‘Cui­dar al que cui­da’: un plan in­no­va­dor de sa­lud psi­co­so­cial

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 32 -

Hoy en día una de las es­ca­sas ini­cia­ti­vas de sa­lud psi­co­so­cial pues­tas en mar­cha con éxi­to en Es­pa­ña es el pro­gra­ma de es­cu­cha ac­ti­va Cui­dar al que cui­da de los Cen­tros de Sa­lud de la Di­rec­ción Asis­ten­cial Es­te del Ser­vi­cio Ma­dri­le­ño de Sa­lud. En es­te con­tex­to, se apues­ta por los múl­ti­ples be­ne­fi­cios que pro­du­ce la in­ver­sión en el bie­nes­tar psi­co­so­cial de los equi­pos hu­ma­nos y se con­si­de­ra que la sa­lud psi­co­so­cial es al­go muy po­si­ti­vo y útil pa­ra la ins­ti­tu­ción, pa­ra los pro­fe­sio­na­les y pa­cien­tes.

Por tan­to, la esen­cia del pro­gra­ma es dar la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en equi­po, es­tá cla­ro que un buen cli­ma se con­ta­gia.

Cui­dar al cui­da­dor es el mo­tor prin­ci­pal del pro­yec­to, pues­to que es una con­tra­dic­ción que la ins­ti­tu­ción que pro­por­cio­na el man­te­ner la sa­lud de la po­bla­ción per­ju­di­que la mis­ma sa­lud de sus sa­ni­ta­rios. El ob­je­to es po­ten­ciar la sa­lud ocu­pa­cio­nal des­de múl­ti­ples pers­pec­ti­vas: el em­plea­do co­mo per­so­na -qué pien­sa y có­mo se sien­te-, el cli­ma so­cial de tra­ba­jo -las re­la­cio­nes so­cia­les con los com­pa­ñe­ros y je­fes, el apo­yo so­cial, el es­ti­lo de li­de­raz­go-.

En cuan­to a la me­to­do­lo­gía y desa­rro­llo, la in­ter­ven­ción es­tá en­fo­ca­da a la pre­ven­ción y re­so­lu­ción de pro­ble­mas emo­cio­na­les que pue­dan afec­tar en el tra­ba­jo me­dian­te una es­cu­cha ac­ti­va a tra­vés de cues­tio­na­rios y en­tre­vis­tas per­so­na­les con psi­có­lo­gos.

Los da­tos son tra­ta­dos por per­so­nal del Ser­vi­cio de Pre­ven­ción, que asu­men y cum­plen con to­dos y ca­da uno de los pre­cep­tos le­ga­les y éti­cos de pro­tec­ción de da­tos y de la in­ti­mi­dad.

Pre­via­men­te a la ad­mi­nis­tra­ción de los cues­tio­na­rios, el ser­vi­cio de pre­ven­ción lle­va a ca­bo en el cen­tro una se­sión don­de se in­for­ma de la ho­ja de ru­ta del pro­ce­so. Du­ran­te el tra­ba­jo de cam­po se distribuye­n los cues­tio­na­rios y las ins­truc­cio­nes pa­ra su cum­pli­men­ta­ción, in­sis­tien­do en la ne­ce­si­dad de res­pon­der con sin­ce­ri­dad, se in­for­ma del ano­ni­ma­to, con­fi­den­cia­li­dad y del ca­rác­ter vo­lun­ta­rio del pro­ce­so. El cues­tio­na­rio cum­pli­men­ta­do se de­po­si­ta en una ur­na ha­bi­li­ta­da, que es­ta­rá a dis­po­si­ción de los tra­ba­ja­do­res du­ran­te un tiem­po pru­den­te, en un es­pa­cio neu­tro y con ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te.

Pa­sa­do un tiem­po pru­den­te, se re­co­ge la ur­na y se pro­ce­de a la in­for­ma­ti­za­ción y análisis de los da­tos me­dian­te el mé­to­do FP­si­co 3.1 Insht.

En re­la­ción a las en­tre­vis­tas per­so­na­les, es rea­li­za­da por psi­có­lo­gos de la Uni­dad de Psi­quia­tría -pa­ra guar­dar la ma­yor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.