Ado­les­cen­tes con de­pre­sión y con­su­mo de drogas

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 28 -

La de­pre­sión es fre­cuen­te en jó­ve­nes y sus ma­ni­fes­ta­cio­nes no son exac­ta­men­te las mis­mas que en po­bla­ción adul­ta. En es­ta edad, las di­fi­cul­ta­des cog­ni­ti­vas y la ba­ja au­to­es­ti­ma di­fi­cul­tan el desa­rro­llo per­so­nal y tie­nen gra­ves con­se­cuen­cias en la in­te­gra­ción so­cial. Ade­más, la preo­cu­pa­ción por el cuer­po y por la fal­ta de acep­ta­ción por los ami­gos y la fa­mi­lia es la nor­ma.

La co­exis­ten­cia en­tre la de­pre­sión en los jó­ve­nes ado­les­cen­tes y el con­su­mo de sus­tan­cias es tam­bién fre­cuen­te. Al­cohol y drogas son los res­pon­sa­bles de un ries­go de sui­ci­dio cua­tro ve­ces ma­yor que la po­bla­ción ado­les­cen­te ge­ne­ral.

La de­pre­sión in­cre­men­ta la vul­ne­ra­bi­li­dad del jo­ven a desa­rro­llar un trastorno por uso de sus­tan­cias. Pe­ro ¿qué es lo que pro­vo­ca la de­pre­sión en pa­cien­tes jó­ve­nes? Nor­mal­men­te nos en­con­tra­mos fren­te a un su­je­to con se­rios pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma, con pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre el fu­tu­ro, ba­jo ni­vel de ener­gía, apa­tía, di­fi­cul­tad en la to­ma de de­ci­sio­nes, po­bre mo­ti­va­ción, es­tra­te­gias li­mi­ta­das de afron­ta­mien­to de pro­ble­mas y de­te­rio­ro ge­ne­ral en el fun­cio­na­mien­to so­cial y la­bo­ral.

La de­pre­sión en es­tos pa­cien­tes ha de ser tra­ta­da efi­caz­men­te y con ur­gen­cia. Los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles po­nen de ma­ni­fies­to que el sui­ci­dio es la ter­ce­ra cau­sa de muer­te en el gru­po de edad de en­tre los 15 y los 29 años, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. El sui­ci­dio siem­pre se ha re­la­cio­na­do con la de­pre­sión. Por es­te mo­ti­vo, nun­ca de­be­mos pa­sar por al­to cual­quier com­por­ta­mien­to o co­men­ta­rio ex­tra­ño o ne­ga­ti­vis­ta y pen­sa­mien­tos acer­ca de la muer­te.

Todo es­to, su­ma­do al abu­so de al­cohol y sus­tan­cias, po­dría lle­var a desa­rro­llar una se­rie de con­duc­tas que po­drían te­ner un desen­la­ce fa­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.