Las tres di­men­sio­nes lle­gan al TAC

El equi­po de diag­nós­ti­co por ima­gen del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid per­mi­te la lo­ca­li­za­ción exac­ta de la le­sión en la es­truc­tu­ra anató­mi­ca del pa­cien­te

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

El Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud Ma­drid ins­ta­la la to­mo­gra­fía de emi­sión de fo­to úni­co (SPECT)

Ver la ana­to­mía con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca y en tres di­men­sio­nes para de­tec­tar la ex­ten­sión de un tu­mor, ob­ser­var si una pró­te­sis se mue­ve o sa­ber si una ar­ti­cu­la­ción es­tá in­fla­ma­da. To­do es­to es po­si­ble gra­cias a la To­mo­gra­fía Com­pute­ri­za­da de Emi­sión de Fo­tón Úni­co (SPECT), una tec­no­lo­gía de diag­nós­ti­co que uni­da a la To­mo­gra­fía Com­pute­ri­za­da (TAC) apor­ta imá­ge­nes de al­ta re­so­lu­ción que per­mi­ten una lo­ca­li­za­ción más exac­ta y fia­ble de las le­sio­nes, ade­más de se­guir la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad den­tro del cuer­po hu­mano y su res­pues­ta al tra­ta­mien­to.

El Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid po­ne a dis­po­si­ción de sus pa­cien­tes un equi­po SPECT-TAC de 16 cor­tes de la com­pa­ñía GE Health­ca­re, ca­paz de va­lo­rar tam­bién pa­to­lo­gías ce­re­bra­les y co­ro­na­rias. Se tra­ta del pri­me­ro de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ins­ta­la­do en la sa­ni­dad pri­va­da a ni­vel na­cio­nal, que re­du­ce a la mi­tad el tiem­po de ex­plo­ra­ción y la do­sis de ra­dio­fár­ma­co que re­quie­re el pa­cien­te.

El doc­tor An­to­nio Mal­do­na­do, je­fe del ser­vi­cio de Me­di­ci­na Nu­clear del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid, ex­pli­ca que “con la fu­sión de la ima­gen SPECT y la ima­gen TAC se logra una lo­ca­li­za­ción más exac­ta y fia­ble de las le­sio­nes en imá­ge­nes de tres di­men­sio­nes”.

Su fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo. El SPECT-TAC de­tec­ta los ra­yos gam­ma que emi­te un ra­dio­fár­ma­co, una sus­tan­cia ra­dio­ac­ti­va que se in­yec­ta en el pa­cien­te y que per­mi­te ver có­mo evo­lu­cio­na la en­fer­me­dad den­tro de su cuer­po. Los es­pe­cia­lis­tas pue­den así ob­ser­var si se es­tá pro­du­cien­do in­fla­ma­ción en las ar­ti­cu­la­cio­nes, si exis­te me­tás­ta­sis o va­lo­rar las pa­to­lo­gías is­qué­mi­cas y co­ro­na­rias a tra­vés de imá­ge­nes anató­mi­cas de al­ta re­so­lu­ción.

El pro­ce­so es có­mo­do y sen­ci­llo para el pa­cien­te. Una vez in­yec­ta­do el ra­dio­fár­ma­co y pa­sa­do el tiem­po para que se dis­tri­bu­ya por el cuer­po, se in­tro­du­ce al pa­cien­te en el equi­po que fo­to­gra­fía la dis­tri­bu­ción del ra­dio­fár­ma­co por el cuer­po. La in­for­ma­ción ob­te­ni­da se une a la de una ima­gen de to­mo­gra­fía com­pute­ri­za­da para lo­ca­li­zar de for­ma pre­ci­sa las le­sio­nes. Es­ta me­jo­ra en la lo­ca­li­za­ción de las do­len­cias es muy útil en to­das las es­pe­cia­li­da­des, pe­ro es­pe­cial­men­te en la re­sec­ción del gan­glio cen­ti­ne­la en cán­cer de ma­ma o en la va­lo­ra­ción de la pa­to­lo­gía trau­ma­to­ló­gi­ca, se­gún apun­ta el doc­tor Mal­do­na­do.

Las ven­ta­jas de in­cor­po­rar al SPECT la ima­gen anató­mi­ca TAC fren­te a la gam­ma­gra­fía son evi­den­tes en la me­jo­ra de los diag­nós­ti­cos. El SPECT-TAC in­cre­men­ta su ren­di­mien­to diag­nós­ti­co fren­te a la gam­ma­gra­fía en trau­ma­to­lo­gía -en es­pe­cial en la pa­to­lo­gía de co­lum­na-, on­co­lo­gía, en tu­mo­res neu­ro­en­do­cri­nos, adre­na­les, de cres­ta neu­ral y ti­roi­des, en­tre otros. Asi­mis­mo, es muy útil en ci­ru­gía ra­dio­guia­da, co­mo el gan­glio cen­ti­ne­la y car­dio­lo­gía para el diag­nós­ti­co de pa­to­lo­gía is­qué­mi­ca y co­ro­na­ria, ya que per­mi­te la lo­ca­li­za­ción exac­ta de la le­sión en tres di­men­sio­nes y en la es­truc­tu­ra anató­mi­ca del pa­cien­te.

Con es­te equi­po in­cor­po­ra­do en mar­zo del año pa­sa­do, el gru­po Qui­rón­sa­lud re­fuer­za su par­que tec­no­ló­gi­co, que ya cons­ta de 59 TAC, cin­co ro­bots qui­rúr­gi­cos Da Vin­ci, 84 re­so­nan­cias mag­né­ti­cas, 12 PET-TAC, 23 ace­le­ra­do­res li­nea­les, 1 Cy­berk­ni­fe y1 Gam­mak­ni­fe.

LUIS DO­MIN­GO

Hos­pi­tal de Qui­rón­sa­lud en Ma­drid.

EE

En las pró­te­sis de hom­bro -en la ima­gen en ro­jo- es im­por­tan­te de­tec­tar com­pli­ca­cio­nes in­fla­ma­to­rias -zo­na en ver­de-.

EE

Zo­nas in­fla­ma­das pro­du­ci­das por una pró­te­sis de ca­de­ra (en ro­jo) que se ha mo­vi­do.

EE

Una de las cau­sas más fre­cuen­tes de do­lor lum­bar es la in­fla­ma­ción de los hue­sos de la pel­vis. En ver­de.

EE

La ima­gen mues­tra una me­tás­ta­sis en las cos­ti­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.