Me­jor pre­ve­nir que cu­rar, un axio­ma vá­li­do en ci­ru­gía

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 22 -

Las la­pa­ro­to­mías son ne­ce­sa­rias to­da­vía… Siem­pre que rea­li­za­mos una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca en el ab­do­men pa­ra tra­tar cual­quier pa­to­lo­gía en el or­ga­nis­mo, ac­ce­de­mos me­dian­te una in­ci­sión en los múscu­los de la pa­red ab­do­mi­nal. Es­to es, ne­ce­si­ta­mos ha­cer una he­ri­da o in­ci­sión pa­ra po­der arre­glar un pro­ble­ma fun­cio­nal o ex­traer un tu­mor. En ci­ru­gía ab­do­mi­nal se uti­li­za el tér­mino la­pa­ro­to­mía pa­ra es­te ti­po de in­ci­sio­nes. Es cier­to que la in­tro­duc­ción de la ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca ha per­mi­ti­do rea­li­zar las mis­mas in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas con in­ci­sio­nes más pe­que­ñas y, por tan­to, con me­nos agre­sión que las pro­du­ci­das con es­tas la­pa­ro­to­mías. Sin em­bar­go, hoy en día se tie­nen que se­guir uti­li­zan­do la­pa­ro­to­mías pa­ra mu­chas ci­ru­gías que de for­ma elec­ti­va o ur­gen­te no pue­den so­lu­cio­nar­se por vía la­pa­ros­có­pi­ca. Una de las con­se­cuen­cias re­la­ti­va­men­te fre­cuen­tes de la la­pa­ro­to­mía, e in­clu­so de la la­pa­ros­co­pia, es el desa­rro­llo de una her­nia in­ci­sio­nal so­bre la ci­ca­triz. Tam­bién se co­no­cen es­tas her­nias con el nom­bre de even­tra­cio­nes. Un buen nú­me­ro de los pa­cien­tes que desa­rro­llan even­tra­cio­nes tie­nen mer­ma­da su ca­li­dad de vi­da e in­clu­so no pue­den ejer­cer su ac­ti­vi­dad la­bo­ral ha­bi­tual por es­tas her­nias. Evi­den­te­men­te, las ba­jas la­bo­ra­les re­la­cio­na­das con es­tas her­nias su­po­nen un gra­va­men eco­nó­mi­co aña­di­do al cos­te de su even­tual in­ten­to de re­pa­ra­ción qui­rúr­gi­ca.

Pe­ro, ¿có­mo son de fre­cuen­tes es­tas even­tra­cio­nes? Ya ha­ce más de un si­glo, con­cre­ta­men­te en el año 1901, se es­ti­ma­ba que es­tas her­nias in­ci­sio­na­les se desa­rro­lla­ban en más del 15 por cien­to de los en­fer­mos so­me­ti­dos a la­pa­ro­to­mías. En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, se han rea­li­za­do es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos muy in­tere­san­tes so­bre la ele­va­da in­ci­den­cia de es­tas her­nias que en al­gu­nos en­fer­mos y pa­to­lo­gías pue­de su­pe­rar el 40 por cien­to. Es­to sig­ni­fi­ca que en al­gu­nas si­tua­cio­nes ca­si 1 de ca­da 2 ó 3 en­fer­mos desa­rro­llan es­tas her­nias tras la ci­ru­gía ab­do­mi­nal rea­li­za­da. Y la úni­ca so­lu­ción que tie­nen es­tas her­nias es vol­ver­las a ope­rar. Otra vez pa­sar por el qui­ró­fano y, ade­más, sin la ga­ran­tía de que tras es­ta nue­va co­rrec­ción qui­rúr­gi­ca se va­ya a dar con la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va. No pa­re­ce ex­tra­ño en­ton­ces que uno de los gru­pos de en­fer­mos más fre­cuen­tes en la lis­ta de es­pe­ra qui­rúr­gi­ca a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal sea pre­ci­sa­men­te el de los en­fer­mos con es­tas her­nias. Es­to con­lle­va un enor­me gas­to sa­ni­ta­rio con­si­go: otro in­gre­so, otra in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, otra ba­ja la­bo­ral…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.