Los pa­cien­tes, en el cen­tro de la in­ves­ti­ga­ción

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 10 -

El Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de La Prin­ce­sa, en Ma­drid, ha or­ga­ni­za­do re­cien­te­men­te una jor­na­da de di­vul­ga­ción so­bre la in­ves­ti­ga­ción clí­ni­ca ti­tu­la­da Los Pa­cien­tes, en el cen­tro de la in­ves­ti­ga­ción. Su ob­je­ti­vo era acer­car a los ciu­da­da­nos el tra­ba­jo cien­tí­fi­co que se ha­ce en es­ta ins­ti­tu­ción, por y pa­ra los pa­cien­tes. Y tam­bién, con ellos. Es­te ti­po de se­sio­nes su­po­nen un ejer­ci­cio de acer­ca­mien­to y aper­tu­ra ha­cia la so­cie­dad y po­nen de re­lie­ve la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar al pa­cien­te a la in­ves­ti­ga­ción co­mo su­je­to ac­ti­vo e in­for­ma­do que par­ti­ci­pa en las de­ci­sio­nes que le ata­ñen.

Sin du­da, la en­fer­me­dad nos co­lo­ca en po­si­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y nos con­vier­te en pa­cien­tes, en el sen­ti­do eti­mo­ló­gi­co de la pa­la­bra. Pe­ro, co­mo ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles de nues­tra sa­lud de­be­mos ser ac­ti­vos en los cui­da­dos y en las de­ci­sio­nes que nos com­pe­ten.

Ha­blar de I+D ge­ne­ra con­sen­so: na­die dis­cu­te el va­lor de la cien­cia o de la in­ves­ti­ga­ción, sea en el cam­po que sea. Sin em­bar­go, cuan­do se pre­gun­ta di­rec­ta­men­te a una per­so­na si par­ti­ci­pa­ría en un en­sa­yo clí­ni­co, las res­pues­tas ya no son tan uná­ni­mes. Y sin em­bar­go, sin el altruismo y la ge­ne­ro­si­dad de los mi­les de pa­cien­tes que se in­vo­lu­cran en los en­sa­yos clí­ni­cos ca­da año no dis­pon­dria­mos de nue­vos me­di­ca­men­tos, de nue­vas al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas eficaces y se­gu­ras pa­ra el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des. Los me­di­ca­men­tos de hoy es­tán dis­po­ni­bles gra­cias a los ciu­da­da­nos que en el pa­sa­do se ofre­cie­ron a par­ti­ci­par en la in­ves­ti­ga­ción. Y si que­re­mos que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes pue­dan dis­po­ner de me­jo­res tra­ta­mien­tos, te­ne­mos la obli­ga­ción mo­ral de apo­yar y fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción clí­ni­ca.

En es­ta mis­ma lí­nea, lla­ma la aten­ción que cuan­to más de cer­ca se co­no­ce los en­sa­yos clí­ni­cos, más fa­vo­ra­ble es la per­cep­ción ha­cia es­ta ac­ti­vi­dad. Al­gu­nas en­cues­tas se­ña­lan que más del 95 por cien­to de los pa­cien­tes que han par­ti­ci­pa­do en en­sa­yos clí­ni­cos se lo re­co­men­da­rían a ami­gos y fa­mi­lia­res. Es­to fue con­fir­ma­do por una pa­cien­te que ha­bía par­ti­ci­pa­do no en uno sino en dos en­sa­yos clí­ni­cos. Jun­to con las in­cer­ti­dum­bres que siem­pre acom­pa­ñan a los en­sa­yos clí­ni­cos, ella des­ta­ca­ba una aten­ción más in­di­vi­dua­li­za­da, la sen­sa­ción de es­tar más con­tro­la­da y un gran apo­yo y pro­fe­sio­na­li­dad por par­te del equi­po mé­di­co-sa­ni­ta­rio.

Es­to en cuan­to a lo que sien­te el su­je­to de la in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro ade­más, la rea­li­za­ción de en­sa­yos clí­ni­cos con­tri­bu­ye a me­jo­rar la ca­li­dad de los sis­te­mas sa­ni­ta­rios. La in­ves­ti­ga­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.