Re­du­cir la lis­ta de es­pe­ra pa­sa por usar to­dos los re­cur­sos del sis­te­ma

Si los ge­ren­tes de los hos­pi­ta­les tu­vie­ran la ca­pa­ci­dad de abrir los qui­ró­fa­nos en otras ho­ra­rios y or­ga­ni­zar su per­so­nal ba­jo pa­rá­me­tros de pro­duc­ti­vi­dad, la lis­ta de es­pe­ra en Es­pa­ña se­ría mu­cho más ba­ja

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

El tiem­po me­dio de es­pe­ra qui­rúr­gi­ca en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud se dis­pa­ró un 38,5 por cien­to en seis me­ses y se si­túa ya en los 115 días, se­gún los úl­ti­mos da­tos de di­ciem­bre de 2016. Son ca­si cua­tro me­ses los que de­ben aguar­dar de me­dia los 614.101 pa­cien­tes in­clui­dos en lis­ta de es­pe­ra el año pa­sa­do -44.000 más que en ju­nio de 2016- pa­ra so­me­ter­se a una ope­ra­ción pro­gra­ma­da no ur­gen­te en la sa­ni­dad pú­bli­ca. La aten­ción al 18 por cien­to de es­tos pa­cien­tes se de­mo­ra ade­más más de seis me­ses, fren­te al 8 por cien­to que se en­con­tra­ba en es­ta si­tua­ción en ju­nio de 2016, lo que su­po­ne un de­te­rio­ro de la sa­lud y ca­li­dad de vi­da di­fí­cil­men­te jus­ti­fi­ca­bles.

Du­ran­te los úl­ti­mos seis años, es­te in­di­ca­dor cla­ve del fun­cio­na­mien­to del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud y de la sa­tis­fac­ción de los ciu­da­da­nos se ha de­te­rio­ra­do has­ta tal pun­to que el tiem­po me­dio de es­pe­ra de la aten­ción qui­rúr­gi­ca de 2016 ca­si du­pli­ca los 65 días re­gis­tra­dos en 2010, sin que los res­pon­sa­bles sa­ni­ta­rios de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha­yan ofre­ci­do nin­gu­na ex­pli­ca­ción en el Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial del SNS, el fo­ro don­de su­pues­ta­men­te se abor­dan los pro­ble­mas de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio. Las di­fe­ren­cias en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas son ade­más abis­ma­les y di­fí­ci­les de ex­pli­car si se atiende al gas­to per ca­pi­ta in­ver­ti­do en sa­lud, plan­ti­llas de pro­fe­sio­na­les, po­bla­ción aten­di­da o al in­cre­men­to de los pre­su­pues­tos sa­ni­ta­rios de los úl­ti­mos años.

Es­tos días, la sa­ni­dad pri­va­da, a tra­vés de la Fun­da­ción Idis, ha pro­pues­to a la Ad­mi­nis­tra­ción un plan de cho­que pa­ra de­jar a ce­ro las lis­tas de es­pe­ra qui­rúr­gi­ca de la sa­ni­dad pú­bli­ca an­tes de que aca­be el año. El plan, se­gún el Idis, ne­ce­si­ta una in­ver­sión cer­ca­na a los 1.500 mi­llo­nes de eu­ros. El anun­cio, sin du­da, ha si­do efec­tis­ta y ha ser­vi­do pa­ra po­ner el fo­co en el pro­ble­ma. Sin em­bar­go, más allá de pla­nes pun­tua­les y de ci­fras de gas­to con­cre­tas, lo que ne­ce­si­ta el sis­te­ma sa­ni­ta­rio es ha­cer uso de to­dos los re­cur­sos que tie­ne ya a su al­can­ce.

Evi­den­te­men­te, los pro­fe­sio­na­les y cen­tros de la sa­ni­dad pri­va­da for­man par­te de esos re­cur­sos, pe­ro tam­bién de­ben ser­lo los pro­pios de la sa­ni­dad pú­bli­ca. Si los ge­ren­tes de los hos­pi­ta­les tu­vie­ran la ca­pa­ci­dad de abrir los qui­ró­fa­nos en otras ho­ras o pro­gra­mar las ho­ras de sus tra­ba­ja­do­res con­for­me a cri­te­rios más pro­duc­ti­vos y efi­cien­tes, las ci­fras de lis­tas de es­pe­ra tam­bién ba­ja­rían.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.