On­co­lo­gía tras­la­cio­nal, un con­cep­to en ex­pan­sión

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 13 -

En los úl­ti­mos años he­mos vis­to im­por­tan­tes avan­ces en lo que res­pec­ta a in­ves­ti­ga­ción en el cam­po de la on­co­lo­gía: las te­ra­pias di­ri­gi­das, los es­tu­dios ge­nó­mi­cos, la in­mu­no­te­ra­pia… Todo ello es­tá muy vin­cu­la­do a la lla­ma­da me­di­ci­na per­so­na­li­za­da, que tra­ta de erra­di­car la en­fer­me­dad bus­can­do un tra­ta­mien­to adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des con­cre­tas de ca­da pa­cien­te. El pro­ble­ma es que no todo es­tá lle­gan­do al en­fer­mo, o lle­ga con gran­des di­fi­cul­ta­des por­que exis­te un abis­mo en­tre la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca del la­bo­ra­to­rio y su apli­ca­ción clí­ni­ca. Ca­da vez son más los cien­tí­fi­cos de uno y otro la­do con­cien­cia­dos con la ne­ce­si­dad de sal­var esa dis­tan­cia, y que han pues­to so­bre la mesa el con­cep­to de on­co­lo­gía tras­la­cio­nal des­de el que se es­tá con­for­man­do una nue­va me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo que fo­men­te es­te acer­ca­mien­to.

En ella de­ben es­tar im­pli­ca­dos equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res de am­bas par­tes: on­có­lo­gos mé­di­cos, pa­tó­lo­gos, in­ves­ti­ga­do­res bá­si­cos, ci­ru­ja­nos, es­pe­cia­lis­tas en ra­dio­te­ra­pia, etc. Gru­pos de tra­ba­jo ca­pa­ces de par­ti­ci­par en en­sa­yos clí­ni­cos com­ple­jos, que va­yan mas allá de la eva­lua­ción de un fár­ma­co en una se­rie de pa­cien­tes o de mo­de­los ani­ma­les. No de­ben fal­tar en es­ta lí­nea cier­tos re­cur­sos, como las tec­no­lo­gías más avan­za­das pa­ra ca­da cam­po y un am­plio ca­tá­lo­go de da­tos. Y, por su­pues­to, tam­bién ha de es­tar el pa­cien­te, fi­cha im­pres­cin­di­ble pa­ra ce­rrar el círcu­lo.

La idea es que es­tos equi­pos de tra­ba­jo apor­ten nue­vas ideas a la in­ves­ti­ga­ción pa­ra que és­ta avan­ce con ma­yor ra­pi­dez y con una me­jor apli­ca­ción al pa­cien­te. Tan­to pa­ra dar­le un tra­ta­mien­to más efec­ti­vo como pa­ra pre­ve­nir to­das las en­fer­me­da­des po­si­bles, en­tre ellas el cán­cer.

Es­te nue­vo con­cep­to ha de desa­rro­llar­se en los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, que sue­len con­tar con ma­yor nú­me­ro de re­cur­sos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos. Pe­ro so­bre todo de­be dar­se en -o con- los hos­pi­ta­les, don­de es­tán lo­ca­li­za­dos los pro­fe­sio­na­les clí­ni­cos y los pa­cien­tes, ne­ce­sa­rios y en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos al­ta­men­te vul­ne­ra­bles.

Como es ló­gi­co, no po­de­mos de­jar de la­do el as­pec­to fi­nan­cie­ro, muy im­por­tan­te pa­ra que es­te ti­po de in­ves­ti­ga­ción tras­la­cio­nal sal­ga ade­lan­te. Pa­ra que es­te es­fuer­zo in­ves­ti­ga­dor ten­ga éxi­to es ne­ce­sa­rio con­tar con do­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas su­fi­cien­tes, que pue­den ser de ca­rác­ter pú­bli­co y pri­va­do. A tra­vés de es­ta vía po­dre­mos ace­le­rar y me­jo­rar el pro­ce­so in­ves­ti­ga­dor y au­men­tar las es­pe­ran­zas y la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te on­co­ló­gi­co. Si­ga­mos tra­ba­jan­do en es­ta lí­nea pa­ra que los nue­vos des­cu­bri­mien­tos que va­yan apa­re­cien­do lle­guen lo an­tes po­si­ble a la prác­ti­ca clí­ni­ca ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.