“Aho­ra mis­mo, tras EEUU, Es­pa­ña es el país don­de Ro­che rea­li­za más in­ves­ti­ga­ción en el mun­do”

STÉ­FA­NOS TSA­MOU­SIS Di­rec­tor ge­ne­ral de Ro­che en Es­pa­ña

El Economista - Sanidad - - ENTREVISTA - ALBERTO VIGARIO

El grie­go Ste­fa­nos Tsa­mou­sis ate­rri­zó ha­ce dos años en Ma­drid pa­ra di­ri­gir la fi­lial es­pa­ño­la de Ro­che, una de las más im­por­tan­tes en el te­rreno de la in­ves­ti­ga­ción pa­ra la mul­ti­na­cio­nal far­ma­céu­ti­ca sui­za. En es­te tiem­po, la com­pa­ñía -ade­más de sa­car al mer­ca­do es­pa­ñol cua­tro nue­vos fár­ma­cos- ha ex­pe­ri­men­ta­do uno de sus ma­yo­res cam­bios al es­tre­nar una nue­va se­de, un es­pa­cio de 12.000 me­tros cua­dra­dos, que se ha con­ver­ti­do en el pri­mer edi­fi­cio de ofi­ci­nas de Es­pa­ña en el que el 100 por cien­to de sus ins­ta­la­cio­nes usa ga­ses na­tu­ra­les y res­pe­tuo­sos pa­ra la at­mós­fe­ra. ¿Cuá­les han si­do los ma­yo­res cam­bios de la com­pa­ñía en es­tos dos años ba­jo su di­rec­ción? El ma­yor éxi­to que he­mos te­ni­do en Ro­che en los úl­ti­mos dos años ha si­do la in­tro­duc­ción de la in­no­va­ción en Es­pa­ña. En es­te tiem­po, he­mos sa­ca­do al mer­ca­do es­pa­ñol has­ta 14 in­no­va­cio­nes, en­tre cua­tro pro­duc­tos nue­vos y otras 10 nue­vas in­di­ca­cio­nes, y es­to es muy im­por­tan­te en el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co. En el me­jor de los ca­sos, una em­pre­sa sue­le te­ner una in­no­va­ción ca­da dos años, y en los úl­ti­mos dos años he­mos te­ni­dos 14 pre­sen­ta­cio­nes di­fe­ren­tes. Y es­to es un gran éxi­to por­que la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal que ten­go y la em­pre­sa tie­ne en Es­pa­ña es ase­gu­rar­me de que un pro­duc­to que es­té

dis­po­ni­ble en Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos, es­té tam­bién dis­po­ni­ble pa­ra el pue­blo es­pa­ñol. Así que es­to es pa­ra mí nues­tro ma­yor éxi­to. ¿La nue­va se­de tam­bién ha si­do un re­to im­por­tan­te? Por su­pues­to. En los úl­ti­mos dos años he­mos es­ta­do tra­ba­jan­do du­ro pa­ra te­ner es­ta nue­va se­de, que en cier­to sen­ti­do es una ex­pre­sión de lle­var a Ro­che ha­cia el futuro. La eli­mi­na­ción de ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro fue el de­to­nan­te de es­te cam­bio de se­de. Se tra­ta del pri­mer edi­fi­cio de ofi­ci­nas de Es­pa­ña en el que el 100 por cien­to de sus ins­ta­la­cio­nes usa ga­ses na­tu­ra­les y res­pe­tuo­sos pa­ra la at­mós­fe­ra. Y to­da la ener­gía eléc­tri­ca con­tra­ta­da pro­vie­ne de ener­gías re­no­va­bles. Ade­más, hi­ci­mos una fuer­te apues­ta por las tec­no­lo­gías. La co­nec­ti­vi­dad que te­ne­mos en es­te edi­fi­cio es pro­ba­ble­men­te la más avan­za­da, no só­lo en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, sino en to­das las in­dus­trias. He­mos crea­do un en­torno en el que es muy fá­cil co­nec­tar unos con otros y eso ha­ce más tra­ba­jar en equi­po. La ra­zón de ser de es­ta in­ver­sión que he­mos rea­li­za­do es que que­re­mos ser la es­truc­tu­ra y el en­torno que es­té más vin­cu­la­do al futuro en es­te mo­men­to. Y que­re­mos im­pul­sar a nues­tra gen­te a tra­ba­jar de ma­ne­ra di­fe­ren­te, a pen­sar de ma­ne­ra di­fe­ren­te y ser más pro­duc­ti­vos de una ma­ne­ra efi­cien­te. ¿En qué con­sis­te esa nue­va for­ma de tra­ba­jar pa­ra los em­plea­dos? Real­men­te es un cam­bio de cul­tu­ra. Y es­toy muy or­gu­llo­so por­que to­da la em­pre­sa se ha in­vo­lu­cra­do en es­te cam­bio. To­dos jun­tos de­ci­di­mos que de­be­mos ser ca­pa­ces de per­mi­tir que to­dos ha­blen, plan­teen ideas y per­mi­tan que los in­di­vi­duos ten­gan éxi­to y es­tén sa­tis­fe­chos tra­ba­jan­do en Ro­che. Cree­mos fir­me­men­te que la in­no­va­ción es­tá li­ga­da a la li­ber­tad in­di­vi­dual de ope­rar. Y aho­ra hay gran di­fe­ren­cia en la par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas, en có­mo in­ter­ac­túan en­tre sí.Y creo fir­me­men­te que es­te cam­bio es­tá to­da­vía en mar­cha, no es­tá ter­mi­na­do, pe­ro va a mar­car una gran di­fe­ren­cia, por­que una em­pre­sa mo­der­na tie­ne que ope­rar de esa ma­ne­ra. La otra gran apues­ta en Es­pa­ña es el cen­tro in­for­má­ti­co. ¿Hay nue­vos pla­nes de in­ver­sión pa­ra es­ta di­vi­sión? Sí. Ro­che ha de­ci­di­do que es­te cen­tro ten­ga la ca­pa­ci­dad de ser­vir a to­do el mun­do des­de Ma­drid. Por lo tan­to, se­rá un cen­tro de in­for­má­ti­ca glo­bal y la in­ver­sión es­tá cre­cien­do en es­tos mo­men­tos. Aho­ra mis­mo in­ver­ti­mos 30 mi­llo­nes ca­da año. Hoy te­ne­mos ya 350 per­so­nas per­ma­nen­tes, pe­ro te­ne­mos otras 250 al me­nos de ma­ne­ra tem­po­ral con lo que en to­tal hay 550 y va en cre­ci­mien­to. Es­pe­ra­mos que es­te nú­me­ro crez­ca por­que va­mos a se­guir in­vir­tien­do en es­te cen­tro de ne­go­cios, por­que ma­ne­ja­rá to­dos los da­tos de Ro­che en to­do el mun­do y es­to es tremendo. Así que es­te cen­tro va a con­ver­tir­se en uno de los ejem­plos no só­lo pa­ra el mun­do de Ro­che, sino que creo que va a ser un gran ejem­plo pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y otras in­dus­trias por su ex­ce­len­cia. Y va a ser po­si­ble por­que los res­pon­sa­bles es­pa­ño­les es­tán ha­cien­do un tra­ba­jo fan­tás­ti­co y han crea­do, no só­lo un en­torno don­de el em­pleo es­pa­ñol pue­de lle­gar, sino que tam­bién atrae a un mon­tón de ta­len­tos de to­do el mun­do. Aho­ra mis­mo te­ne­mos 25 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas. ¿Cuál ha si­do la in­no­va­ción far­ma­céu­ti­ca de la que se sien­te más or­gu­llo­so por su con­tri­bu­ción a los pa­cien­tes? En los dos úl­ti­mos años he­mos lan­za­do en Es­pa­ña me­di­ca­men­tos co­mo

Kadcy­la, Eri­ved­ge, Zel­bo y Co­te­llic, Avas­tin, Per­je­ta y Gazy­va­ro. Ca­da uno de ellos es muy im­por­tan­te por­que han su­pues­to un avan­ce úni­co pa­ra los pa­cien­tes que aho­ra pue­den usar­lo. Si ten­go que ele­gir hoy uno, se­ría

Per­je­ta. Es un tra­ta­mien­to pa­ra el cán­cer de ma­ma, don­de ha­ce unos años ha­bía­mos sa­ca­do otro pro­duc­to, Her­cep­tin, y era nues­tro fár­ma­co más im­por­tan­te. Du­ran­te es­tos años, na­die creía que po­dría lle­gar al­go nue­vo que me­jo­ra­ra es­te ti­po de cán­cer, el HER2+, y Ro­che ha se­gui­do tra­ba­jan­do du­ran­te mu­chos años y al fi­nal he­mos desa­rro­lla­do Per­je­ta, que en com­bi­na­ción con Her­cep­tin au­men­ta la su­per­vi­ven­cia glo­bal en un 30 por cien­to. Es­te da­to es tremendo, pues su­po­ne pa­sar de 12 a 18 me­ses. El desa­rro­llo de es­te área ha con­ti­nua­do y hoy es­ta­mos con­ten­tos por­que te­ne­mos otras tres nue­vas mo­lé­cu­las pa­ra el cán­cer de ma­ma que ayu­da­rá a más pa­cien­tes a te­ner éxi­to. En com­pa­ra­ción con otros mer­ca­dos, ¿cree que es­tos me­di­ca­men­tos lle­gan a los pa­cien­tes es­pa­ño­les an­tes o des­pués que a otros paí­ses? He tra­ba­ja­do en Gre­cia, Ita­lia, Sue­cia y Sui­za, y tam­bién con res­pon­sa­bi­li­da­des en to­da Eu­ro­pa y ca­da mer­ca­do es di­fe­ren­te, ca­da sis­te­ma de sa­lud es di­fe­ren­te. To­do el mun­do tie­ne un pro­ce­so y al­gu­nas ve­ces en unos paí­ses es más cor­to que en otros. Pe­ro pa­ra mí lo im­por­tan­te en es­tos dos años en Es­pa­ña es que he vis­to que hay una muy bue­na coo­pe­ra­ción en­tre no­so­tros -la in­dus­tria- y las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias pa­ra ir tan rá­pi­do co­mo sea po­si­ble. La per­cep­ción que ten­go del sis­te­ma hoy es que es­tá fun­cio­nan­do, pe­ro lo úni­co que vie­ne a mi men­te y lo voy a

“La nue­va se­de en Ma­drid es el edi­fi­cio más sos­te­ni­ble de to­do el país” “He­mos lan­za­do 14 in­no­va­cio­nes en Es­pa­ña en los dos úl­ti­mos años” “El fár­ma­co Per­je­ta, pa­ra cán­cer de ma­ma, es pa­ra mí el ma­yor or­gu­llo”

men­cio­nar es que aun­que hoy he­mos en­con­tra­do una ma­ne­ra de tra­ba­jar jun­to con las au­to­ri­da­des el futuro se ha­rá más com­ple­jo. Y no creo que no­so­tros o las au­to­ri­da­des es­tén lis­tos pa­ra es­ta com­ple­ji­dad. Por lo tan­to, es muy ne­ce­sa­rio que to­dos jun­tos tra­ba­je­mos hoy pa­ra po­der te­ner un sis­te­ma de sa­lud sos­te­ni­ble en los pró­xi­mos cin­co años. De­bi­do a que el mun­do se­rá muy com­ple­jo, mu­cha más in­no­va­ción sur­gi­rá de mu­chas em­pre­sas, y creo que es im­por­tan­te que el sis­te­ma sea ca­paz de ma­ne­jar es­to de una ma­ne­ra efi­cien­te pa­ra que no ha­ya gran­des re­tra­sos en lle­gar a los pa­cien­tes. ¿Cuá­les son los pla­nes de in­ver­sión de la com­pa­ñía en Es­pa­ña en los pró­xi­mos años? Sin du­da una de las apues­tas que va­mos a ha­cer es in­ver­tir en el cen­tro de in­for­má­ti­ca con el fin de ob­te­ner las ven­ta­jas que te­ne­mos en la tec­no­lo­gía. La in­ten­ción es ha­cer­lo más gran­de de lo que es hoy. Tam­bién va­mos a se­guir apos­tan­do por el cen­tro de Ro­che pa­ra el cui­da­do de la dia­be­tes en Es­pa­ña, que es­ta ubi­ca­do en Bar­ce­lo­na. Es otro cen­tro de in­for­má­ti­ca, de otra par­te de nues­tra or­ga­ni­za­ción, no la far­ma­céu­ti­ca, y que tam­bién es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la com­pa­ñía. Pe­ro, sin du­da, lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, y creo que pro­ba­ble­men­te és­ta es la ma­yor in­ver­sión que hacemos en Es­pa­ña, se­rá nues­tro desa­rro­llo de in­ves­ti­ga­ción. Es­ta­mos in­vir­tien­do anual­men­te más de 100 mi­llo­nes de eu­ros en Es­pa­ña en es­tu­dios clí­ni­cos, en in­ves­ti­ga­cio­nes y en el desa­rro­llo de di­fe­ren­tes pro­yec­tos. Es­ta es la prin­ci­pal for­ta­le­za de nues­tra em­pre­sa y creo que la ma­yor con­tri­bu­ción que trae­mos a Es­pa­ña y a la so­cie­dad es­pa­ño­la. ¿En qué se con­cre­ta esa in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción en Es­pa­ña? En Es­pa­ña es­ta­mos in­ves­ti­gan­do ac­tual­men­te en 15 mo­lé­cu­las en co­la­bo­ra­ción con más de 100 or­ga­ni­za­cio­nes de sa­lud e ins­ti­tu­cio­nes. Te­ne­mos hoy más de 12.000 pa­cien­tes en es­tu­dios clí­ni­cos. Es­to sig­ni­fi­ca que so­mos el nú­me­ro uno des­pués de Es­ta­dos Uni­dos en la con­tri­bu­ción en los es­tu­dios clí­ni­cos de Ro­che en to­do el mun­do. Es un or­gu­llo pa­ra to­da la fi­lial y sig­ni­fi­ca tam­bién una enor­me con­tri­bu­ción a to­do el sis­te­ma de sa­lud en Es­pa­ña, por­que mu­chas de es­tas per­so­nas en Es­pa­ña han po­di­do ac­ce­der a es­tas in­no­va­cio­nes de una ma­ne­ra rá­pi­da y sin cos­te al­guno pa­ra el sis­te­ma. Y creo que es­to es el me­jor ejem­plo de lo que una em­pre­sa in­no­va­do­ra es­tá tra­yen­do di­rec­ta­men­te a Es­pa­ña. És­ta va a ser nues­tra ma­yor in­ver­sión en los pró­xi­mos años por­que la pre­vi­sión que te­ne­mos es que nues­tro nú­me­ro de es­tu­dios clí­ni­cos en Es­pa­ña va a se­guir cre­cien­do. Ro­che es la úni­ca gran far­ma­céu­ti­ca que ha de­ci­di­do no en­trar en el mer­ca­do de los fár­ma­cos bio­si­mi­la­res. ¿Por qué? La iden­ti­dad de la com­pa­ñía des­de su fun­da­ción por la fa­mi­lia Ro­che ha­ce 100 años ha si­do la in­no­va­ción y es­ta es la fi­lo­so­fía que tie­ne en mar­cha la em­pre­sa. Ro­che in­vier­te ca­da año en in­ves­ti­ga­ción más de 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res, la ma­yor can­ti­dad en I+D, por en­ci­ma de Mi­cro­soft. Así que es­ta es una in­ver­sión que has­ta la fe­cha es­tá fun­cio­nan­do bien pa­ra no­so­tros, por­que co­mo he men­cio­na­do en los úl­ti­mos dos años te­ne­mos 14 nue­vos pro­duc­tos e in­di­ca­cio­nes, y en los pró­xi­mos tres años te­ne­mos otros 15 pro­duc­tos di­fe­ren­tes. Cuan­do tie­nes una car­te­ra de pro­duc­tos tan fuer­te no ne­ce­si­tas bus­car la in­ver­sión en bio­si­mi­la­res. Si se da cuen­ta, las em­pre­sas que han in­ver­ti­do en bio­si­mi­la­res son em­pre­sas que se en­con­tra­ron un atas­co en la lle­ga­da de nue­vos pro­duc­tos. Mien­tras nues­tra in­ves­ti­ga­ción si­ga fun­cio­nan­do, no hay ra­zón pa­ra in­ver­tir en otras co­sas. Ade­más,

“El sis­te­ma de sa­lud es­pa­ñol fun­cio­na por la co­la­bo­ra­ción de to­dos” “Te­ne­mos 12.000 pa­cien­tes en Es­pa­ña en es­tu­dios clí­ni­cos”

“No en­tra­mos en bio­si­mi­la­res. Nues­tra in­ves­ti­ga­ción fun­cio­na” “Cuan­do com­pra­mos una em­pre­sa si­gue sien­do au­tó­no­ma” “No creo que se dé nun­ca una fu­sión en­tre Ro­che y No­var­tis”

cree­mos que a me­di­da que avan­za­mos ha­cia el futuro, só­lo la in­no­va­ción po­drá ser re­com­pen­sa­da por los sis­te­mas de sa­lud, por­que las au­to­ri­da­des só­lo po­drán fi­nan­ciar aque­llos pro­duc­tos que sean de ver­dad di­fe­ren­tes pa­ra los pa­cien­tes. De to­das for­mas, la lle­ga­da de es­tos bio­si­mi­la­res sí su­pon­drá una com­pe­ten­cia di­rec­ta pa­ra al­guno de sus pro­duc­tos... Los bio­si­mi­la­res com­pe­ti­rán co­mo lo hacemos con otros pro­duc­tos, es de­cir, res­pe­tan­do el mar­co le­gal. Es­to es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de es­ta área. No­so­tros pro­mo­ve­mos la idea de te­ner una com­pe­ti­ción abier­ta. Creo que des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, el mer­ca­do se be­ne­fi­cia­rá más si la com­pe­ten­cia es abier­ta, trans­pa­ren­te y con­ti­nua. No creo en la li­mi­ta­ción de uno u otro com­pe­ti­dor. De to­das for­mas, pre­fe­ri­mos cen­trar nues­tros re­cur­sos y nues­tra men­te de acer­tar en el futuro con nues­tras in­no­va­cio­nes más que dis­cu­tir con los com­pe­ti­do­res fu­tu­ros, co­mo es­tá su­ce­dien­do hoy en día. Su com­pa­ñía nun­ca apa­re­ce en los ru­mo­res de gran­des fu­sio­nes que es­tá ha­bien­do en el mer­ca­do. ¿Des­car­ta una fu­tu­ra gran ope­ra­ción de com­pra o fu­sión? En los úl­ti­mos 20 años, Ro­che tie­ne un mo­de­lo muy es­pe­cí­fi­co de cre­ci­mien­to que no exis­te en nin­gu­na otra em­pre­sa en el mun­do. El ejem­plo per­fec­to fue la ope­ra­ción con Ge­nen­tech, que es la ma­yor em­pre­sa de bio­tec­no­lo­gía del mun­do. Cuan­do Ro­che ad­qui­rió Ge­nen­tech, és­ta era una em­pre­sa muy pe­que­ña, pe­ro la de­ci­sión que ad­qui­rió Ro­che, que fue una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes que to­mó en su his­to­ria, fue de­jar a Ge­nen­tech de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. Den­tro del gru­po Ro­che, pe­ro fun­cio­nan­do co­mo lo ve­nía ha­cien­do. Y así ha con­se­gui­do ser lo que es hoy en día. Exac­ta­men­te lo mis­mo hi­ci­mos con Ja­pón, cuan­do Ro­che ad­qui­rió Chu­gai. Hoy si­gue co­mo una em­pre­sa que fun­cio­na con éxi­to por se­pa­ra­do. Y nin­gu­na otra em­pre­sa ha he­cho es­to. Cuan­do ad­qui­ri­mos una em­pre­sa, que­re­mos de­jar que el ta­len­to de es­ta em­pre­sa fun­cio­ne co­mo es­ta­ba tra­ba­jan­do an­tes. ¿Nun­ca ha­brá por tan­to una gran fu­sión en­tre Ro­che y No­var­tis? Esa es la gran pre­gun­ta de los úl­ti­mos 20 años... Por lo que sé, no hay nin­gu­na in­ten­ción de ha­cer al­go así ni aho­ra, ni el futuro. Creo que Ro­che se­gui­rá res­pe­tan­do su iden­ti­dad in­de­pen­dien­te de los úl­ti­mos 100 años.

E. SENRA

E. SENRA

ELI­SA SENRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.