LA MI­NIS­TRA RE­NUN­CIA A LA RE­FOR­MA DEL SNS

Do­lors Mon­se­rrat no con­tem­pla al­can­zar gran­des acuer­dos en es­ta le­gis­la­tu­ra des­pués de que los so­cia­lis­tas ex­hi­ban un fren­te co­mún en el CI pa­ra de­mo­ler los cam­bios in­tro­du­ci­dos en 2012

El Economista - Sanidad - - POLÍTICA - JUAN MAR­QUÉS

Las re­for­mas y los gran­des acuer­dos en sa­ni­dad, ni es­tán ni se es­pe­ran. Al me­nos en es­ta le­gis­la­tu­ra. Ni tan si­quie­ra hay un plan o ho­ja de ru­ta co­mo sí hu­bo en la primera le­gis­la­tu­ra de Ma­riano Ra­joy con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, a pe­sar de que tan­to las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo los pro­fe­sio­na­les y ex­per­tos del sec­tor re­cla­man cam­bios ur­gen­tes en la fi­nan­cia­ción, una re­gu­la­ción pa­ra in­cor­po­rar la in­no­va­ción a la car­te­ra de ser­vi­cios con ga­ran­tías y un nue­vo mo­de­lo de re­cur­sos hu­ma­nos que aca­be con la tem­po­ra­li­dad en el sec­tor y las in­efi­cien­cias del ré­gi­men es­ta­tu­ta­rio.

El pri­mer pleno del Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud con el que se es­tre­na­ba la mi­nis­tra, Do­lors Mon­tse­rrat, des­pués de ocho me­ses en el car­go, de­cep­cio­nó. Ado­le­ció de la mis­ma fal­ta de am­bi­ción que los an­te­rio­res y ni tan si­quie­ra abor­dó la subida de las lis­tas de es­pe­ra que tan­to preo­cu­pa a los ciu­da­da­nos, pe­se a un or­den del día ma­ra­to­niano de 31 pun­tos.

Las cues­tio­nes apro­ba­das el pa­sa­do 21 de ju­nio fue­ron más de lu­ci­mien­to pa­ra los ti­tu­la­res de Sa­ni­dad que me­di­das efec­ti­vas pa­ra ga­ran­ti­zar la cohe­sión, equi­dad y via­bi­li­dad de una sa­ni­dad pú­bli­ca que el Par­ti­do So­cia­lis­ta y Po­de­mos quie­ren uni­ver­sal sin nin­gún lí­mi­te y gra­tui­ta sin ras­tro de co­pa­gos. Una pa­la­bra es­ta úl­ti­ma mal­di­ta y que ya ha des­apa­re­ci­do del vo­ca­bu­la­rio de la mi­nis­tra des­pués de avan­zar su in­ten­ción a prin­ci­pios de enero de que “pa­guen más quie­nes más tie­nen”. Más tar­de, y tras la po­lé­mi­ca le­van­ta­da, tu­vo que co­rre­gir­se y zan­jar en el Con­gre­so a la ba­ja con un “que pa­gue me­nos quien me­nos tie­ne”.

Los con­se­je­ros so­cia­lis­tas de Sa­ni­dad apro­ve­cha­ron el úl­ti­mo Pleno pa­ra ha­cer fren­te co­mún y re­cla­mar una vez más la de­ro­ga­ción del Real De­cre­to 16/2012, que in­tro­du­jo las úni­cas re­for­mas de ca­la­do eco­nó­mi­co que se han apro­ba­do y lle­ga­do a apli­car en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Des­de el pa­so de la ex­mi­nis­tra Ana Ma­to por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, ya no se ha vuel­to a avan­zar en nin­gu­na me­di­da di­ri­gi­da a ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de un Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud man­te­ni­do ar­ti­fi­cial­men­te gra­cias a la deu­da. El pro­pio ex­mi­nis­tro Al­fon­so Alon­so abor­tó cual­quier in­ten­to de pro­fun­di­zar en la lí­nea mar­ca­da por el de­cre­to e in­clu­so dio mar­cha atrás a me­di­das apro­ba­das que nun­ca ob­tu­vie­ron el con­sen­so de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo la im­plan­ta­ción de co­pa­gos en los ser­vi­cios in­clui­dos den­tro de la car­te­ra co­mún su­ple­men­ta­ria.

Sin la po­si­bi­li­dad de for­jar nue­vas alian­zas po­lí­ti­cas pa­ra sa­car ade­lan­te re­for­mas de con­sen­so con un Par­ti­do So­cia­lis­ta ce­rra­do en ban­da y

dis­pues­to a de­mo­ler las re­for­mas apro­ba­das en 2012, la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Do­lors Mon­tse­rrat, se es­tre­nó con la con­vo­ca­to­ria de un pleno del Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial tan car­ga­do de te­mas co­mo va­cío de con­te­ni­dos que se pue­dan re­la­cio­nar con re­for­mas ne­ce­sa­rias del sis­te­ma.

Los con­sen­sos se li­mi­ta­ron a acuer­dos de re­par­to de di­ne­ro y al lan­za­mien­to de es­tra­te­gias na­cio­na­les que ni son na­cio­na­les ni tam­po­co cuen­tan con fon­dos pa­ra im­pul­sar­las de for­ma efec­ti­va. El re­cha­zo de los con­se­je­ros so­cia­lis­tas y na­cio­na­lis­tas a que el Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial asu­ma un pa­pel eje­cu­ti­vo, tal y co­mo se pro­po­nía en un nue­vo reglamento, es sig­ni­fi­ca­ti­vo del al­can­ce que tie­ne es­te ór­gano de coor­di­na­ción de la sa­ni­dad es­pa­ño­la, cu­yas de­ci­sio­nes no son vin­cu­lan­tes co­mo tam­po­co son las le­yes de obli­ga­do cum­pli­mien­to, tal y co­mo han de­mos­tra­do re­gio­nes co­mo la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na o el País Vas­co al sub­ven­cio­nar el co­pa­go far­ma­céu­ti­co o de­jar en pa­pel mo­ja­do el nue­vo sis­te­ma de ase­gu­ra­mien­to sa­ni­ta­rio.

Los acuer­dos al­can­za­dos en el úl­ti­mo In­ter­te­rri­to­rial no fue­ron más allá del com­pro­mi­so de las re­gio­nes a am­pliar el Plan Na­cio­nal de la He­pa­ti­tis C pa­ra tra­tar con los nue­vos an­ti­vi­ra­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción a to­dos los pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos con el vi­rus ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca, cerca de 60.000 pa­cien­tes más que pre­sen­tan una fi­bro­sis más le­ve (F0 y F1) y que se su­man a los 76.000 ya tra­ta­dos.

El cos­te pa­ra las ar­cas re­gio­na­les de es­tos tra­ta­mien­tos que cu­ran la en­fer­me­dad su­pera ya los 1.600 mi­llo­nes de eu­ros, que se po­drían dis­pa­rar has­ta los 2.200 mi­llo­nes cuan­do se tra­te a to­dos los pa­cien­tes. La ex­ten­sión del pro­gra­ma has­ta 2020 no con­ta­rá ya con el res­pal­do de un Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­co ex­tra­or­di­na­rio, sino que co­rre­rá a car­go de los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos.

Pre­ci­sa­men­te abor­dar la fi­nan­cia­ción sa­ni­ta­ria den­tro del Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial fue una de las re­cla­ma­cio­nes del Par­ti­do So­cia­lis­ta que la mi­nis­tra ce­rró con su com­pro­mi­so de con­vo­car un pleno mo­no­grá­fi­co so­bre es­ta cues­tión “en pró­xi­mas fe­chas”, que se­rá cuan­do con­clu­ya sus tra­ba­jos la Co­mi­sión de Po­lí­ti­ca Fis­cal y Fi­nan­cie­ra.

EFE

Do­lors Mons­tse­rrat, mi­nis­tra de Sa­ni­dad.

EE

Úl­ti­mo Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial de con­se­je­ros sa­ni­ta­rios y Mi­nis­te­rio.

N. MAR­TÍN

Fa­cha­da del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.