La va­cu­na­ción fren­te a la me­nin­gi­tis: más allá de la in­fan­cia

En con­tra de la creen­cia más ex­ten­di­da, la me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca no só­lo afec­ta a los lac­tan­tes, sino que tam­bién tie­ne in­ci­den­cia en­tre los ado­les­cen­tes, que jun­to a los jó­ve­nes, pre­sen­tan las ma­yo­res ta­sas

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Fran­cis­co Ál­va­rez Pe­dia­tra en el Cen­tro de Sa­lud de Lla­ne­ra, As­tu­rias

La me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca es­tá cau­sa­da por una bac­te­ria -la Neis­se­ria me­nin­gi­ti­dis- ca­paz en oca­sio­nes de su­pe­rar las de­fen­sas del or­ga­nis­mo, lo cual per­mi­te que la in­fec­ción se pro­pa­gue a tra­vés del to­rren­te san­guí­neo has­ta las mem­bra­nas que re­cu­bren el ce­re­bro. La in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad a día de hoy es ba­ja pe­ro, si no se tra­ta, pue­de re­sul­tar muy gra­ve o in­clu­so mortal.

En con­cre­to, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que has­ta el 10 por cien­to de los pa­cien­tes que su­fren me­nin­gi­tis mue­ren, nor­mal­men­te en­tre las 24-48 ho­ras tras la apa­ri­ción de los síntomas, y que en­tre un 10 y un 20 por cien­to de los en­fer­mos que so­bre­vi­ven pre­sen­tan se­cue­las per­ma­nen­tes co­mo ampu­tacio­nes, re­tra­so men­tal, sor­de­ra, epi­lep­sia y otros tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos.

Por otro la­do, y en con­tra de la creen­cia más ex­ten­di­da, la me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca no só­lo afec­ta a los lac­tan­tes, sino que tam­bién tie­ne in­ci­den­cia en­tre los ado­les­cen­tes. De he­cho, son es­tos y los adul­tos jó­ve­nes quie­nes pre­sen­tan las ma­yo­res ta­sas de co­lo­ni­za­ción na­so­fa­rín­gea de la bac­te­ria, pues uno de ca­da cua­tro ado­les­cen­tes de 19 años de edad es por­ta­dor de la mis­ma.

Ade­más, los há­bi­tos so­cia­les de los adul­tos jó­ve­nes y ado­les­cen­tes fa­vo­re­cen la trans­mi­sión del me­nin­go­co­co; un ma­yor con­tac­to so­cial -besos-, via­jar a lu­ga­res de ries­go, asis­tir a lu­ga­res de ele­va­da con­cen­tra­ción de per­so­nas, vi­vir en es­pa­cios re­du­ci­dos o com­par­tir alo­ja­mien­to, co­mo ocu­rre en re­si­den­cias de es­tu­dian­tes o cam­pa­men­tos de ve­rano, com­par­tir be­bi­das o ci­ga­rri­llos, etc., ha­cen que en es­te ran­go de edad se diag­nos­ti­quen el 18 por cien­to de los ca­sos de me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca.

Cuan­do se da en es­tas eda­des, el re­co­no­ci­mien­to tar­dío de los síntomas de la me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca pue­de oca­sio­nar con­se­cuen­cias fa­ta­les, da­do que los sig­nos clá­si­cos de la en­fer­me­dad -fiebre, dolor de ca­be­za, náu­seas, vó­mi­tos o dia­rrea- son muy ines­pe­cí­fi­cos y pue­den ser aso­cia­dos a un sim­ple ca­ta­rro o una gri­pe, lo cual re­tra­sa el diagnóstic­o y el in­gre­so hos­pi­ta­la­rio, apar­te de que los ado­les­cen­tes con­sul­tan más tar­día­men­te que los ni­ños pe­que­ños.

An­te es­ta pers­pec­ti­va, pe­dia­tras y otros pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios abo­gan por la va­cu­na­ción co­mo la es­tra­te­gia más efec­ti­va pa­ra pre­ve­nir ca­sos de me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca en­tre la po­bla­ción ado­les­cen­te.

Las va­cu­nas son pa­ra to­das las eda­des; no son só­lo co­sa de ni­ños. Su uso se aso­cia a la po­bla­ción pe­diá­tri­ca, pe­ro los adul­tos tam­bién las ne­ce­si­tan pa­ra es­tar pro­te­gi­dos fren­te a en­fer­me­da­des gra­ves y, a ve­ces, mor­ta­les

Exis­ten 12 se­ro­gru­pos de Neis­se­ria me­nin­gi­ti­dis o me­nin­go­co­co, pe­ro cin­co de ellos son los más pre­do­mi­nan­tes e in­va­so­res: A,B,C,We Y. Nin­gu­na va­cu­na pro­te­ge fren­te a to­dos los se­ro­gru­pos de la en­fer­me­dad me­nin­go­có­ci­ca, ya que se tra­ta de una pa­to­lo­gía cu­ya pre­va­len­cia va­ría con el tiem­po y de un país a otro. No obs­tan­te, hoy en día exis­ten va­cu­nas que pro­te­gen fren­te a cua­tro de los cin­co gru­pos de bac­te­rias cau­san­tes de la ma­yor par­te de la en­fer­me­dad me­nin­go­có­ci­ca, que son los se­ro­gru­pos A,C,W eY, así co­mo in­di­vi­dua­les fren­te al se­ro­gru­po B o el C.

Re­cien­te­men­te, las va­cu­nas que pro­te­gen fren­te a los me­nin­go­co­cos de los se­ro­gru­pos A,C,W eY han per­di­do la ca­li­fi­ca­ción de uso hos­pi­ta­la­rio y se en­cuen­tran, por tan­to, dis­po­ni­bles en las far­ma­cias co­mo pro­duc­tos su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca. Es por ello que el Co­mi­té Ase­sor de Va­cu­nas de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría (AEP) ha re­co­men­da­do in­for­mar a las fa­mi­lias so­bre es­tas va­cu­nas y la po­si­ble ad­mi­nis­tra­ción in­di­vi­dua­li­za­da a ni­ños y ado­les­cen­tes.

En par­ti­cu­lar, el Co­mi­té Ase­sor de Va­cu­nas de la AEP acon­se­ja ofre­cer in­for­ma­ción so­bre es­ta va­cu­na a los ado­les­cen­tes es­pa­ño­les y a sus pa­dres de la po­si­bi­li­dad de am­pliar la pro­tec­ción fren­te a la En­fer­me­dad Me­nin­go­có­ci­ca In­va­so­ra con es­ta va­cu­na, con vis­tas a po­si­bles fu­tu­ros cam­bios epi­de­mio­ló­gi­cos en Es­pa­ña. Ade­más, re­co­mien­da es­ta va­cu­na en las si­guien­tes cir­cuns­tan­cias:

• Ado­les­cen­tes a par­tir de los 14 años (14-18) que va­yan a re­si­dir en paí­ses en los que la va­cu­na es­té in­di­ca­da, co­mo EEUU o Reino Uni­do.

• Ma­yo­res de seis se­ma­nas de vi­da, en ca­so de via­jar a paí­ses con ele­va­da in­ci­den­cia de en­fer­me­dad me­nin­go­có­ci­ca in­va­si­va (EMI) por los se­ro­gru­pos in­clui­dos en la va­cu­na.

• Ma­yo­res de seis se­ma­nas de vi­da con fac­to­res de ries­go de EMI. • As­ple­nia anató­mi­ca o fun­cio­nal. • Dé­fi­cit de fac­to­res del com­ple­men­to. • Tra­ta­mien­to con ecu­li­zu­mab. • Epi­so­dio pre­vio de EMI por cual­quier se­ro­gru­po. • Con­tac­tos de un ca­so ín­di­ce de EMI por se­ro­gru­po A,Wo Y. Co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra, apo­yo las re­co­men­da­cio­nes de mis co­le­gas del CAV-AEP y re­cal­co la im­por­tan­cia de apro­ve­char la úl­ti­ma vi­si­ta del ado­les­cen­te a su pe­dia­tra -a los 13-14 años- pa­ra que el mé­di­co, el ado­les­cen­te y sus pa­dres pue­dan va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir es­ta va­cu­na. El mo­men­to de la úl­ti­ma vi­si­ta al pe­dia­tra re­sul­ta muy opor­tuno, pues­to que la ad­mi­nis­tra­ción de es­tas va­cu­nas de­be rea­li­zar­se a los 14 años pa­ra es­tar pro­te­gi­do en el mo­men­to de má­xi­ma ex­po­si­ción.

Por úl­ti­mo, no es­tá de más vol­ver a in­sis­tir en un men­sa­je que los ex­per­tos en Sa­lud Pú­bli­ca lle­van años trans­mi­tien­do: que la apues­ta por la pre­ven­ción no es un gas­to sa­ni­ta­rio, sino una in­ver­sión en sa­lud.

A es­te con­se­jo su­mo otro que tam­bién co­mien­za a ser co­no­ci­do: las va­cu­nas son pa­ra to­das las eda­des; no son só­lo co­sa de ni­ños. Su uso se aso­cia en la ma­yo­ría de oca­sio­nes a la po­bla­ción pe­diá­tri­ca, pe­ro los adul­tos tam­bién las ne­ce­si­tan pa­ra es­tar pro­te­gi­dos fren­te a en­fer­me­da­des gra­ves y, a ve­ces, mor­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.