Cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad an­te las aper­tu­ras de clí­ni­cas den­ta­les

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - In­ma Ce­re­ji­do

Ac­tual­men­te en Es­pa­ña ca­da año se in­cor­po­ran al mer­ca­do la­bo­ral más de 3.000 nue­vos odon­tó­lo­gos, la ta­sa de es­tu­dian­tes de odon­to­lo­gía es ma­yor que en el res­to de Eu­ro­pa. Aquí no exis­ten numerus clausus en la ad­mi­sión de es­tu­dian­tes co­mo ocu­rre en Francia, Ita­lia, Reino Uni­do, Bél­gi­ca, Po­lo­nia o Por­tu­gal. Se­gún el Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas, en Es­pa­ña hay más de 25.000 clí­ni­cas den­ta­les, y son 34.500 los pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos. La ci­fra re­co­men­da­da por la OMS es de una clí­ni­ca por ca­da 3.500 ha­bi­tan­tes y en Es­pa­ña di­vi­di­mos en­tre dos el pú­bli­co ob­je­ti­vo pa­ra ca­da clí­ni­ca den­tal.

An­te es­tos da­tos se­ría po­si­ble pen­sar que los es­pa­ño­les es­te­mos muy in­tere­sa­dos en nues­tra sa­lud bu­co­den­tal, más que la me­dia eu­ro­pea, exac­ta­men­te el do­ble de in­tere­sa­dos. Pe­ro la reali­dad es que al 40 por cien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la -se­gún un es­tu­dio de 2015 del Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas- le preo­cu­pa en­tre po­co y na­da su sa­lud bu­co­den­tal. Es­tos da­tos nos co­lo­can en un pa­no­ra­ma em­pre­sa­rial en el que me­re­ce pa­rar­se a re­fle­xio­nar al­gu­nas cues­tio­nes: ¿es una in­ver­sión de mo­da? La ofer­ta su­pera la de­man­da, lue­go ¿cuá­les se­rán los lí­mi­tes en­tre sa­lud y ren­ta­bi­li­dad? ¿Es un mer­ca­do in­ma­du­ro que de­be­rá rein­ven­tar­se en cor­to es­pa­cio de tiem­po? o ¿el 60 por cien­to de los po­ten­cia­les con­su­mi­do­res de es­tos ser­vi­cios de­be­rán gas­tar gran­des ci­fras pa­ra com­pen­sar la es­ca­sez de pa­cien­tes? An­te es­te pa­no­ra­ma, la crea­ción de un cer­ti­fi­ca­do, co­mo el desa­rro­lla­do por Com­pro­mi­so Den­tal, que de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y con au­di­to­ría externa ga­ran­ti­ce unos cri­te­rios de ca­li­dad asis­ten­cial pa­ra que los pa­cien­tes pue­dan iden­ti­fi­car los me­jo­res pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios en el sec­tor, es una ne­ce­si­dad.

Es­te cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad se cen­tra ex­clu­si­va­men­te en la ca­pa­ci­dad asis­ten­cial de la clí­ni­ca, no en su or­ga­ni­za­ción, pues en­ten­de­mos de­ben exis­tir un or­ga­nis­mo que ve­le por la se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes, im­pi­dien­do que se con­vier­tan ex­clu­si­va­men­te en clien­tes, en un en­torno don­de la su­per­vi­ven­cia em­pre­sa­rial pri­ma. Los fac­to­res que ma­yor pe­so de­ter­mi­nan la elección de clí­ni­ca den­tal es la pro­xi­mi­dad y el pre­cio, sien­do cons­cien­tes de que en Es­pa­ña hay una clí­ni­ca por ca­da 1.167 ha­bi­tan­tes -da­to fa­ci­li­ta­do por la OMS-. Una de

Es una ne­ce­si­dad la crea­ción de un cer­ti­fi­ca­do, co­mo el desa­rro­lla­do por Com­pro­mi­so Den­tal, que de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y con au­di­to­ría externa ga­ran­ti­ce unos cri­te­rios de ca­li­dad asis­ten­cial pa­ra los pa­cien­tes

las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de las clí­ni­cas es apli­car las téc­ni­cas de mar­ke­ting em­pre­sa­rial pa­ra cap­tar pa­cien­tes y pa­ra mos­trar su ca­li­dad asis­ten­cial.

Es pre­ci­sa­men­te en es­te pun­to don­de nos he­mos sen­ti­do en la ne­ce­si­dad de crear un dis­tin­ti­vo que ayu­de al pro­fe­sio­nal a iden­ti­fi­car­se co­mo un buen odon­tó­lo­go, di­fe­ren­cián­do­se de aque­llos que no ofre­cen la ca­li­dad es­pe­ra­da por los pa­cien­tes. El cer­ti­fi­ca­do de Ca­li­dad CSD ha cons­trui­do un mo­de­lo pa­ra la eva­lua­ción de la ca­li­dad asis­ten­cial de las clí­ni­cas y por tan­to un cer­ti­fi­ca­do que to­do pa­cien­te pue­de bus­car en las clí­ni­cas, pa­ra ase­gu­rar­se de ma­ne­ra ob­je­ti­va que es­ta clí­ni­ca po­see.

Por­que hay que con­se­guir que en ca­da cen­tro odon­to­ló­gi­co se cuen­te con, pri­me­ro, un ges­tor li­cen­cia­do en odon­to­lo­gía o en me­di­ci­na. Quie­nes di­ri­gen la clí­ni­ca con el pro­pó­si­to de cui­dar la sa­lud de sus pa­cien­tes por en­ci­ma de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les y eco­nó­mi­cos. Se­gun­do, mé­di­cos, hi­gie­nis­tas y au­xi­lia­res al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos que in­ver­ten tiem­po en su for­ma­ción ca­da año. Ter­ce­ro, con­tar con un equi­po de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos, bien en la mis­ma clí­ni­ca, o tra­ba­jan en red con otros cen­tros, pa­ra ga­ran­ti­zar in­ter­ven­cio­nes rea­li­za­das por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos -odon­to­pe­dia­tras, en­do­don­cis­tas, im­plan­tó­lo­gos, or­to­don­cis­tas, ci­ru­ja­nos ma­xi­lo­fa­cia­les...-. Cuar­to, com­pro­me­ter­se con la sa­lud de sus pa­cien­tes, orien­ta­dos a la pre­ven­ción y evi­tan­do in­ter­ven­cio­nes in­ne­ce­sa­rias. Quin­to, ofre­cer in­for­ma­ción cla­ra so­bre el diag­nós­ti­co, du­ra­ción del tra­ta­mien­to, prue­bas e in­ter­ven­cio­nes ne­ce­sa­rias, man­te­ni­mien­to pos­te­rior y al­ter­na­ti­vas po­si­bles. Sex­to, po­seer pro­to­co­los y pro­ce­sos pa­ra ga­ran­ti­zar un tra­ba­jo or­de­na­do y de ca­li­dad que per­mi­te ser eva­lua­do. Sép­ti­mo, te­ner equi­pos ac­tua­li­za­dos a ni­vel tec­no­ló­gi­co, pues los tra­ta­mien­tos ac­tua­les re­quie­ren de una ma­yor in­no­va­ción e in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca. Só­lo con un equi­pa­mien­to de ca­li­dad y de tec­no­lo­gía avan­za­da es po­si­ble rea­li­zar tra­ta­mien­tos que in­cor­po­ren las ven­ta­jas de los úl­ti­mos avan­ces en odon­to­lo­gía y es­té­ti­ca den­tal. Y oc­ta­vo, usar ma­te­ria­les de ca­li­dad en los tra­ta­mien­tos - com­po­si­tes, im­plan­tes, bio­ma­te­ria­les, pró­te­sis…- pro­ve­nien­tes de pro­vee­do­res con ex­pe­rien­cia, que ofre­cen pe­rio­dos de ga­ran­tías y no de fa­bri­can­tes sin con­trol ni cer­ti­fi­ca­dos de ca­li­dad.

Las clí­ni­cas que po­nen en pri­mer lu­gar la sa­lud del pa­cien­te pue­den di­fe­ren­ciar­se me­dian­te es­te cer­ti­fi­ca­do, ha­cien­do vi­si­ble su com­pro­mi­so con la sa­lud del pa­cien­te, no só­lo con la es­té­ti­ca o en el peor de los ca­sos la cuen­ta de re­sul­ta­dos de su clí­ni­ca. Pa­ra los pa­cien­tes, hoy, se ha­ce im­pres­cin­di­ble en un en­torno tan com­ple­jo el sa­ber dis­tin­guir aque­llos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud com­pro­me­ti­dos con el pa­cien­te. Nues­tro va­lor di­fe­ren­cial ha si­do po­ner el fo­co en és­te la dis­tin­ción. Y tra­tar de lle­var la sa­lud bu­co­den­tal al lu­gar pro­ta­go­nis­ta, apor­tan­do luz tan­to a los pro­fe­sio­na­les co­mo a los usua­rios, crean­do una pla­ta­for­ma de en­cuen­tro en­tre bue­nos pro­fe­sio­na­les y pa­cien­tes. Es prio­ri­ta­rio que los pa­cien­tes bus­quen y exi­jan el Cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad CSD y las clí­ni­cas apues­ten por mos­trar su buen ha­cer, cer­ti­fi­cán­do­se y ofre­cien­do la opor­tu­ni­dad a los pa­cien­tes de ele­gir su pro­pues­ta de ca­li­dad asis­ten­cial.

Una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de las clí­ni­cas es apli­car las téc­ni­cas de mar­ke­ting em­pre­sa­rial pa­ra cap­tar pa­cien­tes y pa­ra mos­trar su ca­li­dad asis­ten­cial. Ahí es don­de tie­ne sen­ti­do crear un dis­tin­ti­vo de es­te ti­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.