On­co­lo­gía de pre­ci­sión con­tra el cán­cer de prós­ta­ta

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 14 -

Re­cien­te­men­te se ha ce­le­bra­do el Día de la Sa­lud Pros­tá­ti­ca, una fe­cha re­ser­va­da a la con­cien­cia­ción pa­ra fo­men­tar la pre­ven­ción. Y es que no son po­cos los hom­bres que des­co­no­cen los be­ne­fi­cios que pue­de apor­tar­le una sim­ple vi­si­ta anual al uró­lo­go, es­pe­cial­men­te a par­tir de los 50 años. En ese mo­men­to apa­re­cen una se­rie de al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les que re­per­cu­ten en un cre­ci­mien­to pau­la­tino de la prós­ta­ta. Un pro­ce­so que pue­de ser be­nigno y con­ver­tir­se en la lla­ma­da hi­per­pla­sia be­nig­na de prós­ta­ta (HBP), una de las pa­to­lo­gías más ha­bi­tua­les de apa­ra­to uri­na­rio de hom­bre. En con­cre­to, afec­ta a más del 50 por cien­to de los va­ro­nes de más de 50 años, y la pre­va­len­cia su­pera el 80 por cien­to a par­tir de los 90 años.

Sin em­bar­go, ese au­men­to de ta­ma­ño tam­bién pue­de mu­tar en un cán­cer. No ol­vi­de­mos que la do­len­cia on­co­ló­gi­ca pros­tá­ti­ca es la ter­ce­ra cau­sa de mor­ta­li­dad por tu­mo­res en va­ro­nes se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca (SEOM), so­lo por de­trás del cán­cer de pul­món y del de co­lon. Gra­cias a dis­tin­tas téc­ni­cas de pre­ven­ción, la en­fer­me­dad se pue­de de­tec­tar a tiem­po y me­jo­rar los por­cen­ta­jes de éxi­to, los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción y la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te, que pue­de ga­nar la ba­ta­lla con te­ra­pias me­nos agre­si­vas. De he­cho, se­gún la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra el Cán­cer, la ta­sa de cu­ra­ción es del 90 por cien­to cuan­do se diag­nos­ti­ca de for­ma pre­coz. Pa­ra ello, los es­pe­cia­lis­tas ten­de­mos a me­dir los ni­ve­les del an­tí­geno pros­tá­ti­co es­pe­cí­fi­co (PSA) y em­plear he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co por ima­gen, muy úti­les pe­ro con re­sul­ta­dos li­mi­ta­dos que, en al­gu­nas oca­sio­nes, ter­mi­nan desem­bo­can­do en te­ra­pias in­ne­ce­sa­rias. Mu­cho más com­ple­tos son los es­tu­dios ge­nó­mi­cos y mo­le­cu­la­res, par­te esen­cial de la lla­ma­da me­di­ci­na per­so­na­li­za­da, que los uró­lo­gos y on­có­lo­gos pue­den uti­li­zar pa­ra de­tec­tar y rea­li­zar el se­gui­mien­to del cán­cer de prós­ta­ta. Un ele­men­to diag­nós­ti­co que apor­ta una ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción so­bre un tu­mor con­cre­to y que se con­vier­te en un im­por­tan­te apo­yo a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes clí­ni­cas te­ra­péu­ti­cas.

Es­tas se­rán más acer­ta­das gra­cias a ese plus in­for­ma­ti­vo, con el que se pue­de lle­gar con ma­yor fa­ci­li­dad a la raíz del pro­ble­ma y en­con­trar la te­ra­pia que me­jor se adap­te a las ne­ce­si­da­des de un pa­cien­te, evi­tán­do­le tra­ta­mien­tos me­nos efi­ca­ces y su con­se­cuen­te to­xi­ci­dad. Ade­más, en los ca­sos de prós­ta­ta, no es in­fre­cuen­te pre­sen­ciar una acu­mu­la­ción de mu­ta­cio­nes, que pue­de con­du­cir a la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad y a una re­sis­ten­cia a las te­ra­pias es­tán­dar. La on­co­lo­gía de pre­ci­sión y, en con­cre­to, los es­tu­dios ge­nó­mi­cos son una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta pa­ra que el clí­ni­co pue­da ade­lan­tar­se a esos po­si­bles cam­bios y per­so­na­li­zar al má­xi­mo ca­da tra­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.