El cos­te de la pér­di­da au­di­ti­va o la pre­ven­ción co­mo aho­rro

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 24 -

La pér­di­da au­di­ti­va con­sis­te en la dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va de la ca­pa­ci­dad de es­cu­char y com­pren­der. Es­ta si­tua­ción pue­de de­ber­se a cau­sas ex­ter­nas, prin­ci­pal­men­te al ni­vel de rui­do al que es­ta­mos ex­pues­tos; y a cau­sas bio­ló­gi­cas, a in­fec­cio­nes mal cu­ra­das, oti­tis y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el pro­pio en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las au­di­ti­vas, que acom­pa­ñan al en­ve­je­ci­mien­to na­tu­ral del ser hu­mano.

En un es­ce­na­rio en el que la po­bla­ción mun­dial, y en par­ti­cu­lar la eu­ro­pea, es­tá su­frien­do un au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, es­ta si­tua­ción se tor­na ca­da vez más com­ple­ja. En el ca­so de Es­pa­ña, la me­dia de vi­da es­tá en los 83 años, la ma­yor del Con­ti­nen­te, dan­do lu­gar en con­se­cuen­cia a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas con pro­ble­mas au­di­ti­vos en su edad ma­du­ra. Y es en es­te con­tex­to en el que las po­lí­ti­cas so­cia­les pa­ra la ayu­da y pro­tec­ción de las per­so­nas ma­yo­res se han con­ver­ti­do en una prác­ti­ca ha­bi­tual; sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción por su sa­lud au­di­ti­va, y la del con­jun­to de la po­bla­ción, pa­re­ce no es­tar a la or­den del día.

Desde ha­ce si­glos se ha pres­ta­do aten­ción a la vis­ta y la ne­ce­si­dad de pro­te­ger­la, sin em­bar­go, el cui­da­do del oí­do ha que­da­do siem­pre en un se­gun­do plano, sin pres­tar aten­ción a las con­se­cuen­cias que su pér­di­da po­día aca­rrear. Y es que se­gún es­tu­dios re­cien­tes, el úl­ti­mo de ellos pu­bli­ca­do en The Lan­cet, la pér­di­da au­di­ti­va es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na con el desa­rro­llo de al­gún ti­po de de­men­cia en la ter­ce­ra edad.

La vin­cu­la­ción de la sor­de­ra con la de­men­cia pue­de de­ber­se a que, an­te un me­nor uso del ce­re­bro, es­te tien­de a de­bi­li­tar­se y a lar­go pla­zo, a atro­fiar­se, pro­vo­can­do el ol­vi­do de pa­la­bras, con­cep­tos o per­so­nas a las que an­tes es­tá­ba­mos ha­bi­tua­das. De he­cho, de en­tre las múl­ti­ples me­di­das pre­ven­ti­vas que pue­den apli­car­se, la pro­tec­ción del oí­do es la que más in­ci­de so­bre la de­men­cia (9 por cien­to), se­gui­do del aban­dono del há­bi­to de fu­mar (5 por cien­to), tra­ta­mien­tos pa­ra la de­pre­sión (4 por cien­to) y una ma­yor ac­ti­vi­dad fí­si­ca (3 por cien­to).

En es­te sen­ti­do, se­gún el INE, en 2004 más de 400.000 per­so­nas en Es­pa­ña pre­sen­ta­ban sín­to­mas de al­gún ti­po de de­men­cia, por lo que, si se man­tie­ne el cre­ci­mien­to, en 2030 es­te co­lec­ti­vo al­can­za­rá la ci­fra de 600.000 en­fer­mos. A ni­vel mun­dial, se­gún la Aso­cia­ción Internacio­nal de Alz­hei­mer, es­ta en­fer­me­dad lle­ga­rá a afec­tar a más de 136 mi­llo­nes de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.