El di­se­ño de los hos­pi­ta­les tam­bién ayu­da a cu­rar

Es­ta­mos en un mo­men­to en que jardines te­ra­péu­ti­cos, luz na­tu­ral, una se­ña­li­za­ción cla­ra y com­pren­si­ble, un con­trol del rui­do…. son los nue­vos re­tos de los hos­pi­ta­les ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te cu­ra­ti­vos

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Luis Vidal Fun­da­dor y CEO de luis vidal + ar­qui­tec­tos

Cuan­do en­fer­ma­mos, una de las frases más es­cu­cha­das en los hos­pi­ta­les es és­ta de “le en­vío a ca­sa por­que allí es­ta­rá me­jor, y se re­cu­pe­ra­rá más rá­pi­do”; ¿por qué nos re­po­ne­mos más rá­pi­da­men­te en nues­tra ca­sa que en el hos­pi­tal? Lo cier­to es que cuan­do es­ta­mos en un en­torno co­no­ci­do, ami­ga­ble, que con­tro­la­mos, la me­jo­ría se ha­ce no­tar. Con lo cual, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que no só­lo sa­nan los me­di­ca­men­tos, tam­bién el en­torno pue­de con­tri­buir a cu­rar, es de­cir, la ex­pe­rien­cia del pa­cien­te en el hos­pi­tal es tan im­por­tan­te co­mo el tra­ta­mien­to.

Es una ten­den­cia que co­bra ca­da vez más fuer­za, el he­cho de que los hos­pi­ta­les sean di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te con es­pa­cios, for­mas y co­lo­res que con­tri­bu­yen a me­jo­rar la sa­lud de los en­fer­mos. Sin em­bar­go, si ha­bla­mos de la par­ti­ci­pa­ción de los ar­qui­tec­tos en el di­se­ño y pla­ni­fi­ca­ción de edi­fi­cios pa­ra la sa­lud, te­ne­mos que re­mon­tar­nos a los ini­cios de la épo­ca co­lo­nial. En es­te pe­rio­do se pla­ni­fi­ca­ron obras pa­ra ser usa­das es­pe­ci­fi­ca­men­te co­mo hos­pi­ta­les. Así sur­gió, por ejem­plo, el hos­pi­tal de La Con­cep­ción, o de Nues­tra Se­ño­ra, fun­da­do por el con­quis­ta­dor Hernán Cor­tés en 1524.

Des­de el ini­cio de los tiem­pos, los ar­qui­tec­tos usa­ron la luz na­tu­ral y la ven­ti­la­ción pa­ra ayu­dar a tra­tar a to­dos los ti­pos de en­fer­mos. Ade­más, di­se­ña­ron edi­fi­cios con áreas ver­des, y es­pa­cios al ai­re li­bre, que con­tri­buían a me­jo­rar los es­ta­dos de áni­mo.

Es­ta­mos en un mo­men­to en que ele­men­tos a los que no se les da­ba nin­gu­na im­por­tan­cia, pa­san aho­ra a un pri­mer plano: jardines te­ra­péu­ti­cos, luz na­tu­ral, una se­ña­li­za­ción cla­ra y com­pren­si­ble, un con­trol del rui­do… son los nue­vos re­tos de los hos­pi­ta­les ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te cu­ra­ti­vos.

Ade­más, ya sa­be­mos que la ar­qui­tec­tu­ra pue­de pro­vo­car una res­pues­ta emocional de gran al­can­ce, y tam­bién sa­be­mos que los hos­pi­ta­les pue­den ser una fuente muy con­cre­ta de ten­sión pa­ra mu­chos. Los pa­cien­tes, fa­mi­lias, cui­da­do­res y per­so­nal mé­di­co se pue­den en­con­trar fren­te a las si­tua­cio­nes más sen­si­bles de su vi­da, lo que con­vier­te a los hos­pi­ta­les en los can­di­da­tos per­fec­tos pa­ra de­mos­trar que se pue­de me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los pa­cien­tes y fa­mi­lia­res. No só­lo sa­nan las me­di­ci­nas, tam­bién el en­torno pue­de con­tri­buir, y mu­cho, a cu­rar o me­jo­rar una en­fer­me­dad que es­tá sien­do tra­ta­da en un cen­tro mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.