Ca­ta­lu­ña boi­co­tea sus op­cio­nes a ser se­de de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to

La ho­ja de ru­ta se­ce­sio­nis­ta del Go­bierno ca­ta­lán mer­ma las po­si­bi­li­da­des de Bar­ce­lo­na de aco­ger la se­de de la Agen­cia Eu­ro­pea de Me­di­ca­men­tos, a pe­sar de que la ciu­dad cum­ple con no­ta cin­co de los seis cri­te­rios pre­vis­tos por la Co­mi­sión Eu­ro­pea

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

Co­mo en Eu­ro­vi­sión, la me­jor can­ción no siem­pre ga­na y me­nos cuan­do el pro­pio can­di­da­to boi­co­tea sus po­si­bi­li­da­des. Es el ca­so de la can­di­da­tu­ra es­pa­ño­la de Bar­ce­lo­na pa­ra al­ber­gar la se­de de la Agen­cia Eu­ro­pea de Me­di­ca­men­tos (EMA, en sus si­glas en in­glés), las­tra­da de ini­cio por el em­pe­ño del Go­bierno ca­ta­lán de no des­viar­se ni un mi­lí­me­tro de su ru­ta se­ce­sio­nis­ta.

El Con­se­jo Eu­ro­peo de la Unión Eu­ro­pea de­ci­di­rá el pró­xi­mo mes de no­viem­bre en qué país se ubi­ca una de las agen­cias que más in­fluen­cia y pe­so eco­nó­mi­co tie­ne de la Unión Eu­ro­pea. Y, aun­que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas han he­cho un lla­ma­mien­to pa­ra que la elec­ción se pro­duz­ca con “to­tal trans­pa­ren­cia” y se­gún “los cri­te­rios ob­je­ti­vos es­ta­ble­ci­dos”, se­rá di­fí­cil que en la vo­ta­ción no pon­de­re el rui­do po­lí­ti­co de fon­do ca­ta­lán en con­tra de las as­pi­ra­cio­nes de Bar­ce­lo­na.

Si co­mo sos­tie­ne el con­se­je­ro de Sa­ni­dad de Ca­ta­lu­ña, An­to­ni Co­mín, la can­di­da­tu­ra “des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co es im­ba­ti­ble”, Bar­ce­lo­na es una de las se­des fa­vo­ri­tas. Es­pa­ña, en efec­to, pun­tua­rá al­to en cin­co de los seis cri­te­rios acor­da­dos que la Co­mi­sión Eu­ro­pea evaluará el 30 de sep­tiem­bre co­mo pa­so pre­vio al de­ba­te po­lí­ti­co que se abri­rá en oc­tu­bre y que de­be­rá des­pe­jar la vo­ta­ción de­fi­ni­ti­va de no­viem­bre. El vo­to se­rá se­cre­to y los 27 Es­ta­dos miem­bros ten­drán el mis­mo nú­me­ro de pun­tos, por lo que las alian­zas en­tre paí­ses pue­den re­sul­tar cla­ves en las tres ron­das de votaciones pre­vis­tas.

Con la To­rre Glo­ries y sus 30.000 me­tros cua­dra­dos, Bar­ce­lo­na ase­gu­ra es­pa­cio su­fi­cien­te y una se­de em­ble­má­ti­ca y ope­ra­ti­va des­de el mis­mo mo­men­to en que el Reino Uni­do aban­do­ne la UE. Ga­ran­ti­za, por tan­to, la con­ti­nui­dad a los tra­ba­jos de la Agen­cia. Ade­más de cum­plir es­tos dos

La EMA atrae­ría a las 1.600 em­pre­sas que con­vi­ven al­re­de­dor de la Agen­cia en Lon­dres

re­qui­si­tos, la Ciu­dad Con­dal ofre­ce ac­ce­si­bi­li­dad y co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­nal a tra­vés de su ae­ro­puer­to y dis­po­ne de co­le­gios in­ter­na­cio­na­les pa­ra los 890 em­plea­dos de la Agen­cia, así co­mo opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra sus fa­mi­lias. Ade­más, es la op­ción pre­fe­ri­da por los pro­pios fun­cio­na­rios de la EMA, un as­pec­to cla­ve, co­mo ha sub­ra­ya­do el pre­si­den­te de Far­main­dus­tria, Je­sús Ace­bi­llo, pues­to que “re­du­ci­ría en gran me­di­da la even­tual pér­di­da de ta­len­to que po­drían im­pli­car otras op­cio­nes”.

El úni­co pun­to en con­tra es el cri­te­rio eu­ro­peo de re­par­to geo­grá­fi­co de los cen­tros e ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, que be­ne­fi­cia­ría a los paí­ses del Es­te, ya que Es­pa­ña aco­ge cua­tro organismos eu­ro­peos. Pe­ro ni las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las ni eu­ro­peas pue­den ob­viar tam­po­co el re­fe­rén­dum ile­gal de in­de­pen­den­cia pre­vis­to pa­ra el 1 de oc­tu­bre y las con­se­cuen­cias de­ri­va­das del desafío a la le­ga­li­dad es­pa­ño­la, que re­du­cen a la mí­ni­ma ex­pre­sión las op­cio­nes de Bar­ce­lo­na.

Y no es po­co lo que hay en jue­go, por­que la Agen­cia con­ver­ti­rá a su pró­xi­mo an­fi­trión en la re­fe­ren­cia mun­dial del me­di­ca­men­to. Las ci­fras que mue­ve es­te or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de eva­luar la ca­li­dad, se­gu­ri­dad y efi­ca­cia de los nue­vos fár­ma­cos son in­con­tes­ta­bles. Ca­da año se ce­le­bran más de me­dio mi­llar de reunio­nes con la asis­ten­cia de 36.000 ex­per­tos, lo que ase­gu­ra la re­ser­va de 30.000 no­ches de ho­tel, con un pi­co dia­rio de ca­pa­ci­dad de 350 ha­bi­ta­cio­nes.

Mu­cho más im­por­tan­te es su va­lor es­tra­té­gi­co den­tro de un sec­tor lí­der en la in­ver­sión en in­no­va­ción que con­cen­tra a al­gu­nas de las mul­ti­na­cio­na­les más po­de­ro­sas del mun­do y de un mer­ca­do don­de so­lo la sa­ni­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la in­vier­te 16.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. La Agen­cia re­co­men­dó la co­mer­cia­li­za­ción de 81 nue­vos fár­ma­cos el año pa­sa­do, in­clu­yen­do 27 nue­vos prin­ci­pios ac­ti­vos, sin con­tar las 114 so­li­ci­tu­des de eva­lua­ción re­ci­bi­das, en­tre otros indicadore­s de ac­ti­vi­dad de un or­ga­nis­mo que cen­tra­li­za las de­ci­sio­nes eu­ro­peas so­bre los me­di­ca­men­tos.

La EMA se­ría un imán pa­ra las 1.600 em­pre­sas que a día de hoy con­vi­ven al­re­de­dor de la Agen­cia en Lon­dres, dan­do una opor­tu­ni­dad a que las em­pre­sas es­pa­ño­las se con­vier­tan en pro­vee­do­res. Asi­mis­mo atrae­ría a ca­si 40.000 ex­per­tos al año y su­pon­dría que más in­dus­trias far­ma­céu­ti­cas se ins­ta­la­rán en nues­tro país, co­mo ha des­ta­ca­do el pro­pio Go­bierno es­pa­ñol.

A di­fe­ren­cia de la se­de de la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea Ban­ca­ria, a la que so­lo op­tan ocho ciu­da­des, la EMA es­tá mu­cho más dispu­tada. Has­ta 18 ciu­da­des com­pi­ten con Bar­ce­lo­na en una ca­rre­ra don­de el Go­bierno es­pa­ñol se ha im­pli­ca­do a fon­do a cos­ta de de­jar en la cu­ne­ta a otra can­di­da­ta, co­mo Ma­drid, que tam­bién cum­ple con no­ta to­dos los re­qui­si­tos sin la hi­po­te­ca po­lí­ti­ca de la Ciu­dad Con­dal. En­tre las ciu­da­des ri­va­les a ba­tir fi­gu­ran Áms­ter­dam, Mi­lán, Vie­na y Bra­tis­la­va, co­mo fa­vo­ri­tas jun­to con Bar­ce­lo­na. Ate­nas, Bonn, Bru­se­las, Bu­ca­rest, Co­pen­ha­gue, Du­blín, Hel­sin­ki, Li­lle, Opor­to, So­fía, Es­to­col­mo, Mal­ta, Var­so­via y Za­greb com­ple­tan la lis­ta ofi­cial pu­bli­ca­da por el Con­se­jo Eu­ro­peo.

El Go­bierno es­pa­ñol es­tá ha­cien­do, de mo­men­to, to­do lo que es­tá en su mano pa­ra acer­car la se­de a Bar­ce­lo­na. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Do­lors Mon­tse­rrat, ha si­do una de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias que más se ha sig­ni­fi­ca­do en su apo­yo y ha si­do uno de los po­cos ti­tu­la­res que sí se ha des­pla­za­do a la se­de de la Agen­cia en Lon­dres, el pa­sa­do mes de ma­yo. Con el ob­je­ti­vo cla­ve de ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de los tra­ba­jos de la Agen­cia, Sa­ni­dad ha com­pro­me­ti­do la con­tra­ta­ción de 40 nue­vos téc­ni­cos en una con­vo­ca­to­ria pú­bli­ca de em­pleo pu­bli­ca­da el pa­sa­do 1 de sep­tiem­bre pa­ra re­for­zar la plan­ti­lla de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos.

EFE

Do­lors Mon­tse­rrat, mi­nis­tra de Sa­ni­dad.

EE

Reunión del co­mi­té de apo­yo a la can­di­da­tu­ra de Bar­ce­lo­na a la EMA, el pa­sa­do ju­lio en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.