Sec­tor sa­lud, la unión per­fec­ta de tecnología y co­no­ci­mien­to

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 24 -

Se­gún un in­for­me de PWC, el sec­tor sa­lud se en­cuen­tra en­tre los tres que más in­ver­ti­rán en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial en 2019. Y no es de ex­tra­ñar. No ha­ce mu­cho, apli­car la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial en la in­dus­tria sa­ni­ta­ria pa­re­cía to­do un re­to. Hoy es una reali­dad tan­gi­ble: ca­da vez más or­ga­ni­za­cio­nes re­la­cio­na­das con la sa­lud implementa­n in­no­va­cio­nes en tecnología mé­di­ca re­la­cio­na­das con la IA. Adoptar es­te ti­po de so­lu­cio­nes su­po­ne un pa­so ade­lan­te en mu­chos as­pec­tos: me­jo­rar el ser­vi­cio al pa­cien­te, re­du­cir los cos­tes, op­ti­mi­zar los diag­nós­ti­cos o so­lu­cio­nar pro­ble­mas más com­ple­jos y di­fí­ci­les de resolver por los se­res hu­ma­nos.

Pe­ro, ¿con­fia­ría­mos los es­pa­ño­les nues­tra sa­lud a las tecnología­s in­te­li­gen­tes? Se­gún el es­tu­dio de Ope­nText Una mi­ra­da al fu­tu­ro de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, el 48 por cien­to de los es­pa­ño­les no sa­be si se fia­ría de un diag­nós­ti­co mé­di­co rea­li­za­do por In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. To­do pa­re­ce in­di­car que la con­fian­za en es­te ti­po de tecnología­s se­rá un pro­ce­so gra­dual. Así pues, el 21 por cien­to de los ciu­da­da­nos se­ña­la que se sen­ti­ría se­gu­ro con un diag­nós­ti­co mé­di­co rea­li­za­do por un ro­bot siem­pre y cuan­do un doc­tor lo con­fir­ma­ra.

A pe­sar de es­ta in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­li­za­da res­pec­to a con­fiar su sa­lud a tecnología­s in­te­li­gen­tes, los ciu­da­da­nos tie­nen cla­ro los be­ne­fi­cios que la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial po­dría apor­tar a la aten­ción sa­ni­ta­ria. De es­ta for­ma, el 55 por cien­to de los es­pa­ño­les con­si­de­ra que ten­dría un diag­nós­ti­co más pre­ci­so a tra­vés de la IA. Ade­más, la ve­lo­ci­dad es otra de las ven­ta­jas más va­lo­ra­das: el 27 por cien­to afir­ma que un ro­bot po­dría ofre­cer un diag­nós­ti­co so­bre su es­ta­do de sa­lud de for­ma más rá­pi­da.

Re­cien­te­men­te, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del MIT desa­rro­lló una nue­va téc­ni­ca ba­sa­da en IA que ayu­da a re­du­cir la do­sis tó­xi­ca de qui­mio­te­ra­pia y fi­sio­te­ra­pia pa­ra el glio­blas­to­ma, la va­rian­te más agre­si­va de cán­cer ce­re­bral. Por eso, aun­que la IA y la ro­bó­ti­ca po­drán rea­li­zar ta­reas ru­ti­na­rias y au­to­ma­ti­zar pro­ce­sos, es­tas nue­vas tecnología­s in­te­li­gen­tes nun­ca po­drán re­em­pla­zar a las per­so­nas. Su ver­da­de­ro va­lor re­si­de en que tra­ba­je de for­ma con­jun­ta con los mé­di­cos, pa­ra per­mi­tir una ma­yor efi­cien­cia en la aten­ción al pa­cien­te, op­ti­mi­zar el cui­da­do de la sa­lud y, en de­fi­ni­ti­va, me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da.

Sin du­da, la adop­ción de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y los nue­vos avan­ces ayu­da­rán a los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos a sal­var vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.