LA BIO­TEC­NO­LO­GÍA PI­DE UN PLAN DE RES­CA­TE AL GO­BIERNO

Las em­pre­sas es­tán aho­ga­das por el cos­te de los prés­ta­mos pú­bli­cos con­ce­di­dos en los años de cri­sis

El Economista - Sanidad - - SANIDAD 1 - JUAN MAR­QUÉS

Las com­pa­ñías bio­tec­no­ló­gi­cas creen que ha lle­ga­do el mo­men­to de que el Go­bierno pro­pon­ga un nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­ción pú­bli­ca en I+D y res­ca­te a un sec­tor don­de mu­chas em­pre­sas es­tán aho­ga­das por el cos­te de los prés­ta­mos con­ce­di­dos y al bor­de de la li­qui­da­ción, se­gún sos­tie­ne la pa­tro­nal Ase­bio. ¿Cuán­tas? El di­rec­tor ge­ne­ral de Ase­bio, Ion Aro­ce­na, pre­fie­re ser cau­to y no avan­za una ci­fra a elE­co­no­mis­ta, pe­ro re­co­no­ce que la fi­nan­cia­ción de la I+D+i em­pre­sa­rial me­dian­te prés­ta­mos pú­bli­cos ha pro­vo­ca­do que “mu­chas em­pre­sas es­tén al­ta­men­te en­deu­da­das y se vean abo­ca­das a la li­qui­da­ción”.

La si­tua­ción es “dra­má­ti­ca”, aler­tan en Ase­bio. El re­cur­so uti­li­za­do por los dis­tin­tos eje­cu­ti­vos du­ran­te los años de la cri­sis para se­guir fi­nan­cian­do la I+D pú­bli­ca me­dian­te prés­ta­mos que no compu­tan co­mo dé­fi­cit se ha con­ver­ti­do, al fi­nal, en una tram­pa, so­bre to­do, para las com­pa­ñías más pe­que­ñas, ad­mi­ten des­de la pa­tro­nal. “El pro­ble­ma ge­ne­ra­do es que las em­pre­sas es­tán so­bre­en­deu­da­das, ha subido la mo­ro­si­dad y se han ele­va­do las ga­ran­tías para res­trin­gir el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción”, ex­pli­ca An­drés Ballestero­s, de­le­ga­do de la Co­mi­sión de Re­tos Trans­ver­sa­les de la pa­tro­nal.

De mo­men­to, el sal­do de­mo­grá­fi­co em­pre­sa­rial no re­fle­ja­ba es­ta si­tua­ción tan crí­ti­ca. Con da­tos que so­lo al­can­zan has­ta 2015, la ten­den­cia se ha­bía in­ver­ti­do y, en lu­gar de re­du­cir­se el nú­me­ro to­tal de em­pre­sas que rea­li­zan ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la bio­tec­no­lo­gía, tal y co­mo se ve­nía pro­du­cien­do en 2013 y 2014, se ha in­cre­men­ta­do en unas 240 em­pre­sas y el to­tal se apro­xi­ma a los má­xi­mos his­tó­ri­cos su­pe­rio­res a las 3.000 em­pre­sas re­gis­tra­das en­tre 2011 y 2012.

Lo que sí se apre­cia en 2016 y es se­ñal de alar­ma, se­gún los da­tos del INE, es que se han re­du­ci­do de for­ma con­si­de­ra­ble tan­to el pre­su­pues­to pú­bli­co to­tal des­ti­na­do a I+D, co­mo la can­ti­dad con­ce­di­da y el im­por­te to­tal del tra­mo no re­em­bol­sa­ble. To­do ello ha te­ni­do tam­bién un fuer­te im­pac­to en el nú­me­ro de pro­yec­tos de I+D apro­ba­dos el año pa­sa­do, que ha pa­sa­do de 46 en 2015, a 29 en 2016 -ver ta­bla-.

Es­tá cla­ro que las bio­tec­no­ló­gi­cas en Es­pa­ña pre­sen­tan una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral cau­sa­da por la di­fi­cul­tad para en­con­trar fi­nan­cia­ción y, so­bre to­do, por su cos­te, lo que li­mi­ta el cre­ci­mien­to del sec­tor y tam­bién su ca­pa­ci­dad para com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes con el res­to de em­pre­sas eu­ro­peas, que ten­drían mu­cho más sen­ci­llo el ac­ce­so a sub­ven­cio­nes y pro­gra­mas de ayu­das pú­bli­cas.

El uso con­ti­nua­do del Ca­pí­tu­lo VIII para co­fi­nan­ciar la in­no­va­ción a tra­vés de prés­ta­mos y los pro­yec­tos que lle­van apa­re­ja­do un al­to ries­go y pla­zos de ma­du­ra­ción am­plios es “inade­cua­do, por su pro­pia ri­gi­dez y su na­tu­ra­le­za re­em­bol­sa­ble”, se apun­ta ya en la me­mo­ria de Ase­bio, y ha ge­ne­ra­do un pro­ble­ma para las em­pre­sas in­no­va­do­ras. Y es que aho­ra es Ha­cien­da quien ade­más ges­tio­na las ayu­das, lle­van­do la re­cau­da­ción de la deu­da “has­ta el fi­nal, co­mo si se tra­ta­ra de cual­quier otra em­pre­sa o par­ti­cu­lar que no pa­ga sus im­pues­tos”, ex­pli­ca Ballestero­s. “Si el prés­ta­mo de una bio­tec­no­ló­gi­ca es de 10 años a in­te­rés ce­ro y se pro­du­ce un im­pa­go, Ha­cien­da exi­ge aho­ra

El nú­me­ro to­tal de pro­yec­tos de I+D apro­ba­dos ha pa­sa­do de 46 en 2015 a 29 en 2016

in­te­rés de de­mo­ra y, ade­más, re­du­ce el pe­rio­do de pa­go. Es ab­sur­do, no se tie­ne en cuen­ta el per­fil de la em­pre­sa”, se la­men­ta.

Se tra­ta de un diag­nós­ti­co que co­no­cen bien tan­to en la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de I+D+i co­mo en el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, ad­mi­te Ion Aro­ce­na, quien con­si­de­ra que es el mo­men­to de pro­po­ner so­lu­cio­nes. La más ur­gen­te es fle­xi­bi­li­zar y apla­zar la de­vo­lu­ción de las ayu­das ba­sa­das en deu­da para las em­pre­sas que no pue­dan afron­tar el pa­go, con me­ca­nis­mos de re­ne­go­cia­ción de los ven­ci­mien­tos y plan­tean­do con­ver­sio­nes de la deu­da en deu­da su­bor­di­na­da o bien en ca­pi­tal. El cie­rre de em­pre­sas “no tie­ne nin­gún sen­ti­do, por­que ade­más de des­truir­se ri­que­za y em­pleo, el Es­ta­do no re­cu­pe­ra na­da lle­van­do a la li­qui­da­ción a las em­pre­sas”, jus­ti­fi­ca Ballestero­s.

No se tra­ta de una me­di­da ex­cep­cio­nal, sino que ya se ha apli­có en el úl­ti­mo ejer­ci­cio. La or­den de apla­za­mien­to y frac­cio­na­mien­to de cuo­tas de prés­ta­mos de­ri­va­das de ayu­das de I+D+i fue pu­bli­ca­da así en el BOE en enero de 2016 y su­pu­so un ba­lón de oxí­geno para mul­ti­tud de em­pre­sas bio­tec­no­ló­gi­cas al per­mi­tir­les con­ti­nuar ope­ran­do y desa­rro­llan­do sus pro­yec­tos, se­gún se re­co­ge en la me­mo­ria anual de Ase­bio.

Más fon­dos para I+D

El sec­tor re­cla­ma, ade­más, una subida de los fon­dos des­ti­na­dos a I+D en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, con un ma­yor pe­so de las par­ti­das no fi­nan­cie­ras. Es de­cir, las com­pa­ñías piden más sub­ven­cio­nes y po­lí­ti­cas ba­sa­das en in­ver­sión en ca­pi­tal fren­te a los prés­ta­mos. Y es que es­ta vía es­tá ago­ta­da, co­mo de­mues­tra que la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria ape­nas al­can­zó el 38 por cien­to de los fon­dos dis­pues­tos en 2016, el ni­vel más ba­jo de los úl­ti­mos años, se­gún avan­zó ya la Con­fe­de­ra­ción de So­cie­da­des Cien­tí­fi­cas de Es­pa­ña.

Des­de el año 2009, el mix de fi­nan­cia­ción de la I+D se ha ido des­ni­ve­lan­do a fa­vor de los fon­dos fi­nan­cie­ros que, en 2015, ab­sor­bie­ron el 63 por cien­to de los re­cur­sos dis­po­ni­bles para ese año. Aun­que en el año 2016 me­jo­ró la si­tua­ción, en 2017 los fon­dos no fi­nan­cie­ros al­can­za­ron los 2.612,11 mi­llo­nes de eu­ros (el 40 por cien­to del to­tal), fren­te a los 3.901,67 mi­llo­nes de eu­ros de los fi­nan­cie­ros des­ti­na­dos en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

Otras me­di­das pa­san por la me­jo­ra de la fis­ca­li­dad para in­ver­so­res y la fis­ca­li­dad de la in­ver­sión en I+D+i, so­bre to­do para em­pre­sas de al­ta in­ten­si­dad en I+D, con el fin de con­fi­gu­rar un eco­sis­te­ma más di­ná­mi­co e in­no­va­dor.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.