Lis­tas de es­pe­ra: el gran agu­je­ro negro del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud

Las pro­me­sas y pla­nes de cho­que au­to­nó­mi­cos se han mos­tra­do in­efi­ca­ces pa­ra re­du­cir unos tiem­pos de de­mo­ra que son fuente de in­cer­ti­dum­bre y an­gus­tia pa­ra los pa­cien­tes

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Lo re­cor­da­ba Ma­nuel Vil­ches, el vier­nes pa­sa­do, en el fo­ro de Nue­va Eco­no­mía. “No po­de­mos es­pe­rar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes si se­gui­mos ha­cien­do lo mis­mo”. El di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to pa­ra el De­sa­rro­llo y la In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (Idis) se re­fe­ría con es­tas pa­la­bras a los de­cep­cio­nan­tes da­tos de lis­tas de es­pe­ra re­gis­tra­dos por las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, don­de más de 600.000 ciu­da­da­nos si­guen a la es­pe­ra de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pro­gra­ma­da en la sa­ni­dad pú­bli­ca.

A la vis­ta de es­tas ci­fras, ca­be pre­gun­tar­se si nues­tras au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias se to­man en se­rio es­te au­tén­ti­co agu­je­ro negro del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. Des­de lue­go que su ges­tión en es­te ám­bi­to, que es el que más preo­cu­pa a los es­pa­ño­les se­gún el Ba­ró­me­tro Sa­ni­ta­rio, es de­fi­cien­te. Sus pro­me­sas y pla­nes de cho­que va­rios, que se re­su­men en más peo­na­das pa­ra abrir los qui­ró­fa­nos por las tar­des y los fi­nes de se­ma­na, se han mos­tra­do in­efi­ca­ces pa­ra re­du­cir unos tiem­pos de de­mo­ra que son fuente de in­cer­ti­dum­bre y an­gus­tia pa­ra los pa­cien­tes.

Más di­fí­cil de ex­pli­car es el va­cío que los res­pon­sa­bles de la sa­ni­dad au­to­nó­mi­ca han he­cho a la pro­pues­ta del Idis de de­jar el con­ta­dor de las lis­tas a ce­ro en po­cos me­ses a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da. Nin­gún con­se­je­ro de Sa­ni­dad ha de­fen­di­do el in­cre­men­to de la par­ti­da de con­cier­tos pri­va­dos pa­ra es­te fin du­ran­te el avan­ce de los pre­su­pues­tos del año que vie­ne. El coste de la pro­pues­ta as­cien­de a 1.500 mi­llo­nes de eu­ros, una can­ti­dad que se apro­xi­ma­rá bas­tan­te al mon­tan­te que se in­ver­ti­rá en los dis­tin­tos pla­nes y es­tra­te­gias re­gio­na­les pe­ro que, des­de lue­go, no es­tá te­nien­do nin­gu­na efi­cien­cia ni efec­ti­vi­dad. Es evi­den­te la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca por­que cuan­do ha si­do ne­ce­sa­rio alle­gar re­cur­sos pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma de fi­nan­cia­ción co­mo el que plan­tea­ban los nue­vos me­di­ca­men­tos an­ti­vi­ra­les con­tra la he­pa­ti­tis C, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes han aca­ba­do po­nien­do en­ci­ma de la me­sa 1.600 mi­llo­nes de eu­ros en dos años.

Bien es cier­to que no se pue­de ge­ne­ra­li­zar con las lis­tas de es­pe­ra y ya se pue­de eva­luar la ges­tión au­to­nó­mi­ca. Las di­fe­ren­cias son abis­ma­les y ha­rán bien los ciu­da­da­nos en pe­dir cuen­tas a sus ges­to­res de por qué los vas­cos y ma­dri­le­ños es­pe­ran so­lo 48 días de me­dia pa­ra ser ope­ra­dos, mien­tras que ca­na­rios (179 días), cas­te­lla­no­man­che­gos (177 días) o ca­ta­la­nes su­pe­ran los 149 días de me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.