El con­trol de la glu­co­sa en san­gre des­pués de las co­mi­das

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 31 -

El con­trol de los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre des­pués de las co­mi­das, la co­no­ci­da co­mo glu­ce­mia post­pran­dial, es cla­ve pa­ra re­tra­sar o evi­tar com­pli­ca­cio­nes en las per­so­nas con dia­be­tes ti­po 2. En­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, re­ti­nia­nas y re­na­les o el au­men­to del es­trés oxi­da­ti­vo son só­lo al­gu­nas de las im­por­tan­tes con­se­cuen­cias que pue­de con­lle­var su mal con­trol, ade­más de co­la­bo­rar de for­ma im­por­tan­te en la va­ria­bi­li­dad glu­cé­mi­ca que hoy in­ten­ta­mos re­du­cir por su im­pac­to en las com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res de las per­so­nas con dia­be­tes.

Por eso, to­mar con­cien­cia de có­mo de im­por­tan­tes son esas ex­cur­sio­nes de la glu­ce­mia post­pran­dial es muy im­por­tan­te, aun­que por des­gra­cia, mu­chas per­so­nas con dia­be­tes lo des­co­no­cen o lo ob­vian. De he­cho, es ha­bi­tual que se mi­da la glu­ce­mia an­tes de al­gu­nas o to­das las co­mi­das y que se ol­vi­de ha­cer­lo des­pués pa­ra co­no­cer el im­pac­to de lo co­mi­do so­bre el ni­vel de azú­car en san­gre. Hoy in­ten­ta­mos que la per­so­na con dia­be­tes sea ca­paz de an­ti­ci­par cuan­ta in­su­li­na ul­tra-rá­pi­da ne­ce­si­ta­rá an­te una de­ter­mi­na­da co­mi­da, el no co­no­cer có­mo de acer­ta­do ha es­ta­do en su de­ci­sión evi­ta el im­pres­cin­di­ble apren­di­za­je ba­sa­do en el en­sa­yo y co­rrec­ción en ca­so de error.

Por es­te mo­ti­vo, con el apo­yo de los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos im­pli­ca­dos en dia­be­tes y el aval de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción, des­de No­vo Nor­disk se ha pues­to en mar­cha la cam­pa­ña in­for­ma­ti­va Pon­ga­mos so­bre la me­sa el Con­trol de la Glu­ce­mia Post­pran­dial. Con ella se quie­re con­tri­buir a me­jo­rar la in­for­ma­ción que las per­so­nas con dia­be­tes y los mé­di­cos im­pli­ca­dos en su ma­ne­jo tie­nen al res­pec­to y pue­dan te­ner con­ver­sa­cio­nes con no­so­tros que les ayu­de a ma­ne­jar me­jor di­cho con­trol post­pran­dial.

Has­ta el mo­men­to, la con­cien­cia­ción al res­pec­to ha si­do muy li­mi­ta­da y se ha uni­do a las du­das ha­bi­tua­les de los pa­cien­tes y sus fa­mi­lia­res so­bre la die­ta que de­ben se­guir. Ade­más, gra­cias a los sen­so­res con­ti­nuos o flash de glu­co­sa, dis­po­si­ti­vos que mi­den la glu­co­sa ca­da po­co tiem­po a lo lar­go del día, he­mos si­do cons­cien­tes de has­ta qué pun­to es im­por­tan­te ajus­tar bien la in­su­li­na rá­pi­da o ul­tra-rá­pi­da pa­ra con­tro­lar las ele­va­cio­nes de la glu­ce­mia post­pran­dial.

En cual­quier ca­so, las per­so­nas con dia­be­tes pue­den co­mer de to­do, siem­pre que lo ha­gan en la pro­por­ción jus­ta y ha­cien­do las elec­cio­nes más sa­lu­da­bles. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio au­men­tar el co­no­ci­mien­to e in­te­rés de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y las per­so­nas con dia­be­tes so­bre el con­trol de es­ta glu­ce­mia por­que afec­ta po­si­ti­va­men­te a los ni­ve­les de he­mo­glo­bi­na gli­co­si­la­da y, en con­se­cuen­cia, me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.