Bie­nes­tar y tra­ba­jo: un bi­no­mio al ser­vi­cio de la sa­lud

So­lo los pro­ble­mas de sa­lud men­tal aso­cia­dos al am­bien­te de tra­ba­jo -es­trés, de­pre­sión, tras­tor­nos del es­ta­do de áni­mo-, y de­ri­va­dos del bie­nes­tar de los em­plea­dos, ge­ne­ran anualmente unas pér­di­das mun­dia­les de has­ta 1.000 mi­llo­nes

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Juan Ti­no­cof Di­rec­tor ge­ne­ral de Re­cur­sos Hu­ma­nos de LG Ibe­ria

El ám­bi­to la­bo­ral ha si­do una de las úl­ti­mas con­quis­tas del uni­ver­so del bie­nes­tar. Es muy co­mún hoy en día en­con­trar un buen nú­me­ro de em­pre­sas que desa­rro­llan ini­cia­ti­vas va­ria­das para ofre­cer a sus em­plea­dos un lu­gar de tra­ba­jo sa­lu­da­ble, que fo­men­te la pro­duc­ti­vi­dad y una at­mós­fe­ra la­bo­ral ar­mo­nio­sa. En cier­to sen­ti­do, los úl­ti­mos da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud nos obli­gan. Y es que, cuan­do las em­pre­sas des­cui­da­mos el bie­nes­tar de los tra­ba­ja­do­res, las con­se­cuen­cias lle­gan a ser alar­man­tes: por ejem­plo, so­lo los pro­ble­mas de sa­lud men­tal aso­cia­dos al am­bien­te de tra­ba­jo -es­trés, de­pre­sión, tras­tor­nos del es­ta­do de áni­mo-, y de­ri­va­dos de un des­cui­do del bie­nes­tar de los em­plea­dos, ge­ne­ran anualmente unas pér­di­das mun­dia­les de has­ta 1.000 mi­llo­nes de eu­ros.

En LG he­mos tri­pli­ca­do es­te cur­so la in­ver­sión en nues­tro Pro­gra­ma de Em­pleo Sa­lu­da­ble para em­plea­dos, me­dian­te la cons­truc­ción de un gim­na­sio equipado con la me­jor tec­no­lo­gía y la am­plia­ción de nues­tro pro­gra­ma Healthy, con más de 5.000 ho­ras de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, di­vul­ga­ción y for­ma­ción en nutrición y ali­men­ta­ción. Des­de el pa­sa­do mes de oc­tu­bre y a lo lar­go del pró­xi­mo año, los tra­ba­ja­do­res de LG pue­den par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des de to­do ti­po, co­mo cross-fit, ba­lon­ces­to, taek­won­do, fút­bol, pi­la­tes, pá­del, ta­lle­res de mind­full­ness, desayunos sa­lu­da­bles, se­sio­nes de fi­sio­te­ra­pia, en­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do, yo­ga o pi­la­tes, en­tre mu­chas otras.

Lle­ga­dos a es­te pun­to, ca­bría pre­gun­tar­se si real­men­te to­do es­te in­te­rés por el bie­nes­tar de los em­plea­dos es de ve­ras una preo­cu­pa­ción o más bien un ca­mino para in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y al­can­zar bue­nos re­sul­ta­dos. En LG con­si­de­ra­mos que los tra­ba­ja­do­res son el prin­ci­pal ac­ti­vo de las com­pa­ñías, y la in­ver­sión en ellos a tra­vés de pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos de bie­nes­tar su­po­ne una apues­ta por su fu­tu­ro, el de la pro­pia or­ga­ni­za­ción y, por en­ci­ma de to­do, el de to­da la so­cie­dad. No po­de­mos ol­vi­dar que el prin­ci­pal pa­pel de cual­quier em­pre­sa es el de ofre­cer un ser­vi­cio a los de­más, un ser­vi­cio que re­dun­de en las per­so­nas de ma­ne­ra po­si­ti­va. El pri­mer ca­mino a se­guir para al­can­zar di­cho fin no es otro que el de cui­dar a to­dos aque­llos que for­man par­te de nues­tras em­pre­sas. La con­quis­ta del bie­nes­tar la­bo­ral es sin du­da una

de las vías más efi­ca­ces para con­tri­buir a que las per­so­nas go­cen de una sa­lud me­jor.

Por otra par­te, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, la in­ver­sión eco­nó­mi­ca o de re­cur­sos que des­ti­nan las com­pa­ñías a pro­gra­mas de bie­nes­tar para sus em­plea­dos, no re­por­tan a su vez unos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos se­me­jan­tes o ma­yo­res. In­ver­ti­mos en nues­tros em­plea­dos por­que, así co­mo les ofre­ce­mos pro­gra­mas de for­ma­ción o in­cen­ti­vos y pro­cu­ra­mos ofre­cer­les to­do lo ne­ce­sa­rio para que tra­ba­jen a gus­to, no po­de­mos de­jar de la­do su bie­nes­tar co­mo prin­ci­pal con­di­men­to para que pue­dan desem­pe­ñar sus ta­reas de ese mo­do. Des­de mi pun­to de vis­ta, el be­ne­fi­cio que ob­te­ne­mos de es­ta vi­sión di­fie­re so­bre­ma­ne­ra de es­te cam­po, y a me­dio y lar­go pla­zo re­sul­ta mu­cho más va­lio­so para la or­ga­ni­za­ción, pe­ro des­de un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te. Ha­blo de un va­lor in­tan­gi­ble, que en de­fi­ni­ti­va su­po­ne un pre­mio a ese es­fuer­zo dedicado a las per­so­nas.

No­so­tros lle­va­mos ya diez años desa­rro­llan­do el Pro­gra­ma de Em­pleo Sa­lu­da­ble di­ri­gi­do a nues­tros tra­ba­ja­do­res y, sin du­da, su aco­gi­da por par­te de los em­plea­dos no ha de­ja­do de cre­cer a lo lar­go de las su­ce­si­vas edi­cio­nes. Co­mo ya he se­ña­la­do, ca­da vez más, los tra­ba­ja­do­res de­man­dan bie­nes­tar en sus en­tor­nos la­bo­ra­les. En la je­rar­quía de ne­ce­si­da­des hu­ma­nas es­te bie­nes­tar ocu­pa sin lu­gar a du­das una po­si­ción más que des­ta­ca­da. No so­lo es así hoy en día, sino que ade­más és­te ha pa­sa­do a ocu­par prác­ti­ca­men­te la prin­ci­pal prio­ri­dad en­tre los em­plea­dos de cual­quier em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, el am­bien­te de tra­ba­jo o las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to in­terno si­guen sien­do pro­ta­go­nis­tas en cual­quier tra­ba­jo, pe­ro po­co a po­co han ido de­jan­do pa­so al bie­nes­tar co­mo ele­men­to in­dis­pen­sa­ble y ne­ce­sa­rio.

Aten­dien­do a es­ta ne­ce­si­dad fun­da­men­tal de las per­so­nas, du­ran­te to­da una dé­ca­da he­mos si­do re­cien­te­men­te re­co­no­ci­dos co­mo la Me­jor Em­pre­sa de la Elec­tró­ni­ca de

Con­su­mo para Tra­ba­jar en Es­pa­ña. Co­mo di­go, és­te es sin du­da un be­ne­fi­cio mu­cho más va­lio­so que cual­quier otro, pues­to que su­po­ne un re­co­no­ci­mien­to a la ver­da­de­ra ra­zón de ser de una or­ga­ni­za­ción: su iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va. En el ca­so de LG, In­no­va­tion for a bet­ter li­fe es nues­tro le­ma cor­po­ra­ti­vo. In­no­va­mos para me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas. Por eso cuan­do la so­cie­dad nos re­co­no­ce de es­ta ma­ne­ra, po­de­mos de­cir que he­mos ob­te­ni­do un be­ne­fi­cio úni­co de­ri­va­do de nues­tras prác­ti­cas orien­ta­das al bie­nes­tar.

Co­mo con­clu­sión, di­re­mos en­ton­ces que las em­pre­sas afron­ta­mos des­de ha­ce unos años un nue­vo re­to en la at­mós­fe­ra la­bo­ral. Un re­to en el que me­re­ce la pe­na in­ver­tir y en­con­trar nue­vas vías de me­jo­ra. No se tra­ta de ad­he­rir­se a la mo­da de la vi­da sa­lu­da­ble, sino más bien de ha­cer de las per­so­nas y su bie­nes­tar el cen­tro del en­torno pro­fe­sio­nal. So­lo así es­ta­re­mos in­vir­tien­do de ve­ras en su fu­tu­ro, en el de las pro­pias em­pre­sas y en el de la so­cie­dad. Bie­nes­tar y tra­ba­jo son un bi­no­mio in­se­pa­ra­ble que no po­de­mos ob­viar y que se en­cuen­tran al ser­vi­cio de la sa­lud. Aho­ra más que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.