En bus­ca de nuevos an­ti­bió­ti­cos

La pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos es una de las gran­des ame­na­zas para la po­bla­ción del pla­ne­ta que preo­cu­pa tan­to a go­bier­nos co­mo a or­ga­nis­mos res­pon­sa­bles de la sa­lud glo­bal

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Do­min­go Gar­ga­llo-Vio­la Di­rec­tor cien­tí­fi­co de ABAC The­ra­peu­tics y por­ta­voz de la Alian­za BEAM en Es­pa­ña

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­fi­ne la re­sis­ten­cia a los an­ti­mi­cro­bia­nos co­mo la ca­pa­ci­dad que tie­nen los mi­cro­or­ga­nis­mos -ya sean bac­te­rias, vi­rus y al­gu­nos pa­rá­si­tos- de im­pe­dir que los agen­tes an­ti­mi­cro­bia­nos ac­túen con­tra ellos. ¿Qué ocu­rre en­ton­ces?, que los tra­ta­mien­tos ha­bi­tua­les se vuel­ven in­efi­ca­ces y las in­fec­cio­nes in­tra­ta­bles.

Fue en 1945 cuan­do Ale­xan­der Fle­ming re­ci­bió el Pre­mio No­bel por el des­cu­bri­mien­to de la pe­ni­ci­li­na. Du­ran­te su in­ter­ven­ción, ad­vir­tió del pe­li­gro que su­pon­dría uti­li­zar do­sis in­su­fi­cien­te de an­ti­bió­ti­co, ya que al ex­po­ner a los mi­cro­bios a una can­ti­dad no le­tal del me­di­ca­men­to po­dría se­lec­cio­nar or­ga­nis­mos re­sis­ten­tes.

La pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos es una de las gran­des ame­na­zas para la po­bla­ción del pla­ne­ta que preo­cu­pa a go­bier­nos y or­ga­nis­mos res­pon­sa­bles de la sa­lud glo­bal. Al­go com­pren­si­ble no so­lo por­que las re­sis­ten­cias bac­te­ria­nas ten­gan un cos­te para el PIB mun­dial de al­re­de­dor de 100 bi­llo­nes de dó­la­res anua­les, co­mo re­mar­ca la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), sino por­que -ci­tan­do al sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad Sa­ni­ta­ria y Me­dio Am­bien­te de la OMS, Kei­ji Fu­ku­da- si no se to­man me­di­das con ca­rác­ter ur­gen­te para me­jo­rar la prevención de las in­fec­cio­nes y no se pro­du­cen, pres­cri­ben y uti­li­zan los an­ti­bió­ti­cos de ma­ne­ra ra­cio­nal, las con­se­cuen­cias so­bre la sa­lud pú­bli­ca se­rán de­mo­le­do­ras.

Has­ta el mo­men­to, los an­ti­bió­ti­cos se uti­li­zan de for­ma em­pí­ri­ca para tra­tar in­di­ca­cio­nes -ejem­plo: in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, uri­na­rias, etc.- uti­li­zan­do pro­duc­tos de am­plio es­pec­tro. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos ur­gen­te­men­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma, ba­sa­do en tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos para ca­da pa­tó­geno. ¿Cuál es el pro­ble­ma? Los pro­duc­tos de am­plio es­pec­tro in­ter­ac­cio­nan con nues­tro mi­cro­bio­ma -la po­bla­ción de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas que ha­bi­tan nues­tro or­ga­nis­mo-, des­tru­yen­do nues­tra flora in­tes­ti­nal y ge­ne­ran­do re­sis­ten­cias. El ob­je­ti­vo ac­tual es im­ple­men­tar la me­di­ci­na de pre­ci­sión en el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Un sí­mil ade­cua­do es có­mo se tra­ta­ba el cán­cer ha­ce 20 ó 30 años y có­mo se tra­ta aho­ra. En la dé­ca­da de los ochen­ta, la ma­yor par­te de tu­mo­res se tra­ta­ban con pro­duc­tos ines­pe­cí­fi­cos, po­co efi­ca­ces y con efec­tos se­cun­da­rios im­por­tan­tes. En cam­bio, en es­tos mo­men­tos, dis­po­ne­mos de tra­ta­mien­tos muy es­pe­cí­fi­cos mu­cho más efi­ca­ces y se­gu­ros des­de el pun­to de vis­ta to­xi­co­ló­gi­co. Igual que en el cam­po de la On­co­lo­gía la qui­mio­te­ra­pia que

des­tru­ye por igual cé­lu­las sa­nas y tu­mo­ra­les ha evo­lu­cio­na­do ha­cia te­ra­pias di­ri­gi­das, uti­li­zan­do dia­nas mo­le­cu­la­res con­cre­tas, los tra­ta­mien­tos an­ti­mi­cro­bia­nos ne­ce­si­tan ur­gen­te­men­te rein­ven­tar­se si no que­re­mos que­dar­nos sin he­rra­mien­tas con­tra las in­fec­cio­nes en unos po­cos años. En Eu­ro­pa, la Alian­za BEAM agru­pa a unas 40 com­pa­ñías bio­tec­no­ló­gi­cas de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño que tie­nen en desa­rro­llo unos 100 pro­duc­tos di­ri­gi­dos a com­ba­tir ce­pas bac­te­ria­nas mul­ti­rre­sis­ten­tes. Dos com­pa­ñías es­pa­ño­las for­man par­te de es­ta Alian­za: ABAC The­ra­peu­tics -en Bar­ce­lo­na-, de­di­ca­da a ob­te­ner an­ti­bió­ti­cos se­lec­ti­vos, y Vaxdyn -en Sevilla-, en­fo­ca­da en el área de va­cu­nas. Es­te mis­mo año, la Alian­za BEAM ha pre­sen­ta­do un Li­bro

Blan­co en el que se re­co­no­cen al­gu­nos lo­gros pun­tua­les de or­ga­nis­mos y en­ti­da­des na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les en la lu­cha con­tra las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Pe­ro tam­bién ha lla­ma­do la aten­ción so­bre un pun­to que no siem­pre se tie­ne en cuen­ta cuan­do hablamos de re­sis­ten­cias: mu­chos de es­tos es­fuer­zos de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de nuevos pro­duc­tos -no so­lo an­ti­bió­ti­cos, tam­bién va­cu­nas, bac­te­rió­fa­gos, etc.- vie­ne de la mano de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas -py­mes- que no siem­pre en­cuen­tran los re­cur­sos eco­nó­mi­cos e in­cen­ti­vos ne­ce­sa­rios para man­te­ner su enor­me es­fuer­zo in­ves­ti­ga­dor.

So­mos cons­cien­tes de que es­ta si­tua­ción no po­drá re­sol­ver­se por los dis­tin­tos paí­ses in­di­vi­dual­men­te. De­be abor­dar­se coor­di­na­da­men­te por la co­mu­ni­dad mun­dial que tra­ba­ja en con­jun­to para im­plan­tar el Plan de Ac­ción Mun­dial de AMR de la OMS, co­mo ya se ase­gu­ra en el Re­view on An­ti­mi­cro­bial

Re­sis­tan­ce (AMR), pro­mo­vi­do por el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron.

Por es­te mo­ti­vo, la Alian­za pi­de que los le­gis­la­do­res com­pren­dan la na­tu­ra­le­za y las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las pe­que­ñas em­pre­sas con el fin de di­se­ñar me­ca­nis­mos efi­ca­ces que les per­mi­tan avan­zar en el desem­pe­ño de sus ac­ti­vi­da­des. En­tre otras co­sas, he­mos pro­pues­to me­ca­nis­mos para ob­te­ner pre­cios e in­cen­ti­vos apro­pia­dos para ga­ran­ti­zar el re­torno de las in­ver­sio­nes, te­nien­do en cuen­ta que el tra­ta­mien­to de las in­fec­cio­nes se li­mi­ta co­mo mu­cho a unas po­cas se­ma­nas, y los pro­duc­tos nuevos es­tán re­ser­va­dos para pa­cien­tes que no res­pon­den a te­ra­pias con­ven­cio­na­les.

Ade­más, para desa­rro­llar nue­vas al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas, es ne­ce­sa­rio ven­cer tres li­mi­ta­cio­nes co­mu­nes a las gran­des em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas y a mu­chas pe­que­ñas bio­tec­no­ló­gi­cas: pro­mo­ver nue­vas es­tra­te­gias cien­tí­fi­cas dis­rup­ti­vas para su­pe­rar el ries­go téc­ni­co y la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad de las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das, apro­bar nue­vas di­rec­tri­ces para im­pul­sar el desa­rro­llo y el re­gis­tro de nuevos agen­tes an­ti­bac­te­ria­nos en­fo­ca­dos a abor­dar las ne­ce­si­da­des mé­di­cas no cu­bier­tas y acor­dar po­lí­ti­cas de in­ver­sión e in­cen­ti­vos para fi­nan­ciar pro­yec­tos in­no­va­do­res en las pri­me­ras eta­pas del des­cu­bri­mien­to. Por to­do ello, BEAM pro­po­ne 10 di­rec­tri­ces que con­tem­plan des­de in­cen­ti­vos fis­ca­les a un mar­co re­gu­la­to­rio que apo­ye el desa­rro­llo de com­pues­tos con­tra in­di­ca­cio­nes mé­di­cas no cu­bier­tas ac­tual­men­te. To­das es­tas pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas es­tán po­nien­do un tre­men­do es­fuer­zo de su par­te para re­sol­ver un ur­gen­te pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca que nos afec­ta a to­dos y ne­ce­si­ta­mos el apo­yo de los go­bier­nos para pro­te­ger es­te eco­sis­te­ma, cla­ve para la po­bla­ción mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.