Hay que po­ner cer­co a la dia­be­tes

Jun­to con la edu­ca­ción te­ra­péu­ti­ca en dia­be­tes, no hay que per­der de vis­ta tam­po­co la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía en la ges­tión de la dia­be­tes, que ha de­mos­tra­do que me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - An­do­ni Lo­ren­zo Gar­men­dia Pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Dia­be­tes

Son ya cer­ca de 6 mi­llo­nes de per­so­nas las que pa­de­cen dia­be­tes en nues­tro país, de las que en torno a 2 mi­llo­nes to­da­vía lo des­co­no­cen. Son da­tos muy preo­cu­pan­tes, y más si se tie­ne en cuen­ta que to­da­vía se es­tá muy le­jos de ata­jar ade­cua­da­men­te las com­pli­ca­cio­nes que pue­den de­ri­var­se de un mal con­trol de la pa­to­lo­gía. ¿El mo­ti­vo?: la de­fi­cien­te edu­ca­ción te­ra­péu­ti­ca en dia­be­tes que re­ci­be el co­lec­ti­vo. Una me­di­da cla­ve que, de im­ple­men­tar­se ade­cua­da­men­te -de ma­ne­ra con­ti­nua­da en el tiem­po e in­di­vi­dua­li­za­da en fun­ción de ca­da pa­cien­te-, con­se­gui­ría al­can­zar­se dos ob­je­ti­vos: evi­tar com­pli­ca­cio­nes y au­men­tar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con dia­be­tes y sus fa­mi­lia­res; y re­du­cir los cos­tes sa­ni­ta­rios de­ri­va­dos de los re­cur­sos des­ti­na­dos a afron­tar es­tas com­pli­ca­cio­nes evi­ta­bles.

Pre­ci­sa­men­te por es­to, no me sor­pren­dió en ab­so­lu­to que el pa­sa­do 23 de sep­tiem­bre, día en el que la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Dia­be­tes (Fe­de) ce­le­bra­mos nues­tro I Con­gre­so Anual, los pa­cien­tes ahí con­gre­ga­dos con­sen­suá­ra­mos nues­tra I De­cla­ra­ción de los De­re­chos de las Per­so­nas con Dia­be­tes en Es­pa­ña -un to­tal de 10 prio­ri­da­des so­bre las que tra­ba­jar-, sien­do pre­ci­sa­men­te la pri­me­ra de ellas “la edu­ca­ción y la for­ma­ción dia­be­to­ló­gi­ca”. Pe­ro jun­to con es­ta prio­ri­dad, no hay que per­der de vis­ta tam­po­co la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía en la ges­tión de la dia­be­tes, pues­to que ha de­mos­tra­do que con­tri­bu­ye cua­li­ta­ti­va­men­te a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con dia­be­tes. Y es que, apor­ta, ade­más, la ven­ta­ja de que los pa­cien­tes con es­ta pa­to­lo­gía me­jo­ran el con­trol de la en­fer­me­dad, re­du­cien­do tan­to el im­pac­to so­bre su sa­lud co­mo los gas­tos de­ri­va­dos de un mal con­trol.

Si bien es cier­to que lo más do­lo­ro­so es el cos­te hu­mano

que tie­ne la dia­be­tes -la pa­to­lo­gía cró­ni­ca más pre­ven­te de Es­pa­ña-, tam­bién es lo más com­pli­ca­do de cuan­ti­fi­car. No así el cos­te eco­nó­mi­co, pues­to que so­bre es­te as­pec­to se ha es­cri­to ya mu­cho, y se tie­nen da­tos y por­cen­ta­jes. Por des­gra­cia, to­dos ellos muy preo­cu­pan­tes, y no tan­to por las ele­va­das ci­fras, sino por las es­ca­sas es­tra­te­gias ac­tual­men­te en mar­cha, por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria, pa­ra ata­jar­los.

Des­de Fe­de, lo que te­ne­mos cla­ro es que, de en­tra­da, lo pri­me­ro de to­do es po­ner cer­co a su in­cre­men­to, pues­to que, de no ha­cer­lo, en dos dé­ca­das, se­gún las pre­vi­sio­nes de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de la Dia­be­tes (IDF, se­gún sus si­glas en in­glés), en nues­tro país po­dría­mos es­tar ha­blan­do de más de 9 mi­llo­nes de afec­ta­dos. Y pa­ra ello, es­tá cla­ro que de­be­mos se­guir avan­zan­do pa­ra al­can­zar ver­da­de­ra­men­te un Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SNS) cen­tra­do en los pa­cien­tes cró­ni­cos y no en los agu­dos, as­pec­to que, igual­men­te, es uno de los pun­tos re­co­gi­dos en nues­tro I De­cla­ra­ción de los De­re­chos de las Per­so­nas con Dia­be­tes en Es­pa­ña. Y es­to es muy re­le­van­te, por­que si se tie­ne en cuen­ta que cer­ca del 80 por cien­to de las con­sul­tas en Aten­ción Pri­ma­ria y el 60 por cien­to de los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios se de­be a en­fer­me­da­des cró­ni­cas, es­to ge­ne­ra el 70 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio.

Ha­blan­do no ya de por­cen­ta­jes, sino de ci­fras, por lo que se re­fie­re a los cos­tes, es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre los cos­tes di­rec­tos e in­di­rec­tos. Cuan­do ha­bla­mos de los cos­tes di­rec­tos, nos re­fe­ri­mos a to­dos aque­llos vin­cu­la­dos a los tra­ta­mien­tos y hos­pi­ta­li­za­cio­nes, los cua­les su­po­nen 5.447 mi­llo­nes de eu­ros en Es­pa­ña, lo que a su vez se tra­du­ce en un cos­te anual por pa­cien­te de 1.708 eu­ros. Y por lo que res­pec­ta a los in­di­rec­tos, son to­dos aque­llos re­la­cio­na­dos con el ab­sen­tis­mo laboral, ju­bi­la­cio­nes an­ti­ci­pa­das o gas­tos so­cia­les, los cua­les as­cien­den a 17.630 mi­llo­nes de eu­ros.

Es­tá cla­ro que tan­to el cos­te hu­mano y el cos­te eco­nó­mi­co de­ben re­du­cir­se, pues son ci­fras inacep­ta­bles en un país in­dus­tria­li­za­do. ¿El có­mo? Ya lo he di­cho: apos­tan­do de­ci­di­da­men­te por la edu­ca­ción y la for­ma­ción en dia­be­tes, por me­dio de es­tra­te­gias só­li­das y a lar­go pla­zo, con­sen­sua­das y en co­la­bo­ra­ción de to­das las en­ti­da­des sa­ni­ta­rias, in­clui­das las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes las cua­les, tal y co­mo tam­bién se re­co­ge en nues­tra I De­cla­ra­ción de los De­re­chos de las Per­so­nas con Dia­be­tes en Es­pa­ña, exi­gen es­tar en el cen­tro del SNS, par­ti­ci­pan­do en la to­ma de de­ci­sio­nes que nos afec­tan co­mo co­lec­ti­vo di­rec­ta­men­te afec­ta­do.

An­do­ni Lo­ren­zo Gar­men­dia Pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Dia­be­tes De­be­mos se­guir avan­zan­do pa­ra al­can­zar un Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SNS) cen­tra­do en los pa­cien­tes cró­ni­cos y no en los agu­dos, as­pec­to re­co­gi­dos en nues­tra I De­cla­ra­ción de los De­re­chos de las Per­so­nas con Dia­be­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.