“La efi­ca­cia po­li­cial en me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos no su­pe­ra el 20%”

Ja­vier Mo­li­ne­ra Ins­pec­tor je­fe de Con­su­mo de la Po­li­cía Na­cio­nal

El Economista - Sanidad - - SANIDAD 1 - JUAN MAR­QUÉS

“La efi­ca­cia po­li­cial en me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos no su­pe­ra el 20%, al res­to no lle­ga­mos”

Com­ba­te en pri­me­ra lí­nea el trá­fi­co ile­gal de me­di­ca­men­tos, un mer­ca­do ne­gro que es­tá en con­ti­nuo cre­ci­mien­to, ad­vier­te el ins­pec­tor Ja­vier Mo­li­ne­ra. In­ter­net es, des­de lue­go, el prin­ci­pal ca­nal de dis­tri­bu­ción en el que se mue­ven fár­ma­cos por un va­lor de 1.400 mi­llo­nes de eu­ros al año so­lo en Es­pa­ña, se­gún cal­cu­la la Po­li­cía Na­cio­nal, en­tre po­ten­cia­do­res de la fun­ción se­xual o de la ma­sa mus­cu­lar, psi­coes­ti­mu­lan­tes, suplemento­s y com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos, adel­ga­zan­tes, abor­ti­vos, anal­gé­si­cos o an­ti­bió­ti­cos, en­tre otros fár­ma­cos in­ter­ve­ni­dos en 2016. Só­lo lo­gran in­ter­cep­tar, co­mo mu­cho, dos de ca­da 10 me­di­ca­men­tos ile­ga­les. En su ex­pe­rien­cia al fren­te de la lu­cha po­li­cial con­tra los me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos, ¿di­ría que se tra­ta de un mer­ca­do que es­tá con­tro­la­do o que va a más? Es­tá en au­men­to. Pa­ra ha­cer­nos una idea, hay tres mer­ca­dos: el mer­ca­do ne­gro es el que acu­de to­do el mun­do a com­prar, en el mer­ca­do gris se des­vían los me­di­ca­men­tos le­ga­les y lue­go es­tá la ca­de­na le­gal de dis­tri­bu­ción o mer­ca­do blan­co. El mer­ca­do ne­gro es pues al que se acu­de cuan­do no se pue­de ob­te­ner de otra ma­ne­ra, y es­tá en au­men­to por­que en la so­cie­dad hay un in­te­rés des­me­di­do por el as­pec­to fí­si­co; des­de ese ám­bi­to,

son los me­di­ca­men­tos anabo­li­zan­tes los que más se con­su­men. Y lue­go es­tá nues­tro es­ti­lo de vi­da, que nos obli­ga a uti­li­zar otros me­di­ca­men­tos co­mo an­sio­lí­ti­cos. Tan­to unos co­mo otros son de pres­crip­ción y en el mo­men­to en que no pue­des dis­po­ner de una re­ce­ta acu­des al mer­ca­do ne­gro. Es­tá en cre­ci­mien­to por­que el pro­ble­ma, o más bien la ven­ta­ja que te­ne­mos en Es­pa­ña, es que es muy di­fí­cil que se nos cue­len fal­si­fi­ca­dos en el ca­nal le­gal de dis­tri­bu­ción. En Es­pa­ña, la pro­ba­bi­li­dad de te­ner fal­si­fi­ca­dos en el ca­nal le­gal es muy ba­ja y es más di­fí­cil por­que el mer­ca­do es­tá muy con­tro­la­do. El pro­ble­ma es el des­vío de ori­gi­na­les a otros paí­ses por­que los me­di­ca­men­tos son muy ba­ra­tos.

¿Se han in­ter­ve­ni­do más do­sis fal­si­fi­ca­das es­te año que el an­te­rior?

Siem­pre, ca­da año es su­pe­rior. Es lo que nos ha­ce pen­sar no que nues­tra efec­ti­vi­dad sea ma­yor, sino que el mer­ca­do cre­ce más.

¿Qué ca­na­les son los más ha­bi­tua­les pa­ra com­prar o tra­fi­car con fal­si­fi­ca­dos?

El prin­ci­pal ca­nal es In­ter­net. El mer­ca­do ne­gro tie­ne que ser un mer­ca­do don­de pue­das acu­dir y eso es a tra­vés de la red. Na­da más sen­ci­llo que en­trar en In­ter­net, es­cri­bir lo que quie­ras ob­te­ner y ya te sa­le cual­quier me­di­ca­men­to. Lue­go el en­vío pos­tal nun­ca se sa­be de dón­de te lle­ga ni tam­po­co el con­te­ni­do.

¿A cuán­to po­dría as­cen­der el va­lor del mer­ca­do ile­gal de me­di­ca­men­tos en Es­pa­ña?

El vo­lu­men mun­dial de fal­si­fi­ca­dos ron­da­ría los 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Apro­xi­ma­da­men­te 1.400 mi­llo­nes de eu­ros en Es­pa­ña. Te­ne­mos co­mo un 10 por cien­to de lo que ge­ne­ra Eu­ro­pa. Son ci­fras apro­xi­ma­das, no se pue­de sa­ber exac­ta­men­te cuán­to se mue­ve en el mer­ca­do. Ana­li­za­mos el tra­ba­jo que rea­li­za­mos, los re­sul­ta­dos y la va­lo­ra­ción de los pro­duc­tos in­ter­ve­ni­dos y, en fun­ción de es­to, cal­cu­la­mos que po­de­mos abar­car en­tre un 10 y un 20 por cien­to. La efi­ca­cia po­li­cial no su­pe­ra en es­te cam­po el 20 por cien­to. Hay un 80 por cien­to al que no lle­ga­mos.

¿Y en Adua­nas?

En Adua­nas co­ge­mos una mí­ni­ma par­te del vo­lu­men to­tal. El mo­ti­vo por el que no se co­ge más es por­que son pa­que­tes pos­ta­les pe­que­ños. De Chi­na viene ca­si to­do y tam­bién lo que com­pras en Ama­zon o en AliEx­press. Ahí

“Es muy di­fí­cil que se nos cue­len en el ca­nal le­gal” “Un mé­di­co no te­nía un ta­lo­na­rio de re­ce­tas, te­nía un ta­lo­na­rio de che­ques” “El en­vío pos­tal nun­ca sa­bes de dón­de lle­ga ni cuál es el con­te­ni­do”

es­tán los prin­ci­pa­les mer­ca­dos on­li­ne. No se pue­de fil­trar to­do, son pa­que­tes pe­que­ños a ni­vel de usua­rio, no son con­te­ne­do­res. In­ter­cep­tas aque­llo que bus­cas, lo que no bus­cas no lo in­ter­cep­tas.

¿Qué fár­ma­cos son los más fal­si­fi­ca­dos o los que tie­nen una ma­yor de­man­da?

Hay tres grandes gru­pos. Uno son los anabo­li­zan­tes, to­do lo que tie­ne que ver con me­jo­ra fí­si­ca y gim­na­sios, ti­po nan­dro­lo­na, tes­tos­te­ro­na, hor­mo­na del cre­ci­mien­to y to­do lo que tie­ne que ver con au­men­to de la ma­sa mus­cu­lar. Un se­gun­do gran gru­po se­rían los an­sio­lí­ti­cos, an­ti­de­pre­si­vos y adel­ga­zan­tes, que es­tán más re­la­cio­na­dos con el mun­do de la mu­jer, co­mo le­xa­tin, o to­dos aque­llos de­ri­va­dos de la si­bu­tra­mi­na; y un ter­cer gran gru­po son los tra­ta­mien­tos de la dis­fun­ción eréc­til. El uso de hor­mo­nas y me­di­ca­men­tos ge­ne­ra una dis­mi­nu­ción de la li­bi­do, con lo cual obli­ga a re­cu­rrir a es­te ti­po de fár­ma­cos.

Tam­bién se ha de­tec­ta­do com­ple­men­tos ali­men­ti­cios que in­clu­yen prin­ci­pios ac­ti­vos de tra­ta­mien­tos con­tra la dis­fun­ción eréc­til. ¿En qué cen­tros se dis­tri­bu­yen es­tos pro­duc­tos?

To­do es igual. Na­die va a ven­der fí­si­ca­men­te un pro­duc­to que ge­ne­re un da­ño y se pue­da pe­dir una res­pon­sa­bi­li­dad. Al fi­nal son to­do pá­gi­nas en In­ter­net. En el ca­so de la su­ple­men­ta­ción, pue­do po­ner el ejem­plo de la

Ope­ra­ción Ye­llow, que era por­que el co­lor que ad­qui­rían los usua­rios de los pro­duc­tos era el ama­ri­llo, ya que mez­cla­ban con epis­ta­ne o epi­drol, que es un po­ten­te anabó­li­co, pe­ro que ne­ce­si­ta un pro­tec­tor he­pá­ti­co por­que te des­tro­za el hí­ga­do. De los 110 dis­tin­tos pro­duc­tos in­ter­ve­ni­dos, más de 100 die­ron mez­cla con anabo­li­zan­tes de es­te ti­po.

¿Qué vo­lu­men de mer­ca­do po­drían al­can­zar los anabo­li­zan­tes?

Es di­fí­cil cal­cu­lar, pe­ro del grue­so de lo que in­ter­ve­ni­mos, el 70 por cien­to son anabo­li­zan­tes y de­ri­va­dos de la tes­tos­te­ro­na, pre­ci­sa­men­te pa­ra po­ten­ciar el in­cre­men­to mus­cu­lar. Otro 20 por cien­to se­rían tra­ta­mien­tos de dis­fun­ción eréc­til y el res­to, adel­ga­zan­tes y an­sio­lí­ti­cos. Son por­cen­ta­jes por el cam­po y vo­lu­men de in­ter­ven­ción.

¿Cuál es el per­fil de los usua­rios de an­sio­lí­ti­cos? El per­fil de quien to­ma an­sio­lí­ti­cos sue­le ser me­dia­na edad y con di­ne­ro, es una com­bi­na­ción que di­fi­cul­ta la de­tec­ción. He­mos de­tec­ta­do ca­sos de

LUIS MORENO

LUIS MORENO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.