Más allá del apor­te nu­tri­cio­nal en cal­cio de los lác­teos

Las evi­den­cias cien­tí­fi­cas más ac­tua­les des­ta­can la im­por­tan­cia nu­tri­cio­nal de la le­che y de al­gu­nos otros lác­teos co­mo el yo­gur o le­ches fer­men­ta­das y re­fuer­zan el po­si­ble pa­pel de su con­su­mo en la pre­ven­ción de va­rias en­fer­me­da­des cró­ni­cas

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Nancy Ba­bio Coor­di­na­do­ra del Gra­do en Nu­tri­ción Hu­ma­na y Die­té­ti­ca, Uni­ver­si­dad Ro­vi­ra i Vir­gi­li y pre­si­den­ta del Co­le­gio de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas de Ca­ta­lu­ña

Úl­ti­ma­men­te se ha­bla mu­cho so­bre la le­che y los lác­teos en ge­ne­ral ase­ve­ran­do que no pro­te­gen la sa­lud ósea, o que la le­che no es un ali­men­to im­pres­cin­di­ble por­que el cal­cio se pue­de cu­brir con otros ali­men­tos y que tam­po­co pre­vie­ne la osteoporos­is en mu­je­res me­no­páu­si­cas. La­men­ta­ble­men­te tan­tas me­dias ver­da­des sin sus­ten­to cien­tí­fi­co con­tri­bu­yen a un em­peo­ra­mien­to de su ali­men­ta­ción con­du­cien­do a la rea­li­za­ción de una ali­men­ta­ción in­com­ple­ta o bien a adop­tar un pa­trón ali­men­ta­rio ale­ja­do de nues­tra cul­tu­ra y tra­di­cio­nes.

¿Y qué hay de cier­to en to­do ello? A pe­sar de es­tas con­tro­ver­sias, las evi­den­cias cien­tí­fi­cas más ac­tua­les con­tra­di­cen esas fal­sas afir­ma­cio­nes des­ta­can­do la im­por­tan­cia nu­tri­cio­nal de la le­che y de al­gu­nos otros lác­teos co­mo el yo­gur o le­ches fer­men­ta­das y re­for­zan­do el po­si­ble pa­pel de su con­su­mo en la pre­ven­ción de va­rias en­fer­me­da­des cró­ni­cas ta­les co­mo la obe­si­dad, la dia­be­tes y al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

¿Los lác­teos son im­por­tan­tes por su apor­te en cal­cio pa­ra la sa­lud ósea? La le­che, le­che fer­men­ta­da y el yo­gur prin­ci­pal­men­te cons­ti­tu­yen una op­ción ade­cua­da, desem­pe­ñan­do un pa­pel cru­cial en la co­ber­tu­ra de la In­ges­ta Dia­ria Re­co­men­da­da de cal­cio y de otros nu­trien­tes. El cal­cio es­tá prin­ci­pal­men­te vin­cu­la­do a la for­ma­ción y el me­ta­bo­lis­mo del hue­so a lo lar­go de las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da. Jun­to al ejer­ci­cio, la vi­ta­mi­na D y de otros nu­trien­tes, es ne­ce­sa­rio ase­gu­rar una in­ges­ta ade­cua­da de cal­cio pa­ra man­te­ner la sa­lud ósea. La le­che y los pro­duc­tos lác­teos con­tie­nen una se­rie de nu­trien­tes que son ne­ce­sa­rios pa­ra cons­truir hue­sos fuer­tes en la in­fan­cia y pa­ra su man­te­ni­mien­to du­ran­te la edad adul­ta con el ob­je­ti­vo de re­du­cir la osteoporos­is y las frac­tu­ras óseas en eda­des ma­yo­res, pe­ro más allá de su con­te­ni­do en cal­cio.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha concluido que las pro­teí­nas, el cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio, man­ga­ne­so, zinc, vi­ta­mi­na D y vi­ta­mi­na K son tam­bién ne­ce­sa­rios pa­ra el man­te­ni­mien­to óseo. Es­tos nu­trien­tes es­tán to­dos pre­sen­tes en la le­che y en el res­to de pro­duc­tos lác­teos. Por tan­to, ¡los lác­teos tie­nen más que cal­cio! Pe­ro si bien los úl­ti­mos es­tu­dios sos­tie­nen que la in­ges­ta de le­che en la adul­tez no pre­vie­ne el ries­go de osteoporos­is y las frac­tu­ras, lo que sí ase­ve­ran es que sí son im­por­tan­tes con­tri­bui­do­res de la sa­lud ósea en esa eta­pa de la vi­da. Re­cor­de­mos que la osteoporos­is es una en­fer­me­dad

pe­diá­tri­ca con re­per­cu­sio­nes ge­riá­tri­cas. Es de­cir que de­bo cui­dar la in­ges­ta de esos nu­trien­tes en las eta­pas pe­diá­tri­cas pa­ra ase­gu­rar­me una sa­lud ósea en las eda­des avan­za­das.

Si no se re­la­cio­na a me­nor pre­va­len­cia de frac­tu­ras y osteoporos­is, ¿es lí­ci­to de­cir que no sir­ve pa­ra la sa­lud ósea? Muy equi­vo­ca­da­men­te se­ría afir­mar eso, unos re­sul­ta­dos no sig­ni­fi­ca­ti­vos no sig­ni­fi­can que su con­su­mo ten­ga que ser per­ju­di­cial. Lo úni­co que di­cen los es­tu­dios es que no en­cuen­tran re­la­ción es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va. En cien­cia no se pue­de in­fe­rir que si no hay re­la­ción sig­ni­fi­ca que sea per­ju­di­cial. Aun­que, una re­cien­te re­vi­sión del te­ma su­gie­re be­ne­fi­cio de la in­ges­ta de lác­teos so­bre la sa­lud ósea en la in­fan­cia y ado­les­cen­cia, y apo­ya que su in­ges­ta con­tri­bu­ye a cu­brir las re­co­men­da­cio­nes de mu­chos nu­trien­tes y a prevenir las en­fer­me­da­des cró­ni­cas más pre­va­len­tes.

Por tan­to, más allá de la sa­lud ósea en eda­des avan­za­das, sus beneficios so­bre la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, la obe­si­dad en­tre otros fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar, apo­yan a que son ali­men­tos su­ma­men­te im­por­tan­tes en la ali­men­ta­ción de ni­ños y adul­tos.

Es im­por­tan­te des­ta­car que los lác­teos tam­bién con­tie­nen otros nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra la sa­lud. Los lác­teos son fuen­tes de pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad y de múl­ti­ples mi­cro­nu­trien­tes, in­clu­yen­do cal­cio, mag­ne­sio, fós­fo­ro, zinc, yo­do, po­ta­sio, vi­ta­mi­na A, vi­ta­mi­na D, vi­ta­mi­na B12, y ri­bo­fla­vi­na -vi­ta­mi­na B2-.

¿Son per­ju­di­cia­les los lác­teos pa­ra los ni­ños por el con­te­ni­do de azú­ca­res aña­di­dos? Hay mu­cha con­fu­sión tam­bién al res­pec­to. La can­ti­dad de azú­car aña­di­do que con­tie­ne la le­che, el que­so y el yo­gur na­tu­ral es ce­ro. Los yo­gu­res o le­ches fer­men­ta­das azu­ca­ra­das, si mi­ra­mos su eti­que­ta­do, de­cla­ran te­ner en­tre el 10 y el 18 por cien­to de hi­dra­tos de car­bono to­ta­les por por­ción co­mer­cial. Pe­ro, se de­be te­ner en cuen­ta que no to­dos los hi­dra­tos de car­bono que con­tie­ne son azú­ca­res aña­di­dos. Al­re­de­dor de un 5 por cien­to co­rres­pon­de al azú­car de la pro­pia le­che y que no son azú­ca­res aña­di­dos -sa­ca­ro­sa-. No obs­tan­te, va­le la pe­na acla­rar que las más re­cien­tes re­co­men­da­cio­nes de azú­ca­res aña­di­dos en ni­ños nos di­cen que no se de­be­ría su­pe­rar la in­ges­ta de 25 gra­mos al día -unas 6 cu­cha­ra­di­tas apro­xi­ma­da­men­te- y se de­be­ría evi­tar dar azú­car a me­no­res de 2 años.

En ese mis­mo es­tu­dio se di­ce que el con­su­mo de azú­ca­res aña­di­dos se­ría se­gu­ro den­tro del con­tex­to de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y re­co­mien­da que sea­mos sen­sa­tos a la ho­ra de in­cluir esos azú­ca­res aña­di­dos en la ali­men­ta­ción de los ni­ños. Ese im­por­tan­te es­tu­dio ins­ta a que en el ca­so de con­su­mir­los, se ha­ga a tra­vés de ali­men­tos que con­ten­gan al­ta can­ti­dad de nu­trien­tes co­mo pue­den ser las le­ches aro­ma­ti­za­das azu­ca­ra­das, el yo­gur, le­ches fer­men­ta­das. Por tan­to, no de­mo­ni­ce­mos a los ali­men­tos ri­cos en im­por­tan­tes nu­trien­tes por con­te­ner una mí­ni­ma can­ti­dad de azú­car.

Pri­vi­le­gie­mos rea­li­zar una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, ri­ca en fru­tas, ver­du­ras, pa­nes, arroz y pas­ta in­te­gral, fru­tos se­cos, car­nes blan­cas, pes­ca­do, acei­te de oli­va y lác­teos. Si el ni­ño rea­li­za una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble no le afec­ta­rá que se co­ma un lác­teo azu­ca­ra­do. No de­be­mos ser ex­tre­mis­tas. La mo­de­ra­ción es la cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.