2017: año pro­me­te­dor en la lu­cha con­tra el Alz­hei­mer

El Plan Na­cio­nal de Alz­hei­mer y otras De­men­cias, ela­bo­ra­do por dis­tin­tos agen­tes im­pli­ca­dos de es­ta área, es­tá so­bre la me­sa pa­ra apro­ba­ción en Es­pa­ña. Es­pe­ro que el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad cul­mi­ne su pro­me­sa de que sea una prio­ri­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Matt­hew Mit­tino Con­se­je­ro de­le­ga­do de Bio­cross

Tras un in­ten­so cur­so en el cam­po de la sa­lud en torno a la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, es­ta­mos a pun­to de ex­pe­ri­men­tar una nue­va era en el tra­to de las en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas. Por un la­do, se es­tán pro­du­cien­do avances en el te­rreno le­gis­la­ti­vo pa­ra ase­gu­rar la ca­li­dad de vi­da que per­so­nas con es­tas afec­cio­nes me­re­cen. Por otro la­do, es­tán te­nien­do lu­gar im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos e in­no­va­cio­nes en el cam­po de la cien­cia y es­tán pró­xi­mos a in­tro­du­cir­se en la prác­ti­ca clí­ni­ca dia­ria.

En pri­mer lu­gar, ce­le­bro el he­cho de que el Plan Na­cio­nal de Alz­hei­mer y otras De­men­cias, ela­bo­ra­do por dis­tin­tos agen­tes im­pli­ca­dos de es­ta área, es­té so­bre la me­sa pa­ra apro­ba­ción en Es­pa­ña. Es­pe­ro que el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, que ha pro­me­ti­do te­ner es­tas en­fer­me­da­des co­mo una de las prio­ri­da­des de la le­gis­la­tu­ra de 2017, cul­mi­ne su pro­me­sa y sea un ejem­plo de compromiso y jus­ti­cia fren­te al res­to de la so­cie­dad.

El Gru­po Es­ta­tal de De­men­cias, que es el en­car­ga­do de ela­bo­rar tal in­for­me, se reunió por pri­me­ra vez el pa­sa­do mes de abril pa­ra me­jo­rar el es­ta­do de aten­ción a per­so­nas con la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y sus fa­mi­lia­res y cui­da­do­res, te­nien­do co­mo mo­de­lo pla­nes que ya es­tán im­plan­ta­dos en otros paí­ses co­mo Sui­za, No­rue­ga, In­gla­te­rra, Fran­cia y Fin­lan­dia.

La im­por­tan­cia de con­tar con un plan de es­te ti­po ra­di­ca en la ele­va­da pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad; en el he­cho de ser una de las prin­ci­pa­les cau­sas de dis­ca­pa­ci­dad y de­pen­den­cia y su­po­ner gra­ves y pro­gre­si­vas li­mi­ta­cio­nes pa­ra la au­to­no­mía en ac­ti­vi­da­des bá­si­cas; en que re­per­cu­te no so­lo a los ciu­da­da­nos que la pa­de­cen, sino tam­bién en más per­so­nas que se en­car­gan de su cui­da­do y com­pa­ñía; en el con­tex­to de dé­fi­cit y frag­men­ta­ción de la res­pues­ta so­cial y sa­ni­ta­ria a las ne­ce­si­da­des de aten­ción a la en­fer­me­dad, y en la si­tua­ción ge­ne­ra­li­za­da de fal­ta de co­no­ci­mien­to, con­cien­cia y com­pren­sión so­bre la en­fer­me­dad.

En Bio­cross nos en­con­tra­mos es­pe­cial­men­te en­tu­sias­ma­dos con la con­fi­gu­ra­ción y fu­tu­ra apro­ba­ción de es­te plan. Sa­be­mos, de pri­me­ra mano, lo que la pa­to­lo­gía su­po­ne en el día a día de las per­so­nas a las que de al­gu­na ma­ne­ra im­pli­ca y co­no­ce­mos, a ni­vel glo­bal, su al­can­ce: ac­tual­men­te 47 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do pa­de­cen de­men­cia, de los cua­les apro­xi­ma­da­men­te el 75 por cien­to son ca­sos de en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. Se es­ti­ma que

la ci­fra de per­so­nas afec­ta­das con de­men­cia au­men­ta­rá a 132 mi­llo­nes en 2050, se­gún da­tos del In­for­me Mun­dial so­bre el

Alz­hei­mer 2016, de ADI (Alz­hei­mer’s Di­sea­se In­ter­na­tio­nal). 2017 es un año pro­me­te­dor en la lu­cha con­tra la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer tam­bién por los im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos e in­no­va­cio­nes que se es­tán pro­du­cien­do en el sec­tor en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. Es­to tam­po­co po­dría ser de otra ma­ne­ra, por­que las em­pre­sas im­pli­ca­das en el cui­da­do de la sa­lud ne­ce­si­tan el apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro tam­bién la Ad­mi­nis­tra­ción ne­ce­si­ta la ma­te­ria pri­ma y la ex­ce­len­cia en el tra­ba­jo de los ac­to­res de la in­dus­tria pa­ra lle­var a ca­bo pro­pues­tas co­mo la que aho­ra se en­cuen­tra so­me­ti­da a es­tu­dio. El Eje 2 del plan bus­ca “avan­zar en la equi­dad te­rri­to­rial en el ac­ce­so y ga­ran­tía de ser­vi­cios so­cia­les y sa­ni­ta­rios de ca­li­dad y ade­cua­dos a las per­so­nas con Alz­hei­mer” e in­ci­de en las tres fa­ses mé­di­cas fren­te a una en­fer­me­dad. Una de ellas es la prevención. Pa­ra es­te es­ta­dio, pa­ra­le­la­men­te, en Bio­cross he­mos desa­rro­lla­do el test APOE4 Blood Mar­ker As­say, que es ca­paz de de­ter­mi­nar en 10 mi­nu­tos si una per­so­na tie­ne un riesgo al­to de desa­rro­llar la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer.

Es­te test de riesgo es una prue­ba en san­gre adap­ta­ble a cual­quier ana­li­za­dor de bio­quí­mi­ca clí­ni­ca, es­tá pre­sen­te en los hos­pi­ta­les y es ren­ta­ble pa­ra el sis­te­ma sa­ni­ta­rio por ser cos­tee­fec­ti­vo. El test to­ma co­mo bio­mar­ca­dor la pre­sen­cia de la apo­li­po­pro­teí­na E4 ( ApoE4). Has­ta aho­ra las he­rra­mien­tas pa­ra la de­ter­mi­na­ción del ApoE4 no se usa­ban de for­ma ru­ti­na­ria en la prác­ti­ca clí­ni­ca al no ser ac­ce­si­bles a los hos­pi­ta­les, tan­to por pre­cio co­mo por la ne­ce­si­dad que im­pli­ca sa­lir de la ru­ti­na es­ta­ble­ci­da den­tro del la­bo­ra­to­rio hos­pi­ta­la­rio al re­que­rir de equi­pos es­pe­cí­fi­cos o per­so­nal cua­li­fi­ca­do. Por tan­to, es una bue­na al­ter­na­ti­va a los ac­tua­les mo­de­los exis­ten­tes pa­ra iden­ti­fi­car por­ta­do­res de ApoE4 co­mo la téc­ni­ca PCR ( poly­me­ra­se chain reac­tion).

La de­ter­mi­na­ción del bio­mar­ca­dor ApoE4, per­mi­ti­ría lle­var an­tes un es­ti­lo de vi­da ade­cua­do que po­dría re­tra­sar el de­sa­rro­llo de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, co­mo in­di­can di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas re­cien­tes, e in­clu­so pos­te­rior­men­te, en el ca­so de que apa­re­cie­sen los pri­me­ros sín­to­mas, de­ter­mi­nar el me­jor tra­ta­mien­to pa­ra el pa­cien­te. A con­ti­nua­ción, el Plan Na­cio­nal de Alz­hei­mer y otras

De­men­cias in­clu­ye las eta­pas de “diag­nós­ti­co” en “fa­ses tem­pra­nas de de­men­cia le­ve, de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo li­ge­ro o pre­de­men­cia” y “tra­ta­mien­to ade­cua­do a su diag­nós­ti­co y es­ta­do de la en­fer­me­dad”. Aquí, en nues­tro ca­so, es­ta­mos desa­rro­llan­do una nue­va prue­ba, AD De­men­tia test, que con un al­go­rit­mo pro­por­cio­na un diag­nós­ti­co con­fir­ma­to­rio de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. Se tra­ta de un test mul­ti­pa­ra­mé­tri­co que com­bi­na la de­tec­ción y cuan­ti­fi­ca­ción de has­ta nue­ve me­ta­bo­li­tos y pro­teí­nas en una mues­tra de plas­ma san­guí­neo.

Se abre, con la su­ma de las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les y cien­tí­fi­cas, una nue­va era pro­me­te­do­ra, y es­pe­re­mos que de­ci­si­va, en el cam­po de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer sien­do re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble el diá­lo­go. En Bio­cross nos po­ne­mos al ser­vi­cio del Mi­nis­te­rio, neu­ró­lo­gos, es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos y de to­dos los agen­tes in­vo­lu­cra­dos en el cam­po de las en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas pa­ra in­for­mar y apor­tar to­do nues­tro ex­per­ti­se y know how en be­ne­fi­cio de los pa­cien­tes y sus fa­mi­lia­res.

Mat­hew Mit­tino Con­se­je­ro de­le­ga­do de Bio­cross La de­ter­mi­na­ción del bio­mar­ca­dor ‘ApoE4’ per­mi­ti­ría lle­var an­tes un es­ti­lo de vi­da ade­cua­do que po­dría re­tra­sar el de­sa­rro­llo de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, co­mo in­di­can di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas re­cien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.