III Con­gre­so de RRII del sec­tor far­ma­céu­ti­co

Ci­ta con­so­li­da­da pa­ra los pro­fe­sio­na­les del sec­tor que du­ran­te dos días po­drán pro­fun­di­zar en los re­tos y opor­tu­ni­da­des in­he­ren­tes a es­ta fun­ción de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les y Ac­ce­so al Mer­ca­do. Del 19 al 20 de sep­tiem­bre en Ma­drid.

El Economista - Sanidad - - AGENDA - Raúl Puen­tes Di­rec­tor ge­ne­ral de Me­de­la Ibe­ria

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en su Es­tra­te­gia Mun­dial pa­ra la Ali­men­ta­ción del Lac­tan­te y del Ni­ño Pe­que­ño, re­co­mien­da “la lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses, la in­tro­duc­ción de ali­men­tos apro­pia­dos pa­ra la edad y se­gu­ros a par­tir de en­ton­ces, y el man­te­ni­mien­to de la lac­tan­cia ma­ter­na has­ta los 2 años o más pa­ra lo­grar un cre­ci­mien­to, un de­sa­rro­llo y una sa­lud óp­ti­mos”. Tal afir­ma­ción es­tá co­rro­bo­ra­da por la nu­me­ro­sa li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca pu­bli­ca­da a tal efec­to, si bien los in­ves­ti­ga­do­res han de­di­ca­do im­por­tan­tes es­fuer­zos a am­pliar es­ta pers­pec­ti­va pa­ra ana­li­zar tam­bién los be­ne­fi­cios que la lac­tan­cia ma­ter­na apor­ta, tan­to a la sa­lud de la ma­dre co­mo a la so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, el re­torno eco­nó­mi­co de­ri­va­do de la lac­tan­cia ma­ter­na es un as­pec­to con un am­plio po­ten­cial de de­sa­rro­llo.

En el Sim­po­sio In­ter­na­cio­nal de Lac­tan­cia Ma­ter­na, que Me­de­la or­ga­ni­za ca­da año y que es­ta duo­dé­ci­ma edi­ción he­mos ce­le­bra­do en la ciu­dad ita­lia­na de Flo­ren­cia a prin­ci­pios del mes de abril, se ha pre­sen­ta­do el es­tu­dio The Health eco­no­mic va­lue of fee­ding hu­man milk to pre­term in­fant, pro­mo­vi­do por Me­de­la y rea­li­za­do por el York Health Eco­no­mics Con­sor­tium (YHEC), ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción de­pen­dien­te de la Uni­ver­si­dad de York en Reino Uni­do.

El ob­je­ti­vo de es­te tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción ha si­do ana­li­zar el im­pac­to eco­nó­mi­co que la ali­men­ta­ción ex­clu­si­va con le­che ma­ter­na tie­ne en los cos­tes sa­ni­ta­rios de los Sis­te­mas Na­cio­na­les de Sa­lud, fren­te a los be­bés que son ali­men­ta­dos con le­che de fór­mu­la. Y los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos son real­men­te sor­pren­den­tes: ali­men­tar al be­bé pre­ma­tu­ro ex­clu­si­va­men­te con le­che hu­ma­na su­pon­dría un aho­rro es­ti­ma­do su­pe­rior a 1.039 eu­ros por ni­ño du­ran­te to­da su vi­da.

En Es­pa­ña, se­gún da­tos del in­for­me Eu­ro-Pe­ri­sat, la pro­por­ción de nacimiento­s pre­ma­tu­ros se si­túa en uno de ca­da 13, con lo que ca­da año na­cen en nues­tro país unos 28.000 ni­ños pre­ma­tu­ros. Por tan­to, el aho­rro de cos­tes es­ti­ma­do, a par­tir de las con­clu­sio­nes ob­te­ni­das en es­te es­tu­dio, su­pe­ra­ría los 29 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

Los di­fe­ren­tes fac­to­res que han ana­li­za­do los in­ves­ti­ga­do­res pa­ra lle­gar a es­ta con­clu­sión ofre­cen una idea del ni­vel de de­ta­lle apli­ca­do pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos con­clu­yen­tes. En­tre ellos des­ta­can tres. En pri­mer lu­gar, los be­ne­fi­cios que pro­por­cio­na la ali­men­ta­ción ex­clu­si­va con

le­che hu­ma­na pa­ra la sa­lud del be­bé pre­ma­tu­ro. En se­gun­do lu­gar, la re­duc­ción de la in­ci­den­cia, se­ve­ri­dad y el riesgo de pa­de­cer en­fer­me­da­des co­mo la en­te­ro­co­li­tis ne­cro­san­te (NEC), la sep­sis o la obe­si­dad in­fan­til en be­bés pre­ma­tu­ros ali­men­ta­dos ex­clu­si­va­men­te con le­che ma­ter­na, fren­te a los que son ali­men­ta­dos con le­che de fór­mu­la. Y, por úl­ti­mo, el im­pac­to en me­no­res cos­tes hos­pi­ta­la­rios y de tra­ta­mien­to de es­te ti­po de en­fer­me­da­des co­mo con­se­cuen­cia de la re­duc­ción de es­ta in­ci­den­cia.

To­man­do co­mo pun­to de par­ti­da es­tos tres fac­to­res de aná­li­sis, el aho­rro to­tal es­ti­ma­do por ni­ño, ca­si dos ter­ce­ras par­tes (64,5 por cien­to), es­ta­ría vin­cu­la­do al pe­rio­do en el que un be­bé pre­ma­tu­ro ten­dría que per­ma­ne­cer in­gre­sa­do en la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos Neo­na­ta­les (UCIN) del hos­pi­tal; y, apro­xi­ma­da­men­te, una ter­ce­ra par­te -35,5 por cien­to del aho­rro to­tal- se co­rres­pon­de­ría a la re­duc­ción de en­fer­me­da­des a lar­go pla­zo y com­pli­ca­cio­nes tras re­ci­bir el al­ta hos­pi­ta­la­ria.

La evi­den­cia clí­ni­ca ha con­fir­ma­do que las en­fer­me­da­des que tie­nen ma­yor in­ci­den­cia en los be­bés pre­ma­tu­ros, tan­to du­ran­te su es­tan­cia en la UCIN co­mo a lo lar­go de su vi­da, son el Sín­dro­me de Muer­te Sú­bi­ta, la leu­ce­mia in­fan­til, en­fer­me­da­des cró­ni­cas e in­fec­cio­sas co­mo la oti­tis me­dia y obe­si­dad; pe­ro, so­bre to­do, des­ta­can la NEC, la pa­to­lo­gía di­ges­ti­va ad­qui­ri­da más fre­cuen­te y gra­ve en el pe­rio­do neo­na­tal, y la in­fec­ción bac­te­ria­na o sep­sis. Por su vi­ru­len­cia, cen­tré­mo­nos en es­tas dos úl­ti­mas pa­to­lo­gías.

La NEC y la sep­sis re­quie­ren tra­ta­mien­to mé­di­co in­me­dia­to, es­tan­cia pro­lon­ga­da en el hos­pi­tal y, en el ca­so con­cre­to de la pri­me­ra, pue­de im­pli­car in­clu­so ci­ru­gía. En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es­to se tra­du­ce en unos cos­tes muy ele­va­dos pa­ra el hos­pi­tal que im­pac­tan di­rec­ta­men­te en los pre­su­pues­tos de los Sis­te­mas Na­cio­na­les de Sa­lud.

Se­gún los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en el es­tu­dio pro­mo­vi­do por Me­de­la, el cos­te es­ti­ma­do de la NEC, con una in­ci­den­cia del 2,6 por cien­to en ni­ños pre­ma­tu­ros y una es­tan­cia me­dia en el hos­pi­tal de 27,2 días, su­pe­ra­ría los 19.000 eu­ros por ca­da ni­ño afec­ta­do. Si fue­ra ne­ce­sa­rio rea­li­zar ci­ru­gía, és­te se in­cre­men­ta­ría en unos 2.000 eu­ros. En el ca­so con­cre­to de la sep­sis, cu­ya in­ci­den­cia se si­túa en un 16 por cien­to y la es­tan­cia me­dia en el hos­pi­tal os­ci­la en torno a los seis días, el cos­te es­ti­ma­do pa­ra el hos­pi­tal su­pera los 4.200 eu­ros por be­bé.

Nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la ali­men­ta­ción ex­clu­si­va del be­bé pre­ma­tu­ro con le­che ma­ter­na dis­mi­nu­ye el riesgo de NEC y sep­sis. Con­cre­ta­men­te, la re­duc­ción del riesgo se si­túa en un 86 y un 12 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, en com­pa­ra­ción con los ca­sos en los que los be­bés son ali­men­ta­dos con le­che de fór­mu­la. Un me­nor riesgo de pa­de­cer es­tas en­fer­me­da­des su­pon­dría una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del cos­te pa­ra el hos­pi­tal. Las con­clu­sio­nes del es­tu­dio si­túan el aho­rro me­dio en torno a los 613 eu­ros por ca­so.

La ali­men­ta­ción ex­clu­si­va con le­che ma­ter­na ha cons­ta­ta­do, por tan­to, no só­lo un cla­ro be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud y el de­sa­rro­llo del be­bé, sino tam­bién un im­pac­to eco­nó­mi­co po­si­ti­vo pa­ra las cuen­tas del Es­ta­do. Pa­ra las ma­dres era un he­cho co­no­ci­do. La lac­tan­cia ma­ter­na es gra­tis.

Nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la ali­men­ta­ción ex­clu­si­va del be­bé pre­ma­tu­ro con le­che ma­ter­na dis­mi­nu­ye el riesgo sep­sis en un 12%, en com­pa­ra­ción con los ca­sos en los que los be­bés son ali­men­ta­dos con le­che de fór­mu­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.