Es­tra­te­gias pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de ta­ba­quis­mo

De mo­men­to, has­ta que se pue­da con­se­guir de­jar de fu­mar por com­ple­to o aban­do­nar el há­bi­to de fu­mar en ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, las in­ves­ti­ga­cio­nes de­ben di­ri­gir­se al desa­rro­llo de ci­ga­rri­llos me­nos no­ci­vos pa­ra la sa­lud

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Hu­go Lia­ño Pro­fe­sor ti­tu­lar de la Cá­te­dra de Neurología de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Madrid

En ju­lio de 2017, la FDA anun­ció un plan pa­ra re­du­cir el ta­ba­quis­mo, ya que re­pre­sen­ta unos de los ma­yo­res ries­gos de en­fer­me­dad y de muer­te. Pe­se a los mu­chos es­fuer­zos rea­li­za­dos pa­ra pre­ve­nir o de­jar de fu­mar, se es­ti­ma que más de mil mi­llo­nes de per­so­nas fu­ma­rán en los pró­xi­mos años. Lo ideal se­ría con­se­guir de­jar de fu­mar, pe­ro pa­ra quie­nes no pue­den lo­grar­lo, exis­ten al­ter­na­ti­vas me­nos per­ju­di­cia­les.

La prin­ci­pal ac­ción que la FDA pro­po­ne es la re­duc­ción de la ni­co­ti­na en los ci­ga­rri­llos, ya que es­te al­ca­loi­de es el res­pon­sa­ble prin­ci­pal de la adic­ción a fu­mar. Sin em­bar­go, la ni­co­ti­na, aun­que per­ni­cio­sa, ya que al­te­ra la fre­cuen­cia car­dia­ca, cam­bia los rit­mos res­pi­ra­to­rios y tien­de a ele­var la pre­sión ar­te­rial, no es lo más pe­li­gro­so del ci­ga­rri­llo.

Su mo­lé­cu­la tie­ne la con­fi­gu­ra­ción de la ace­til­co­li­na, neu­ro­trans­mi­sor im­pli­ca­do en di­ver­sos cir­cui­tos ce­re­bra­les de aten­ción y me­mo­ria; tam­bién es­ti­mu­la a otro neu­ro­trans­mi­sor en cier­tos nú­cleos del ce­re­bro, la do­pa­mi­na, y de ahí su vin­cu­la­ción al pla­cer y gra­ti­fi­ca­ción, así co­mo a cir­cui­tos de con­trol del mo­vi­mien­to. La ni­co­ti­na, a los ocho se­gun­dos de in­ha­la­ción del hu­mo lle­ga al ce­re­bro a tra­vés de la san­gre.

En for­ma de par­ches, la ni­co­ti­na se lle­gó a en­sa­yar en las de­fi­cien­cias cog­ni­ti­vas y mo­to­ras, co­mo en la de­men­cia de Alz­hei­mer y en la en­fer­me­dad de Par­kin­son. Es­tos in­ten­tos fra­ca­sa­ron, pro­ba­ble­men­te por­que la li­be­ra­ción cons­tan­te de la ni­co­ti­na des­ac­ti­va los re­cep­to­res a los que se vin­cu­la en el ce­re­bro. No obs­tan­te, hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos en los que se de­mues­tra que hay un 60 por cien­to me­nos de par­kin­so­nia­nos en­tre los fu­ma­do­res que en­tre los no fu­ma­do­res.

Pe­ro el ta­ba­quis­mo, a tra­vés de otras sus­tan­cias, no de la ni­co­ti­na, crea le­sio­nes vas­cu­la­res, au­men­to de pla­cas ami­loi­des en el Alz­hei­mer y ne­cro­sis ce­lu­la­res en el ce­re­bro; so­bre to­do en la zo­na or­bi­to­fron­tal, de mo­do que al­gu­nos

tra­ba­jos re­la­cio­nan el ta­ba­quis­mo con el 14 por cien­to de en­fer­mos de Alz­hei­mer.

La dis­mi­nu­ción de ni­co­ti­na en el ci­ga­rri­llo se­ría di­fí­cil que re­du­je­ra la adic­ción y que fa­ci­li­ta­se la su­pre­sión del há­bi­to de fu­mar. Ya ha­ce años que se co­mer­cia­li­za­ron ci­ga­rri­llos light,

mild y ex­tra­mild, ba­jos en ni­co­ti­na y al­qui­trán ¿Qué se con­si­guió?: na­da; que los adic­tos fu­ma­ran más ci­ga­rri­llos, die­ran bo­ca­na­das más grandes, pro­fun­das y fre­cuen­tes. Ac­tual­men­te, las ca­je­ti­llas tie­nen 20 ci­ga­rri­llos; qui­zá pen­sa­da es­ta ci­fra pa­ra fu­mar un ci­ga­rri­llo ca­da 45 mi­nu­tos du­ran­te las 16 ho­ras de vi­gi­lia dia­ria.

Si ba­ja­se la ni­co­ti­na ¿se fu­ma­rían con más fre­cuen­cia y más in­ten­si­dad? To­dos con­ve­ni­mos en que lo ideal se­ría de­jar de fu­mar; pe­ro mu­chas per­so­nas no pue­den, del mis­mo mo­do que hay otras que no son ca­pa­ces de erra­di­car di­fe­ren­tes adic­cio­nes.

De mo­men­to, has­ta que se pue­da con­se­guir el an­te­rior ideal o aban­do­nar el há­bi­to de fu­mar en ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, las in­ves­ti­ga­cio­nes de­ben di­ri­gir­se al desa­rro­llo de ci­ga­rri­llos me­nos no­ci­vos pa­ra la sa­lud. El prin­ci­pal pro­ble­ma de fu­mar ta­ba­co es­tá en el al­to gra­do de com­bus­tión que se lo­gra.

Los ci­ga­rri­llos con­ven­cio­na­les de hoy día al­can­zan tem­pe­ra­tu­ras de com­bus­tión de unos 800 gra­dos. Es­te ni­vel de com­bus­tión ge­ne­ra un hu­mo con más de 7.000 cons­ti­tu­yen­tes, mu­chos de ellos no­ci­vos pa­ra la sa­lud de los que cer­ca de 100 son can­ce­rí­ge­nos. Unos lo son di­rec­ta­men­te, y otros apa­re­cen por el fe­nó­meno de pi­ro­li­sis, con des­com­po­si­ción quí­mi­ca de ca­si to­do ti­po de ma­te­rias por es­tas al­tas tem­pe­ra­tu­ras sin oxí­geno.

Los dis­po­si­ti­vos que se es­tán pro­po­nien­do, in­sis­ti­mos en que se di­ri­gen a quie­nes no pue­den de­jar de fu­mar, lo cual se­ría lo me­jor, tie­nen ta­ba­co, a di­fe­ren­cia de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos. No se pro­du­ce com­bus­tión, al no al­can­zar­se tem­pe­ra­tu­ras tan al­tas, ya que lo im­pi­de un dis­po­si­ti­vo con sen­sor que con­tie­nen. Por otra par­te, no hay hu­mo, sino un ae­ro­sol de agua, gli­ce­rol y sus­tan­cias co­mo la ni­co­ti­na que es­tán pre­sen­tes en el ta­ba­co; tam­po­co se ge­ne­ra al­qui­trán.

En los ex­pe­ri­men­tos he­chos con es­tos nue­vos ci­ga­rri­llos, la ci­to­to­xi­ci­dad se re­du­ce en un 90 por cien­to y tam­bién la mu­ta­ge­ni­ci­dad, tan­to en bac­te­rias co­mo en cé­lu­las de ma­mí­fe­ros. Por otra par­te, en los es­tu­dios clí­ni­cos rea­li­za­dos has­ta la fe­cha y pu­bli­ca­dos, se mues­tra que en los fu­ma­do­res que cam­bia­ron a es­te nue­vo ti­po de ci­ga­rri­llos, los prin­ci­pa­les agen­tes no­ci­vos ce­sa­ron o dis­mi­nu­ye­ron mu­cho; por ejem­plo, el bu­ta­dieno ca­si des­apa­re­ció, lo mis­mo que el ben­ceno o el mo­nó­xi­do de car­bono, y la acro­leí­na ba­jó el 80 por cien­to. La pa­to­lo­gía car­dio­vas­cu­lar se re­du­ce no­ta­ble­men­te.

Hu­go Lia­ño Pro­fe­sor ti­tu­lar de la Cá­te­dra de Neurología de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Madrid En los es­tu­dios clí­ni­cos rea­li­za­dos has­ta la fe­cha y pu­bli­ca­dos, se mues­tra que en los fu­ma­do­res que cam­bia­ron a es­te nue­vo ti­po de ci­ga­rri­llos, los prin­ci­pa­les agen­tes no­ci­vos ce­sa­ron y la pa­to­lo­gía car­dio­vas­cu­lar se re­du­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.