pa­ra lle­gar al cen­tro, pe­ro sin du­da, ayu­da. Y tam­bién es in­ne­ga­ble que los es­fuer­zos de los pro­vee­do­res de sa­lud, ya sean pú­bli­cos o pri­va­dos, en ofre­cer a sus pa­cien­tes ac­ce­so a la in­for­ma­ción clí­ni­ca di­gi­tal que se ge­ne­ra du­ran­te el ser­vi­cio que pres­tan, son ca­da vez ma­yo­res y me­jo­res. Con ma­yor o me­nor acier­to, e in­de­pen­dien­te­men­te del ca­nal -des­de un CD has­ta una pá­gi­na web, pa­san­do por una apli­ca­ción- la in­for­ma­ción más re­le­van­te de nues­tro his­to­rial mé­di­co, o par­te de ella, ya co­mien­za a es­tar dis­po­ni­ble pa­ra to­dos no­so­tros. La ca­li­dad y can­ti­dad de es­ta in­for­ma­ción es va­ria­ble y me­jo­ra­ble en ca­da ca­so, pe­ro es in­ne­ga­ble que el ac­ce­so a la in­for­ma­ción clí­ni­ca di­gi­tal es ya una reali­dad.

Pe­ro, ¿he­mos lle­ga­do ya al cen­tro di­gi­tal en cuan­to al ac­ce­so a la in­for­ma­ción se re­fie­re por par­te del pa­cien­te? Aun sien­do op­ti­mis­ta res­pec­to al ca­mino re­co­rri­do, creo que hay al­gu­nas con­di­cio­nes que to­da­vía no se cum­plen…

Cen­tro só­lo hay uno. En un con­tex­to en el que ca­da vez son más las per­so­nas que a lo lar­go de su vi­da tie­nen con­tac­to con dis­tin­tos pro­vee­do­res de sa­lud, el pa­cien­te se en­cuen­tra a ve­ces en el cen­tro di­gi­tal de tan­tos mo­de­los

asistencia­les co­mo pro­vee­do­res con los que in­ter­ac­túe. En­con­tra­mos al pa­cien­te ubi­ca­do en el cen­tro de to­dos los mo­de­los, pe­ro an­te la pa­ra­do­ja de no es­tar real­men­te en el cen­tro de su mo­de­lo, da­do que si­gue te­nien­do que des­pla­zar­se pa­ra ir re­co­gien­do y re­co­pi­lan­do sus da­tos -en el me­jor de los ca­sos, en­tre dis­tin­tos por­ta­les o apli­ca­cio­nes-. Aun­que ya se han pues­to en mar­cha ini­cia­ti­vas que aú­nan la in­for­ma­ción del pa­cien­te de dis­tin­tos pro­vee­do­res de sa­lud en un úni­co pun­to, co­mo es el ca­so de la His­to­ria Clí­ni­ca Di­gi­tal del SNS im­pul­sa­da por el MSSSI y mi e-sa­lud im­pul­sa­da por Idis (Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad), es in­ne­ga­ble que aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Só­lo cuan­do el pa­cien­te ten­ga ac­ce­so real a to­da su in­for­ma­ción clí­ni­ca re­le­van­te en un úni­co pun­to es­ta­re­mos más cerca del cen­tro di­gi­tal.

El da­to es del pa­cien­te. En la ma­yo­ría de los ca­sos, cuan­do el pa­cien­te ac­ce­de a día de hoy a su in­for­ma­ción clí­ni­ca di­gi­tal re­le­van­te, se aso­ma a sus da­tos co­mo quien lo ha­ce a un es­ca­pa­ra­te, se mi­ra, pe­ro no se to­ca. La ca­pa­ci­dad que tie­ne el pa­cien­te de ges­tio­nar sus da­tos es muy li­mi­ta­da y no tie­ne las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra com­par­tir­los, com­pa­rar­los, me­jo­rar­los, ex­por­tar­los, ce­der­los, e in­clu­so se­pa­rar­los. Es­ta au­to­no­mía del pa­cien­te en la ges­tión de sus da­tos co­bra aún ma­yor re­le­van­cia cuan­do se de­ba­te, po­lé­mi­ca in­clui­da, acer­ca de ini­cia­ti­vas que plan­tean el uso agre­ga­do de da­tos clí­ni­cos pa­ra di­ver­sos fi­nes. In­de­pen­dien­te­men­te de es­te úl­ti­mo apunte, só­lo cuan­do el pa­cien­te ten­ga to­tal au­to­no­mía en la ges­tión de sus da­tos clí­ni­cos es­ta­re­mos más cerca del cen­tro di­gi­tal.

La in­for­ma­ción se apro­ve­cha. En un mo­de­lo asis­ten­cial emi­nen­te­men­te reac­ti­vo en la ges­tión de la sa­lud de la po­bla­ción, y con pro­ble­mas de sos­te­ni­bi­li­dad, el gi­ro ha­cia una sa­ni­dad proac­ti­va que acom­pa­ña y acon­se­ja al pa­cien­te, in­clu­so an­tes de ser­lo, pa­ra man­te­ner­lo lo más sano po­si­ble, es un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio. En­tre otros mu­chos, la ex­plo­ta­ción útil de la in­for­ma­ción se mues­tra co­mo un fac­tor clave pa­ra al­can­zar di­cho ob­je­ti­vo, y sin du­da, es­te es uno de los ám­bi­tos con ma­yor cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años. Pe­ro la apli­ca­ción prác­ti­ca en la ges­tión per­so­na­li­za­da de los pa­cien­tes to­da­vía no es­tá ge­ne­ra­li­za­da y no ha he­cho más que em­pe­zar. Só­lo cuan­do la ex­plo­ta­ción de la in­for­ma­ción clí­ni­ca ten­ga un im­pac­to real en la ges­tión proac­ti­va de los pa­cien­tes es­ta­re­mos más cerca del cen­tro di­gi­tal.

Si de una dia­na ha­blá­ra­mos, dar en el cen­tro só­lo de­pen­de de di­bu­jar­lo tan gran­de co­mo que­ra­mos. Pe­ro cen­tro geo­mé­tri­co real­men­te só­lo hay uno, y si bus­ca­mos po­ner al pa­cien­te en el cen­tro del mo­de­lo y dar­le ac­ce­so a su in­for­ma­ción clí­ni­ca re­le­van­te, co­mo for­ma de acer­car­lo, es­tas tres con­di­cio­nes de­be­rían es­tar en­tre nues­tras as­pi­ra­cio­nes pa­ra no per­der­nos por el ca­mino. Los avan­ces son len­tos pe­ro se­gu­ros, y no ca­be du­da de que lle­ga­re­mos… ¿Cuán­do?

El da­to es del pa­cien­te, sin em­bar­go en la ma­yo­ría de los ca­sos, cuan­do el pa­cien­te ac­ce­de a día de hoy a su in­for­ma­ción clí­ni­ca di­gi­tal re­le­van­te, se ‘aso­ma’ a sus da­tos co­mo quien lo ha­ce a un es­ca­pa­ra­te, ‘se mi­ra, pe­ro no se to­ca’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.