La hi­dra­ta­ción en el en­torno la­bo­ral

Ar­tícu­lo de la doc­to­ra So­nia Vidal, es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal Ase­pe­yo

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

Mu­chas son las ru­ti­nas que so­le­mos ol­vi­dar a la vuel­ta de va­ca­cio­nes. Una de las más im­por­tan­tes es con­ti­nuar con há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles que por ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del cli­ma se van per­dien­do. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que han acom­pa­ña­do al ve­rano, ani­ma­ron a in­cre­men­tar el con­su­mo de agua pa­ra man­te­ner unos ade­cua­dos ni­ve­les de hi­dra­ta­ción.

Los fac­to­res ali­men­ta­rios lle­van tiem­po in­te­gra­dos en los pro­gra­mas de Me­di­ci­na La­bo­ral. Sin em­bar­go, el co­rrec­to equi­li­brio hi­dro­elec­tro­lí­ti­co en­tre los tra­ba­ja­do­res pue­de que­dar re­le­ga­do y es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que ha de in­cluir­se co­mo una de las gran­des prio­ri­da­des. El agua cons­ti­tu­ye el com­po­nen­te prin­ci­pal del or­ga­nis­mo hu­mano. El 60 por cien­to del pe­so cor­po­ral en hom­bres adul­tos y el 50-55 por cien­to en mu­je­res adul­tas es agua. El re­par­to por ór­ga­nos es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. El ce­re­bro y el apa­ra­to mus­cu­lar al­can­zan apro­xi­ma­da­men­te el 75 por cien­to del to­tal, más del 80 por cien­to com­pro­me­te a la san­gre y ri­ño­nes, se­gui­dos del hí­ga­do, hue­sos y, en mu­cha me­nor can­ti­dad, el te­ji­do adi­po­so. El agua es, ade­más, el me­dio don­de se desa­rro­llan las prin­ci­pa­les reacciones quí­mi­cas ce­lu­la­res que man­tie­nen un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del cuer­po. El agua es ca­paz de re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral me­dian­te el pro­ce­so de trans­pi­ra­ción. Su pre­sen­cia en el lí­qui­do si­no­vial de las ar­ti­cu­la­cio­nes per­mi­te dis­mi­nuir el ro­ce óseo. El efec­to lu­bri­can­te se ma­ni­fies­ta tam­bién en el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo y las mu­co­sas de los trac­tos di­ges­ti­vos y ge­ni­tou­ri­na­rios. Así, el agua de­be es­tar pre­sen­te en can­ti­da­des cons­tan­tes y las pér­di­das han de equi­li­brar­se con una ade­cua­da in­ges­ta que com­pen­se es­tas pér­di­das.

La in­ges­ta in­clu­ye el agua con­su­mi­da en las be­bi­das, los ali­men­tos y el agua me­ta­bó­li­ca o de oxi­da­ción -que es la pro­du­ci­da en los pro­ce­sos en los cua­les los ma­cro­nu­trien­tes se oxi­dan pa­ra pro­du­cir ener­gía y ren­di­mien­to hí­dri­co-. En­tre las be­bi­das se in­clu­ye el agua co­rrien­te del gri­fo, el agua em­bo­te­lla­da, las in­fu­sio­nes, el ca­fé, los re­fres­cos, los zu­mos y néc­ta­res, así co­mo ba­ti­dos y be­bi­das ener­gé­ti­cas.

Las pér­di­das fi­sio­ló­gi­cas de agua se ori­gi­nan a par­tir de la ori­na pro­du­ci­da en el apa­ra­to re­nal, que se cal­cu­la en unos 1.500 ml/per­so­na/día, y los pro­ce­sos de es­pi­ra­ción, el su­dor y la eli­mi­na­ción de he­ces. Las pér­di­das pa­to­ló­gi­cas pue­den de­ber­se a es­ta­dos de dia­rrea, vó­mi­tos, fiebre, hi­per­ven­ti­la­ción,

que­ma­du­ras o pro­ce­sos sép­ti­cos. Las ne­ce­si­da­des de agua en el en­torno la­bo­ral son más que evi­den­tes y sus­cep­ti­bles de in­di­vi­dua­li­zar, en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da tra­ba­ja­dor y las con­di­cio­nes am­bien­ta­les en ca­da pues­to de tra­ba­jo. Los pro­to­co­los han de que­dar in­clui­dos en las his­to­rias clí­ni­cas y la­bo­ra­les.

La su­do­ra­ción ex­ce­si­va en ac­ti­vi­da­des fí­si­cas in­ten­sas que no se com­pen­sa con un ade­cua­do con­su­mo de agua, pue­de de­ri­var en cua­dros don­de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral au­men­ta ca­si 0.5ºC por ca­da 1 por cien­to de des­hi­dra­ta­ción. El ca­lor am­bien­tal pue­de agra­var to­das es­tas si­tua­cio­nes al ser ma­yor la ne­ce­si­dad de lí­qui­dos que ten­drá el or­ga­nis­mo pa­ra su ade­cua­da re­fri­ge­ra­ción. Es ne­ce­sa­rio con­cien­ciar so­bre la ne­ce­si­dad de la in­ges­ta de agua, pe­se a no ma­ni­fes­tar sed.

Se­ñal de aler­ta fren­te a la des­hi­dra­ta­ción cor­po­ral

En mu­chas ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les que se desa­rro­llan en con­di­cio­nes am­bien­ta­les ex­tre­mas se pue­den ob­ser­var pér­di­das hi­dro­elec­tro­lí­ti­cas im­por­tan­tes. Es­pe­cial aten­ción pre­ci­san los sec­to­res de la mi­ne­ría, cons­truc­ción, me­dio agra­rio, si­de­rur­gia y la pes­ca. Las ro­pas her­mé­ti­cas o los equi­pos de pro­tec­ción, co­mo más­ca­ras, pue­den lle­gar a afec­tar la hi­dra­ta­ción.

Tam­bién los sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción co­mo el ai­re acon­di­cio­na­do pro­pi­cian un am­bien­te más se­co de lo nor­mal, lo que da lu­gar a ma­yo­res pér­di­das de agua a tra­vés de los pul­mo­nes y la piel. Al­gu­nos es­tu­dios de la National Aca­demy of Scien­ces de EEUU ob­je­ti­van que cuan­do la des­hi­dra­ta­ción ex­ce­de un 2 por cien­to del pe­so cor­po­ral, el ren­di­mien­to y la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo dis­mi­nu­ye, y más aún si se tra­ba­ja en un am­bien­te con ca­lor. Un in­for­me cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Agua y Sa­lud (IIAS), ava­la que un des­cen­so de tan só­lo ese 2 por cien­to de agua en nues­tro or­ga­nis­mo pue­de pro­vo­car una pér­di­da tran­si­to­ria de me­mo­ria. La des­hi­dra­ta­ción pro­vo­ca un au­men­to de la pre­sión car­dio­vas­cu­lar y del rit­mo car­día­co, aso­cian­do un ma­yor riesgo de caí­das, fa­ti­ga, in­fec­cio­nes del trac­to uri­na­rio, ce­fa­leas, mi­gra­ñas y tras­tor­nos bron­co­pul­mo­na­res. Y se ha cons­ta­ta­do un au­men­to del 30 por cien­to de los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les en tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 24ºC. El National Ins­ti­tu­te of Oc­cu­pa­tio­nal Sa­fety and Health (NIOSH), re­fe­ren­te en la Sa­lud La­bo­ral, re­co­mien­da re­po­ner lí­qui­dos con agua fría y re­fres­cos, be­bien­do un va­so de 250ml. ca­da 20 mi­nu­tos, así co­mo que los tra­ba­ja­do­res ten­gan fá­cil ac­ce­so a can­ti­da­des su­fi­cien­tes de agua o be­bi­das no al­cohó­li­cas con la pro­vi­sión de fuen­tes de agua y má­qui­nas ex­pen­de­do­ras, así co­mo me­jo­rar el ac­ce­so a los ba­ños pa­ra ga­ran­ti­zar un buen es­ta­do de hi­dra­ta­ción an­tes de co­men­zar a tra­ba­jar.

Se acon­se­ja pro­mo­ver los des­can­sos y fo­men­tar el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras. Se­gún da­tos del NIOSH, pa­ra un tra­ba­ja­dor se­den­ta­rio se re­co­mien­da una in­ges­ta de en­tre 1,2 y 2,5 li­tros a dia­rio, que au­men­ta has­ta 3 li­tros con una ac­ti­vi­dad fí­si­ca moderada y pue­de lle­gar a los 6 li­tros al día en tem­pe­ra­tu­ras am­bien­ta­les ex­tre­mas y es­fuer­zos la­bo­ra­les de muy al­ta in­ten­si­dad. No es­pe­re­mos a apre­ciar el gran va­lor del agua has­ta que se se­que la fuen­te de la que ma­na con enor­me sa­lud.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.