Diag­nós­ti­co: cuan­to an­tes me­jor

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 35 -

im­por­tan­te: que el en­torno del pa­cien­te pu­die­ra ex­pe­ri­men­ta­ra por sí mis­mo al­gu­nos de los sín­to­mas y di­fi­cul­ta­des que afec­tan al día a día del pa­cien­te con es­cle­ro­sis múl­ti­ple. Bio­gen ha he­cho reali­dad es­te de­seo com­par­ti­do por los más de 46.000 per­so­nas afec­ta­das por es­ta en­fer­me­dad y to­do, gra­cias unas no­ve­do­sas zapatillas y un set sen­so­rial con el que cual­quier per­so­na, aho­ra sí, pue­de po­ner­se en los za­pa­tos del pa­cien­te. No­so­tras he­mos es­ta­do allí pa­ra com­par­tir es­ta ex­pe­rien­cia.

Con es­ta pre­mi­sa, se pre­ten­de con­tri­buir a dar vi­si­bi­li­dad a to­das aque­llas si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que vi­ve el pa­cien­te con es­cle­ro­sis múl­ti­ple y sir­ve pa­ra re­cor­dar, en el Día Mun­dial de la Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple, to­do lo que la sociedad pue­de ha­cer pa­ra ayu­dar a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de quie­nes con­vi­ven con la en­fer­me­dad. En­ten­der me­jor la reali­dad del pa­cien­te con es­cle­ro­sis múl­ti­ple ayu­da, sin du­da, a de­rri­bar la ba­rre­ra de la des­con­fian­za e in­cre­du­li­dad, pe­ro otro as­pec­to de­ter­mi­nan­te en la vi­da de los afec­ta­dos pa­sa por un diag­nós­ti­co pre­coz. El diag­nós­ti­co im­pron­ta mu­cho en la vi­da de los pa­cien­tes: la ma­yo­ría de ellos son diag­nos­ti­ca­dos en­tre la se­gun­da y cuar­ta dé­ca­da de la vi­da, es­to sig­ni­fi­ca que, en su ma­yo­ría, los pri­me­ros sín­to­mas de la en­fer­me­dad apa­re­cen en­tre los 20 y 40 años. Es un mo­men­to de má­xi­mo desa­rro­llo en to­dos los as­pec­tos de la vi­da de las per­so­nas, en lo la­bo­ral, so­cial, fa­mi­liar, per­so­nal, y es­te diag­nós­ti­co acom­pa­ña­rá a los pa­cien­tes el res­to de sus vi­das.

Afor­tu­na­da­men­te aho­ra exis­ten for­mas de ha­cer que los pa­cien­tes lle­ven una vi­da nor­mal: aun­que no se se­pa có­mo cu­rar la en­fer­me­dad, se co­no­ce có­mo diag­nos­ti­car­la muy pron­to, y es­te diag­nós­ti­co pre­coz es fun­da­men­tal, ya que tra­tar la en­fer­me­dad des­de el inicio pue­de evi­tar la dis­ca­pa­ci­dad a lar­go pla­zo.

Cons­tan­te­men­te se ha­bla de me­di­das que im­pul­sen el aho­rro y la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y nos ol­vi­da­mos que el desem­pe­ño la­bo­ral for­ma par­te de es­ta es­tra­te­gia: una per­so­na ac­ti­va apor­ta in­gre­sos, ade­más de con­tri­buir a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da y au­to­es­ti­ma. El diag­nós­ti­co tem­prano y los nue­vos tra­ta­mien­tos per­mi­ten re­du­cir has­ta en 10 años la dis­ca­pa­ci­dad por en­fer­me­dad y es­to sig­ni­fi­ca po­der nor­ma­li­zar su vi­da an­te el pro­ce­so de su en­fer­me­dad. Los pa­cien­tes rehú­yen del re­la­to com­pa­si­vo, su má­xi­ma prio­ri­dad es nor­ma­li­zar su vi­da, sen­tir­se par­te de su en­torno fa­mi­liar, so­cial y la­bo­ral.

Y es que, sin du­da al­gu­na, ini­cia­ti­vas como la pro­ta­go­ni­za­da por Bio­gen son ne­ce­sa­rias y, so­bre to­do, muy gra­ti­fi­can­tes pa­ra las per­so­nas que pa­de­cen EM. Es un pa­so ha­cia de­lan­te en ma­te­ria de con­cien­cia­ción y sen­si­bi­li­za­ción de la sociedad el he­cho de que, a tra­vés de unas zapatillas, cual­quier per­so­na pue­da co­no­cer y ex­pe­ri­men­tar de pri­me­ra mano los sín­to­mas y las sen­sa­cio­nes que pa­de­cen los pa­cien­tes de es­ta pa­to­lo­gía. Si so­mos ca­pa­ces de to­mar con­cien­cia, a la vez que se con­ti­núe in­ves­ti­gan­do en el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad, es pro­ba­ble que es­te­mos ca­da vez más cer­ca de en­con­trar fu­tu­ras so­lu­cio­nes pa­ra es­tos pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.