Ar­qui­tec­tu­ra pa­ra la sa­lud, un nue­vo re­to

La re­for­ma de las ur­gen­cias pe­diá­tri­cas de La Paz, ejem­plo de có­mo me­jo­rar los hos­pi­ta­les a par­tir del efec­to del in­terio­ris­mo, la bio­ilu­mi­na­ción y la psi­co­lo­gía del co­lor en el áni­mo de los pa­cien­tes

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - IS­MAEL SÁN­CHEZ EE

Las Ur­gen­cias Pe­diá­tri­cas de La Paz, ejem­plo del im­pac­to del in­terio­ris­mo en la sa­lud

Tras la re­for­ma de las ur­gen­cias pe­diá­tri­cas del Hos­pi­tal La Paz, de Ma­drid, hay al­go más que una or­di­na­ria in­ter­ven­ción pa­ra ade­cuar la es­truc­tu­ra del ser­vi­cio y am­pliar el es­pa­cio dis­po­ni­ble pa­ra con­sul­tas y sa­las de es­pe­ra. Gra­cias a su pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, el hos­pi­tal ha apos­ta­do por dis­po­ner de unas ur­gen­cias hu­ma­ni­za­das re­cu­rrien­do al in­terio­ris­mo, la bio­ilu­mi­na­ción y la psi­co­lo­gía del co­lor. El pro­yec­to, obra del es­tu­dio Ve­la&Sal­va­dor Ar­qui­tec­tos, es un nue­vo ejem­plo de có­mo mo­der­ni­zar los hos­pi­ta­les gra­cias a po­lí­ti­cas de hu­ma­ni­za­ción de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, im­pul­sa­das, en­tre otras au­to­no­mías, por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, y a la apli­ca­ción sis­te­má­ti­ca de la lla­ma­da ar­qui­tec­tu­ra pa­ra la sa­lud, que ha si­do idea­da pa­ra me­jo­rar el áni­mo de pa­cien­tes, fa­mi­lia­res y pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios.

“He­mos pro­cu­ra­do ase­gu­rar la ca­li­dad en el en­torno me­dian­te un hi­lo con­duc­tor emo­cio­nal plas­ma­do en el di­se­ño”, ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta Pau­la Gó­mez Ve­la. “Es­te pro­yec­to lo he­mos de­no­mi­na­do Al co­bi­jo de los ár­bo­les,

que se apo­ya en la na­tu­ra­le­za, la are­na y la ma­de­ra y que op­ta por unos co­lo­res se­re­nos y lu­mi­no­sos que trans­mi­ten vi­da y po­si­ti­vi­dad. Gra­cias al in­terio­ris­mo, he­mos ele­gi­do aca­ba­dos y tem­pe­ra­tu­ras de ilu­mi­na­ción pa­ra pro­cu­rar que el en­torno sea un lu­gar que ayu­de a la sa­lud”.

Has­ta aho­ra, es­te ti­po de ac­tua­cio­nes en hos­pi­ta­les so­lo era po­si­ble me­dian­te do­na­cio­nes ex­ter­nas. En es­ta oca­sión, La Paz ha lo­gra­do un cam­bio cua­li­ta­ti­vo. En el mar­co del Plan de Hu­ma­ni­za­ción de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid 2016-2019, ha in­clui­do en su plie­go de con­di­cio­nes pa­ra ad­ju­di­car la re­for­ma de sus ur­gen­cias pe­diá­tri­cas re­que­ri­mien­tos de in­terio­ris­mo pa­ra ase­gu­rar lo que en ar­qui­tec­tu­ra se co­no­ce co­mo hea­ling

en­vi­ron­ment, es de­cir, en­tor­nos fa­vo­ra­bles al áni­mo hu­mano, que ayu­dan a la rea­li­za­ción de ta­reas y no las en­tor­pe­cen.

Hos­pi­ta­les de Cas­ti­lla y León, Cas­ti­lla-La Man­cha y Ba­lea­res tam­bién es­tán in­cor­po­ran­do es­tas téc­ni­cas pa­ra ir re­for­man­do po­co a po­co sus hos­pi­ta­les. Los pro­yec­tos es­tán de­jan­do de ser ex­clu­si­va­men­te téc­ni­cos, pe­ga­dos a la in­fra­es­truc­tu­ra y, lo que es más im­por­tan­te, los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, es­pe­cial­men­te los mé­di­cos, co­mien­zan a ver las bon­da­des de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra la sa­lud, so­bre to­do en el plano emo­cio­nal. Es­te pro­ce­so se desa­rro­lla en pa­ra­le­lo a uno de los re­tos que, des­de ha­ce años, preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra a po­lí­ti­cos y ges­to­res sa­ni­ta­rios: có­mo mo­der­ni­zar los vie­jos hos­pi­ta­les de la Se­gu­ri­dad So­cial sin caer en pla­nes di­rec­to­res eter­nos, po­co ope­ra­ti­vos y tre­men­da­men­te cos­to­sos.

“Creo que los pla­nes ge­ne­ra­les de re­for­ma son ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la sa­lud de los edi­fi­cios”, sos­tie­ne Gó­mez Ve­la. “Lo desea­ble se­ría in­cor­po­rar es­tos nue­vos re­que­ri­mien­tos de in­terio­ris­mo. ¿Por qué no le he­mos da­do im­por­tan­cia has­ta aho­ra a ele­gir un ti­po de si­lla o el co­lor de una pa­red?”. Y no so­la­men­te es una cues­tión es­té­ti­ca: la Uni­dad del Do­lor de La Paz, re­for­ma­da igual­men­te si­guien­do el hi­lo con­duc­tor del cuen­to

Little rain­bow, es­tá arro­jan­do me­jo­ras de un 20 por cien­to en el ali­vio del do­lor per­ci­bi­do en pa­cien­tes pe­diá­tri­cos y una me­jor opi­nión so­bre el tiem­po de es­pe­ra en con­sul­ta, así co­mo el tra­to re­ci­bi­do.

Al fi­nal del dis­cur­so de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra la sa­lud se en­cuen­tra otro tér­mino igual­men­te en al­za: la sos­te­ni­bi­li­dad. Se tra­ta­ría de evi­tar en el fu­tu­ro que los pro­yec­tos de re­for­ma de hos­pi­ta­les sa­lie­ran a con­cur­so sin alu­sio­nes ex­pre­sas a as­pec­tos co­mo la ilu­mi­na­ción, el di­se­ño de ins­ta­la­cio­nes o el mo­bi­lia­rio. Los plie­gos de con­tra­ta­ción de­be­rían in­cor­po­rar, se­gún es­ta teo­ría, cláu­su­las que per­mi­tie­ran lo­grar edi­fi­cios con energía ca­si nu­la.

Nue­va sa­la de es­pe­ra de las Ur­gen­cias de Pe­dia­tría del Hos­pi­tal La Paz de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.