Trans­for­ma­ción di­gi­tal, cla­ve para un pa­cien­te sa­tis­fe­cho

Los sis­te­mas de ima­gen que Sie­mens Healt­hi­neers ha desa­rro­lla­do para los ser­vi­cios de sa­lud de Mur­cia y Ma­drid per­mi­ten el ac­ce­so a imá­ge­nes ge­ne­ra­das en cual­quier cen­tro, evi­tan­do la re­pi­ti­ción de prue­bas

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Luis Cor­ti­na Di­rec­tor ge­ne­ral de Sie­mens Healt­hi­neers en Es­pa­ña

La trans­for­ma­ción di­gi­tal es­tá sien­do, sin du­da, uno de los mo­to­res que ca­rac­te­ri­zan es­te co­mien­zo de si­glo en to­dos los sec­to­res y, por su­pues­to, en el sa­ni­ta­rio. Es más, me atre­vo a de­cir que en es­te ca­mino los ges­to­res de los sis­te­mas sa­ni­ta­rios no so­mos los úni­cos que bus­ca­mos en la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca una vía para me­jo­rar los re­sul­ta­dos y la efi­cien­cia en los pro­ce­sos. Tam­bién los pa­cien­tes ya son cons­cien­tes de los cla­ros be­ne­fi­cios que con­lle­va la apli­ca­ción de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca a la aten­ción sa­ni­ta­ria.

Una aten­ción más es­pe­cia­li­za­da, diag­nós­ti­cos más pre­ci­sos y tem­pra­nos, ci­ru­gías más se­gu­ras y me­nos in­va­si­vas o in­clu­so tiem­pos más cor­tos de re­cu­pe­ra­ción. Es di­fí­cil enu­me­rar las ven­ta­jas de es­te avan­ce tec­no­ló­gi­co pe­ro, lo que sí te­ne­mos cla­ro, es que to­das ellas im­pli­can una me­jor ca­li­dad de vi­da y una ex­pe­rien­cia más sa­tis­fac­to­ria.

En Es­pa­ña, Sie­mens Healt­hi­neers ya ha em­pren­di­do el ca­mino para con­ver­tir es­ta as­pi­ra­ción en una reali­dad. Y lo he­mos he­cho di­gi­ta­li­zan­do uno de los pi­la­res cla­ve de la aten­ción sa­ni­ta­ria: los ser­vi­cios. Bue­na mues­tra de ello son los sis­te­mas de ima­gen que Sie­mens Healt­hi­neers ha desa­rro­lla­do para los ser­vi­cios de sa­lud de Mur­cia y Ma­drid. En am­bas Co­mu­ni­da­des, nues­tras so­lu­cio­nes -pio­ne­ras en su cam­po- per­mi­ten el ac­ce­so a imá­ge­nes ge­ne­ra­das en cual­quier cen­tro u hos­pi­tal. La in­for­ma­ción via­ja por el sis­te­ma evi­tan­do re­pe­ti­ción de prue­bas y des­pla­za­mien­tos in­ne­ce­sa­rios del pa­cien­te.

Sin du­da son dos mag­ní­fi­cos ejem­plos de có­mo es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca nos per­mi­ti­rá dar res­pues­ta a las de­man­das ac­tua­les del sis­te­ma: ha­cer fren­te de for­ma efi­cien­te a un vo­lu­men cre­cien­te de pa­cien­tes y, al mis­mo tiem­po, se­guir me­jo­ran­do la aten­ción sin de­jar de la­do el con­fort y la sa­tis­fac­ción de nues­tros pa­cien­tes.

En Sie­mens Healt­hi­neers se­gui­re­mos tra­ba­jan­do para im­pul­sar es­ta trans­for­ma­ción di­gi­tal y avan­zar ha­cia la sa­ni­dad del fu­tu­ro. No es ta­rea fá­cil, pe­ro ya lo di­jo un co­no­ci­do es­ta­dis­ta: el fu­tu­ro per­te­ne­ce a los va­lien­tes. ¡Si­ga­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.