La le­che, ali­men­to cla­ve pa­ra la em­ba­ra­za­da y el be­bé

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 26 -

Re­ba­ti­do ya el fal­so di­cho de que una mu­jer em­ba­ra­za­da de­be co­mer por dos, lo que sí es cierto es que las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de las ges­tan­tes son ma­yo­res y más es­pe­cí­fi­cas pa­ra ase­gu­rar su sa­lud du­ran­te es­te pe­rio­do tan especial y, por su­pues­to, la del fu­tu­ro be­bé. Aun­que la ma­yo­ría de las em­ba­ra­za­das se mues­tran mucho más preo­cu­pa­das por su sa­lud en es­te pe­rio­do y es de so­bra co­no­ci­do que man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da du­ran­te es­ta etapa re­sul­ta esen­cial, la reali­dad es que los úl­ti­mos es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­tec­ta­do im­por­tan­tes in­su­fi­cien­cias en la ali­men­ta­ción de las ges­tan­tes y des­equi­li­brios nu­tri­cio­na­les que es muy im­por­tan­te co­rre­gir.

Así, una de ca­da dos em­ba­ra­za­das no al­can­za la in­ges­ta re­co­men­da­da de áci­do fó­li­co, yo­do, cal­cio, hie­rro y vi­ta­mi­na D, y más de la mi­tad no cu­bre las re­co­men­da­cio­nes de áci­dos gra­sos Ome­ga-3, nu­trien­tes cla­ve pa­ra ase­gu­rar un ade­cua­do es­ta­do nu­tri­cio­nal de la mu­jer y el co­rrec­to desa­rro­llo del fe­to.

Todo ello es con­se­cuen­cia de cier­tos há­bi­tos die­té­ti­cos que arro­jan la­gu­nas en la in­ges­ta de al­gu­nos ali­men­tos, como lo es que el 45 por cien­to de las fu­tu­ras ma­dres no lle­gue al con­su­mo acon­se­ja­do de fru­tas y ver­du­ras o que sie­te de ca­da diez no to­men su­fi­cien­tes ce­rea­les y le­gum­bres. Y aun­que to­das con­su­men le­che o pro­duc­tos lác­teos a diario, só­lo el 50 por cien­to de las em­ba­ra­za­das cum­ple con la re­co­men­da­ción de tres ra­cio­nes al día.

Cuan­do se de­tec­tan estas ca­ren­cias, es ha­bi­tual re­cu­rrir a su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que la for­ti­fi­ca­ción de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos pue­de ser otra for­ma com­ple­men­ta­ria, y más na­tu­ral, pa­ra in­cor­po­rar los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios a la die­ta. An­te es­ta reali­dad, la le­che, que es de en­tra­da un ali­men­to muy in­tere­san­te des­de el punto de vis­ta nu­tri­cio­nal, pue­de ser ade­más un vehícu­lo óp­ti­mo pa­ra desa­rro­llar ali­men­tos for­ti­fi­ca­dos que ayu­den a ase­gu­rar la in­ges­ta de es­tos nu­trien­tes cla­ves. Su con­su­mo no só­lo me­jo­ra el es­ta­do nu­tri­cio­nal de la mu­jer ges­tan­te, sino que tam­bién tie­ne efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre el cre­ci­mien­to fe­tal y el pe­so al na­cer y so­bre al­gu­nos mar­ca­do­res de sa­lud, tan­to en las ma­dres como en sus hi­jos. Los es­tu­dios con lác­teos for­ti­fi­ca­dos y en­ri­que­ci­dos mues­tran be­ne­fi­cios en la sa­lud ósea de la ma­dre y de su hi­jo, y pa­re­ce que po­drían te­ner tam­bién un im­pac­to po­si­ti­vo en el desa­rro­llo vi­sual y cog­ni­ti­vo del ni­ño.

Y es que la le­che, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­co-quí­mi­cas y por su fa­ci­li­dad de con­su­mo, ya que es­tá pre­sen­te en el 99 por cien­to de los ho­ga­res es­pa­ño­les, es un vehícu­lo ideal pa­ra ga­ran­ti­zar el apor­te de de­ter­mi­na­dos nu­trien­tes esen­cia­les en la die­ta de las mu­je­res que vi­ven una etapa tan úni­ca y especial como es la ges­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.