UN NUE­VO AÑO LIM­PIO Y SA­LU­DA­BLE

La sa­lud la­bo­ral de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor de la lim­pie­za me­re­ce una aten­ción ca­pi­tal, de­bi­do al ries­go de caí­das o cor­tes de di­ver­sa ín­do­le, pe­ro por en­ci­ma de to­do a los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la uti­li­za­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. Sonia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

De re­gre­so a la ru­ti­na la­bo­ral tras el pa­rén­te­sis na­vi­de­ño, asu­mi­mos en­con­trar lim­pio nues­tro pues­to de tra­ba­jo ha­bi­tual y po­cas ve­ces re­co­no­ce­mos el mé­ri­to pro­fe­sio­nal de aque­llos que con­si­guen ha­cer­lo reali­dad día tras día. Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor de lim­pie­za par­ti­ci­pan en to­do ti­po de edi­fi­cios y ac­ti­vi­da­des, des­de sen­ci­llas ofi­ci­nas has­ta una gran di­ver­si­dad de in­dus­trias y ser­vi­cios. Su sa­lud la­bo­ral me­re­ce ser te­ni­da en cuen­ta da­dos los ries­gos es­pe­cí­fi­cos a los que se en­cuen­tran so­me­ti­dos. La em­pre­sa que ac­túa co­mo clien­te y la pro­pia em­pre­sa de lim­pie­za de­ben coor­di­nar­se, en vir­tud del ar­tícu­lo 24 de la Ley de Prevención de Ries­gos La­bo­ra­les, en lo re­fe­ren­te a sa­lud la­bo­ral. Los cen­tros de tra­ba­jo don­de se va­yan a pres­tar los ser­vi­cios se han de re­vi­sar cui­da­do­sa­men­te por par­te de la em­pre­sa de lim­pie­za para de­fi­nir los pues­tos par­ti­cu­lar­men­te de ries­go, y ase­gu­rar las me­di­das pre­ven­ti­vas ne­ce­sa­rias por par­te del clien­te. Por la pro­pia na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo desa­rro­lla­do en la lim­pie­za de sue­los con agua y de­ter­gen­tes, así co­mo los tra­ba­jos de en­ce­ra­do, abri­llan­ta­do y pulido de sue­los, ha­cen de las caí­das y gol­pes las prin­ci­pa­les cau­sas de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. Se pue­den producir cor­tes du­ran­te la re­co­gi­da de re­si­duos só­li­dos. El ries­go es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te en­tre los tra­ba­ja­do­res en­car­ga­dos de la lim­pie­za de hos­pi­ta­les, la­bo­ra­to­rios, in­dus­tria ve­te­ri­na­ria o ali­men­ta­ria, don­de se pue­den dar pin­cha­zos ac­ci­den­ta­les con ma­te­rial bio­ló­gi­co po­ten­cial­men­te con­ta­gio­so. Así, el uso de guan­tes de pro­tec­ción es de ri­gu­ro­sa obli­ga­ción, así co­mo dis­po­ner de re­ci­pien­tes rí­gi­dos para la re­co­gi­da de cris­ta­les ro­tos y otros ob­je­tos pun­zan­tes y pin­zas de re­co­gi­da que evi­ten el con­tac­to ma­nual di­rec­to.

Al­gu­nas téc­ni­cas bá­si­cas per­mi­ten dis­mi­nuir el ries­go de caí­das. La lim­pie­za siem­pre de­be efec­tuar­se pro­gre­san­do des­de el fon­do del lo­cal ha­cia la puer­ta para no atra­ve­sar el lu­gar lim­pia­do pre­via­men­te. En la lim­pie­za de es­ca­le­ras, el tra­ba­jo de­be efec­tuar­se de ca­ra a los es­ca­lo­nes. Ade­más, co­mo nor­ma ge­ne­ral se ha de ins­ta­lar un pues­to de abas­te­ci­mien­to de agua por ca­da 150 m2 y en di­men­sio­nes ade­cua­das para lle­nar y va­ciar cu­bos de ma­ne­ra fá­cil y có­mo­da, evi­tan­do des­pla­za­mien­tos con car­gas pe­sa­das. Con­tar con ca­rros o ca­rre­ti­llas acre­di­ta­dos mi­ni­mi­za el rie­go de caí­das. En zo­nas con ries­go de caí­da de ob­je­tos por des­pren­di­mien­to des­de al­tu­ra, es ne­ce­sa­rio el uso de cas­cos

de pro­tec­ción y cal­za­do de se­gu­ri­dad con pun­te­ra pro­te­gi­da. Los ac­ci­den­tes eléc­tri­cos no sue­len ser fre­cuen­tes, pe­ro sus con­se­cuen­cias gra­ves ha­cen pres­tar­les es­pe­cial aten­ción. Pue­den ocu­rrir al to­car ca­bles de co­ne­xión o equi­pos con ais­la­mien­to de­te­rio­ra­do o fal­ta de pro­tec­ción ade­cua­da en co­ne­xio­nes a tie­rra y di­fe­ren­cia­les. El ries­go, ade­más, se agra­va por la pre­sen­cia de hu­me­dad so­bre sue­los y otras su­per­fi­cies. Hay que ten­der los ca­bles y alar­ga­de­ras para evi­tar pa­sar inad­ver­ti­da­men­te por en­ci­ma con las má­qui­nas de lim­pie­za y, en la me­di­da de lo po­si­ble, des­co­nec­tar de la red el equi­po eléc­tri­co que va­ya a ser lim­pia­do.

Es la uti­li­za­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos uno de los ma­yo­res ries­go en sa­lud para es­tos pro­fe­sio­na­les. El con­tac­to con pro­duc­tos quí­mi­cos irri­tan­tes y co­rro­si­vos pue­de producir irri­ta­cio­nes y que­ma­du­ras y a lar­go pla­zo de­ri­var en sen­si­bi­li­za­ción, aler­gias o eczemas. La ex­po­si­ción ma­yo­ri­ta­ria es a tra­vés de la vía res­pi­ra­to­ria por in­ha­la­ción, so­bre to­do con el uso de pro­duc­tos que pue­den des­pren­der va­po­res o ga­ses tó­xi­cos co­mo el amo­nía­co, las le­jías y los de­sin­fec­tan­tes que con­tie­nen for­mol o glu­ta­ral­dehí­do, en­tre otros. Una ven­ti­la­ción ade­cua­da y el uso de mas­ca­ri­llas y ga­fas de pro­tec­ción son me­di­das de prevención ade­cua­das en el uso de es­tas sus­tan­cias que de­ben es­tar co­rrec­ta­men­te eti­que­ta­das con fi­chas de da­tos de se­gu­ri­dad y las me­di­das a to­mar en ca­so de ur­gen­cia. La ma­ni­pu­la­ción cer­ca de focos de ig­ni­ción co­mo lla­mas, chis­pas o pun­tos muy ca­lien­tes de pro­duc­tos quí­mi­cos in­fla­ma­bles o com­bus­ti­bles co­mo los di­sol­ven­tes, ae­ro­so­les o sprays su­po­nen un ries­go muy ele­va­do de in­cen­dio y ex­plo­sión.

Las ac­ti­vi­da­des de lim­pie­za im­pli­can, en mu­chas oca­sio­nes, tra­ba­jar en al­tu­ras al lim­piar cris­ta­les, pa­re­des, te­chos y fa­cha­das. La si­nies­tra­li­dad más gra­ve se pro­du­ce por pre­ci­pi­ta­cio­nes de gran­des al­tu­ras. Las pla­ta­for­mas ele­va­do­ras de­ben ser de su­per­fi­cie am­plia y pro­te­gi­das con ba­ran­di­llas. Los sis­te­mas an­ti­caí­das al va­cío de­ben es­tar cer­ti­fi­ca­dos con el mar­ca­do CE, y ser re­no­va­dos en fun­ción del pe­río­do de acre­di­ta­ción. Es­tos sis­te­mas son obli­ga­to­rios en tra­ba­jos a más de 3,5 me­tros des­de el sue­lo al pun­to de ope­ra­ción. En el uso de es­ca­le­ras es ne­ce­sa­rio el uso de cin­tu­rón de se­gu­ri­dad a par­tir de los 2 me­tros de al­ti­tud. En te­chos y cu­bier­tas es im­por­tan­te pre­ver pun­tos de an­cla­jes para ba­ran­di­llas y ro­da­piés. Por otra par­te, con el uso de má­qui­nas para el man­te­ni­mien­to de sue­los co­mo ba­rre­do­ras, pu­li­do­ras y equi­pos con cho­rros a al­ta pre­sión se pue­den producir con­trac­tu­ras mus­cu­la­res y te­no­si­no­vi­tis por mo­vi­mien­tos brus­cos y re­pe­ti­ti­vos. Las vi­bra­cio­nes y rui­do de ma­qui­na­ria pue­den lle­gar a cau­sar pér­di­da de ca­pa­ci­dad au­di­ti­va. La pa­to­lo­gía de­ri­va­da del desem­pe­ño de fun­cio­nes de lim­pie­za es am­plia y va­ria­da; por ello, es ne­ce­sa­rio que los mé­di­cos se­pa­mos abor­dar el pro­ble­ma des­de un ám­bi­to mul­ti­dis­ci­pli­nar y ca­pa­ces de di­fe­ren­ciar cla­ra­men­te una con­tin­gen­cia pro­fe­sio­nal co­mo ac­ci­den­te la­bo­ral o en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal. Res­pe­te­mos y cui­de­mos a quie­nes man­tie­nen pul­cro nues­tro lu­gar de tra­ba­jo. En­tre sen­ci­llez y pul­cri­tud siem­pre ha­brá bue­na sa­lud.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.